¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 1

¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital?

¿Es el empleo asalariado un buen invento? ¿Por qué trabajamos como lo hacemos? ¿Los robots nos van a quitar el trabajo?

Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos en un momento de incertidumbre, conscientes de que las relaciones laborales han cambiado drásticamente: nuestros padres tuvieron un solo trabajo en su vida, nosotros tendremos distintos a lo largo de nuestra vida, y nuestros hijos tendrán una media de siete trabajos a la vez.

Los trabajadores, los sindicatos y los reguladores ya están reaccionando ante los nuevos paradigmas laborales como las plataformas digitales o el teletrabajo, y pueden verse los efectos en los sistemas de pensiones o en la educación. Todas las piezas del tablero se mueven y la adaptabilidad es y será la principal virtud para hacer frente a retos presentes y futuros.

En El trabajo ya no es lo que eracon la voluntad de dibujar el nuevo escenario del mundo laboral y ofrecer un mapa que nos guíe en un entorno extraordinariamente cambiante, Albert Cañigueral analiza con rigor las debilidades del sistema actual que obligan a revisar de forma urgente los acuerdos sociales alrededor del trabajo. Además,Y nos propone siete utopías realistas que tanto profesionales como empresas pueden explorar desde hoy mismo.

¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 2

País Nómada

País Nómada (Capitán Swing, 2019) un ensayo periodístico sobre las vidas de un puñado de trabajadores que viven en la carretera, en furgonetas, autocaravanas y otros vehículos adaptados. El ensayo ha dado lugar a una película Nomadland, sin estrenar en España, que ganó el León de Oro del último festival de Venecia.Esa vida nómada ha dado lugar a una subcultura pero, antes que eso, a un ejército laboral de temporeros formado mayoritariamente por personas mayores —muchas de ellas sobrepasan los 70 años— que migra en busca de currillos estacionales y aspira a no pasar demasiado frío en invierno y mantener unos ahorros para sus gastos imprevistos. Son, en gran medida, víctimas del colapso de la clase media en Estados Unidos que decidieron salirse por la tangente y eliminar el principal gasto que marcaba sus vidas: los derivados de un mercado de la vivienda averiado para las mayorías.

Desde los campos de remolacha de Dakota del Norte hasta los campamentos de National Forest de California y el programa CamperForce de Amazon en Texas, los empleadores han descubierto un nuevo grupo de mano de obra de bajo costo, compuesto principalmente por temporeros estadounidenses adultos. Al descubrir que el Seguro Social se queda corto y ahogados por las hipotecas, decenas de miles de estas víctimas invisibles de la Gran Recesión se han echado a la carretera en vehículos recreativos, remolques de viaje y furgonetas, formando una creciente comunidad de nómadas: migrantes trabajadores que se autodenominan workampers. En un vehículo de segunda mano que bautiza «Van Halen», Jessica Bruder sale a la carretera para conocer a estos sujetos más de cerca.

Acompañando a su irreprimible protagonista Linda May y a otras personas en la limpieza de inodoros de un campamento, en el escaneo de productos en un almacén, en reuniones en el desierto y en el peligroso trabajo de la cosecha de remolacha, Bruder relata una historia convincente y reveladora sobre el oscuro vientre de la economía estadounidense, que presagia el precario futuro que puede esperarnos a muchos más. Pero, al mismo tiempo, celebra la excepcional capacidad de recuperación y creatividad de estos estadounidenses que han renunciado al arraigo ordinario para sobrevivir. Como Linda May, que sueña con encontrar tierras en las que construir su propia casa sostenible «Earthship», son personas que no han perdido la esperanza.

Gig Economy

Tras la grave crisis económica que ha provocado los problemas de movilidad y la obligación a teletrabajar, muchos empresarios y profesionales han vuelto su vista a la gig economy. Pero hay otra clave: cada vez más personas utilizan la tecnología para encontrar trabajo a corto plazo. Este video explica la evolución de este fenónemo:

Esta red en expansión de trabajadores independientes y las empresas que los contratan se denomina gig economy. Y con tanta gente participando, puede resultar difícil navegar. ¡Este post está aquí para ayudarte!

Ya sea porque te estés preparando para dejar tu trabajo de tiempo completo o tenga dificultades para administrar clientes y finanzas, encontrarás consejos prácticos que puedes implementar de inmediato.

Hablaremos de:

  • cómo identificar una carrera profesional gratificante;
  • qué pueden enseñarnos los influencers de las redes sociales;
  • por qué y cómo deberías decirle que no a algunos clientes.

Todo este cambio está empujando a millones de personas a la gig economy.

Autónomo flexible

Muchos de nosotros crecimos con la misma idea de cómo es una carrera profesional exitosa. Primero, vas a la universidad y luego obtienes un trabajo estable y bien remunerado. Este camino sigue siendo popular hoy en día. Pero el mundo del trabajo está cambiando y esto crea innumerables oportunidades nuevas separadas, por una delgada línea roja, de la precariedad laboral.

Predecía Nick Srnicek en su libro “Capitalismo de plataforma” que las formas más extractivas de las plataformas digitales no serían sostenibles ni económicamente ni socialmente. Para sobrevivir deberían revisar sus modelos de negocio, sus propósitos y su ética empresarial. […] En paralelo a estos conflictos están apareciendo más y más plataformas laborales con un diseño y un propósito social. A la vez varios inversores están dando apoyo a startups como Samasource o Prolifique son versiones socialmente responsables de plataformas para micro trabajadores.  Además iniciativas como Fair Work Foundation llevan más de un año trabajando para ayudar a establecer criterios claros para separar y categorizar las plataformas laborales responsables de las que no lo son. 

Albert Cañigeral

La clave de este cambio es la tecnología. Ha acabado con algunas profesiones pero también ha dado lugar a otras completamente nuevas. Las personas en lados opuestos del mundo ahora pueden colaborar rápida y fácilmente. Nuestras actitudes hacia el trabajo también han cambiado. Cada vez más, la gente quiere trabajos que les den más tiempo y mayores libertades personales.

En la gig economy, la gente abandona la idea de trabajar de nueve a cinco para un empleador. En cambio, trabajan por cuenta propia. Sus ingresos provienen de múltiples proyectos a corto plazo llamados gigs.

Gracias a Internet, los trabajadores de la economía gig pueden encontrar proyectos con solo hacer clic en un botón. Todo lo que necesitan hacer es usar plataformas en línea del tipo Upwork, TaskRabbit, AngelList, SamasourceProlific… Estos sitios web están llenos de oportunidades en varios campos y los proyectos están abiertos a cualquier persona con las habilidades adecuadas.

Así que encontrar un trabajo de este tipo, ahora es mucho más sencillo. No es de extrañar, entonces, que la gig economy haya ganado popularidad.

La plataforma de contratación Indeed realizó una encuesta en las principales economías del mundo. Mostró que, entre 2013 y 2015, el interés por el trabajo flexible casi se duplicó en las tres cuartas partes de los países encuestados. Y según la firma de investigación McKinsey Global Institute, 5 millones de personas en el Reino Unido trabajaban en la gig economy ya en 2016. Para estos millones en el Reino Unido, y muchos más en todo el mundo, la gig economy ofrece ventajas que son difíciles de superar y un gran riesgo: la inestabilidad y la precariedad.

No se limitan a horarios estrictos o una ubicación de oficina fija, pueden trabajar en cualquier momento y desde cualquier lugar, ya sea una cafetería, un destino exótico o simplemente su propia casa. Representan también, a los nómadas digitales.

Esta libertad significa más tiempo para cosas como la familia y los intereses personales siempre y cuando puedas gestionar bien tu productividad y aportar mucho valor a las empresas. Deberás planificar muy bien tu jornada laboral y tus ingresos.

¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 3

¿Qué porcentaje de nómadas digitales hay?

 ¿Realmente hay gente ganándose la vida de nómada digital? Según un informe generado por FlexJobs, el trabajo remoto, aunque no sea necesariamente sinónimo de nómada, ha aumentado considerablemente en la última década, pasando de un 9% que había en 2007 en Estados Unidos, a un 43% en 2017. ¡43%!

Y según un reporte de Owl Labs realizado en 2018:

  • 52% de los empleados alrededor del mundo han trabajado desde casa por lo menos una vez a la semana.
  • 68% de los empleados globales han trabajado desde casa por lo menos una vez al mes.
  • 18% de los empleados trabajan de manera remota a tiempo completo.
¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 4
PICTOLINE sobre el futuro del trabajo

¿En qué eres realmente bueno?

Una carrera exitosa en la gig economy comienza con saber en qué eres bueno y en qué estás interesado. Trabajar en la gig economy suena tentador. Pero dar el salto y unirse a una fuerza laboral flexible puede ser abrumador.

¿Qué puedes ofrecer exactamente? ¿Encontrarás los clientes adecuados? ¿Pagarán lo suficiente? Estas son algunas de las preguntas con las que podrías lidiar. Afortunadamente, hay respuestas para todas ellas. Comencemos con la primera y, posiblemente, la pregunta más importante. ¿Qué puedes ofrecer a los posibles clientes?

Mucha gente piensa que toda su vida laboral debería encajar perfectamente en la descripción del puesto. Sin embargo, para tener éxito en la gig economy, tu perspectiva debe ser más amplia. Todas sus habilidades e intereses clave entran en juego, no solo los relevantes para su función inmediata.

Para averiguar cuáles son, observas detenidamente lo que has hecho a lo largo de su carrera. ¿Qué funcionó realmente bien? ¿En qué sobresaliste? ¿Qué disfrutaste mas?

Es posible que descubras que algo te apasiona mucho, pero no eres muy hábil en ello. Ese no es el fin del mundo. Una vez que sepas lo que te gustaría hacer, puedes desarrollar o mejorar las habilidades necesarias. Puede utilizar cursos en línea, material de lectura o incluso unirte a proyectos apasionantes.

También es importante considerar qué tipo de estilo de vida estás buscando. Tal vez desees un cierto nivel de control sobre tu horario, o tal vez tenga metas particulares a largo plazo. La carrera en la que te establezcas debería permitirte lograr lo que es importante para ti.

Ahora, tener las habilidades adecuadas y saber lo que quieres es genial. Pero construir una carrera en la gig economy presenta un desafío en sí mismo. Aquí es donde ayuda aprender de otras personas. Debes observar y seguir a aquellos que ya están haciendo lo que te interesa.

Con tu red personal o plataformas como LinkedIn, comunícate con personas relevantes y organiza entrevistas breves e informales. Pregúntales cómo comenzaron y qué desafíos enfrentaron. ¿Hay alguna lección que les gustaría compartir? Tu objetivo aquí es recopilar la mayor cantidad de información posible sobre tu trabajo y el estilo de vida que les permite tener.

Con este conocimiento, estarás en una mejor posición para decidir si este tipo de trabajo es adecuado para ti.

¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 5

¿Cómo es tu reputación online?

¿Qué puedes aprender de las personas que son importantes en las redes sociales? Una gran marca personal y una reputación creíble captarán la atención de los clientes potenciales.

Estas personas, personas influyentes en las redes sociales, suelen ser expertas en temas de estilo de vida o problemas sociales. Al producir contenido excelente, los influencers ganan seguidores, personas que valoran sus opiniones. En otras palabras, construyen una audiencia leal. Esto los hace respetados por los actores clave en sus industrias. Tal respeto conduce a respaldos de marca lucrativos, características en los medios y mucho más.

Probablemente puedas imaginar que para destacar, los influencers ponen mucho esfuerzo en cómo se presentan. Si trabajas en la gig economy, también tendrá que hacer eso.

Los clientes necesitan una razón para elegirte entre todas las personas con habilidades similares. Por eso es fundamental crear una marca personal sólida.

El primer paso es decidir lo que tú, y solo tú, representas. Después de todo, no puedes vender un producto si no sabes qué es. Ni tampoco puedes venderte a ti mismo. Piensa en aquello por lo que te gustaría ser conocido y en lo que te gustaría lograr.

Imagina que alguien encuentra tu trabajo por primera vez. ¿Qué tipo de impresión te gustaría que tuvieran? La respuesta a esta pregunta debe informar cómo debes ofrecer tus servicios.

Una vez que hayas decidido cuál es tu marca, puede comenzar a compartirla. En estos días, por supuesto, la mayoría de la gente lo hace en Internet.

Mostrar tus conocimiento puede ser una herramienta muy eficaz. Puedes utilizar tus perfiles de redes sociales o incluso iniciar un blog dedicado. Escribe sobre las tendencias de la industria, los problemas que hayas resuelto o los proyectos interesantes en los que hayas trabajado. El contenido bueno y consistente eventualmente llamará la atención.

El autor del libro Working in the Gig Economy tiene experiencia de primera mano de cómo funciona esto. Thomas Oppong Había estado escribiendo en blogs sobre productividad durante un año y, finalmente, publicaciones como Huffington Post y Business Insider comenzaron a compartir sus artículos. Esto abrió las puertas a más oportunidades de escritura.

Otras formas de hacer crecer tu marca en línea incluyen la creación de un podcast o la participación en conferencias web. Cualquiera que sea el enfoque que elijas, tu objetivo principal es poner tu marca y experiencia frente a los clientes potenciales.

Tu marca es muy importante. Pero también lo es tu reputación. Los clientes potenciales buscan personas con las que puedan construir relaciones duraderas. Los clientes deben confiar en ti; necesitan saber que entregarás un trabajo de alta calidad a tiempo.

Ten esto en cuenta en todas sus interacciones con clientes y colegas de la industria. Se correrá la voz de tu buena reputación y eso te ayudará a atraer nuevos clientes.

¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 6

Usa una gran variedad de canales y sé persistente

¿Alguna vez has notado que cuando aparece un nuevo producto, lo ve en todas partes?

Digamos que es una bebida energética. Lo verá en vallas publicitarias. Aparecerá en la televisión. Habrá muestras gratis en las tiendas de abarrotes. Las revistas publicarán cupones de descuento. La marca podría incluso patrocinar algunos eventos deportivos. Cualquier cosa para conseguir que la mayor cantidad de gente posible pruebe el producto y lo compre.

Como trabajador que busca ser contratado, debe adoptar un enfoque similar.

La mayoría de los trabajadores temporales comenzarán con bolsas de trabajo en línea y plataformas independientes, como las que mencionamos. Sin embargo, no es tan simple como iniciar sesión y elegir un proyecto atractivo.

Necesitas tener un gran perfil y crear lanzamientos impresionantes. No te limites a compilar una lista larga de todo lo que puedes hacer. En cambio, imagina a tu cliente ideal y el tipo de habilidades que está buscando. Luego, puedes resaltar las áreas de su experiencia que son relevantes para tus clientes. Puede mejorar tu perfil aún más si muestras ejemplos de trabajo del que estés más orgulloso.

Asegúrate de incluir también un título breve pero atractivo. Esto mostrará inmediatamente a las personas lo que puede hacer por ellas. El autor una vez entrevistó a un redactor publicitario exitoso cuyo título en la web dice: «Narrador de historias: especializado en palabras, organizado de manera convincente».

Ahora, cuando ofrezca proyectos, demuestra por qué es la persona adecuada para el trabajo. Comparte cualquier historia de éxito que hayas tenido con proyectos similares en el pasado. Describe exactamente cómo abordarías el trabajo por el que estás ofertando. Se necesitarán algunos lanzamientos antes de que te contraten, así que continúa. Utiliza cada rechazo como una oportunidad para mejorar tus lanzamientos.

Mientras continúas lanzando, busca otras vías de trabajo. Una es ofrecer servicios gratuitos o con descuento para llamar la atención, hacer conexiones y desarrollar tu cartera de clientes. Puede crear recursos de la industria descargables como informes o guías prácticas. O puede resolver pequeños problemas para clientes potenciales. Si las personas encuentran valiosos estos servicios, estarán dispuestas a pagar por proyectos más grandes.

Por último, una buena forma de conseguir clientes es la red que tengas construida. Asiste a eventos, conferencias y reuniones en tu área o en línea, y recuerda siempre presentarte a las personas. Debes ser memorable. Construye relaciones con clientes potenciales o incluso con otros autónomos con los que puedas colaborar.

«Con la actitud, la perseverancia y el enfoque adecuados, estarás listo y funcionando en poco tiempo».

Qué tipos de trabajos aceptar

Ahora que sabes cuánto esfuerzo se necesitas para conseguir un trabajo remunerado, probablemente no te pueda imaginar diciendo «no» a clientes potenciales. Sin embargo, de vez en cuando, tendrás que rechazar un trabajo.

Algunos proyectos no serán compatibles con tu marca. Otros no encajarán en tu horario. Y recuerda: si aceptas proyectos mal remunerados, tendrás poco tiempo para cosas como la familia y los pasatiempos.

El mensaje clave aquí es: no tienes que aceptar todos los proyectos que se te presenten, pero ten en cuenta cómo dices que no.

Otra gran pregunta es: ¿Cómo sabrás qué proyectos rechazar? Aquí es donde la creación de un filtro resulta útil. Cuando tengas un conjunto claro de criterios para evaluar nuevos proyectos, no perderás demasiado tiempo pensando qué aceptar.

Los proyectos que emprendes deberían entusiasmarte. Deben tener el potencial de impulsar su cartera, y deben ofrecer suficiente dinero para el esfuerzo que realizará. También es una buena idea decir que sí al trabajo que puede generar más beneficios por parte de un cliente.

Puede haber ocasiones en las que, por necesidad, aceptes proyectos que no se ajusten a estos criterios. Pero estos deberían ser la excepción, no la regla.

Cuando decidas que un proyecto no es adecuado para ti, rechaza al cliente potencial de manera profesional, educada, cuidadosa.

Responde a la propuesta lo antes posible: no debes hacer perder tiempo del cliente. Se sincero con tus razones. Haz que el cliente se sienta valorado y menciona que estarás dispuesto a trabajar con él en un futuro próximo. Incluso puedes hacer un esfuerzo adicional y recomendar a otros autónomos aliados que podrían ayudarlo.

Una forma de eliminar el estrés de rechazar clientes es configurar una plantilla de correo electrónico específica para ello. Crea uno que tenga una apertura amigable, agradezca al cliente por su oferta y proporciona el razonamiento detrás de tu decisión. Compartt cualquier recomendación útil y concluye invitándolo a ponerse en contacto contigo en proyectos futuros.

Los clientes apreciarán este enfoque y tú establecerás una buena relación con ellos. En el futuro, esta relación puede generar más propuestas comerciales o referencias.

Expectativas claras y comunicación abierta

Cuando trabaja por cuenta propia, las relaciones que establece con los clientes pueden hacer o deshacer su negocio.

Cuando un cliente disfruta trabajando contigo, es muy probable que te inscriba en más proyectos en el futuro. Incluso pueden recomendarte a su red.

Pero si esta relación no funciona, su reputación profesional puede verse afectada. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para reducir las posibilidades de que las cosas vayan a mal.

Por cada proyecto que aceptes, tú y el cliente debéis firmar un contrato detallado. Deberás discutir, aceptar y poner por escrito aspectos como plazos, tarifas y fechas de pago. Fundamentalmente, también debes aceptar y registrar exactamente lo que entregará al cliente. De esta manera, todos entienden cómo se ejecutará el proyecto y qué se espera de ellos. Para simplificar el proceso de contratación, puedes crear una plantilla. Luego, puedes modificarlo para que se adapte a cada cliente.

Por supuesto, los contratos son indispensables. Pero la comunicación clara y honesta es aún más importante. Debe comenzar en el momento en que un cliente te contacte para un proyecto.

No los engañes sobre tus habilidades o tu capacidad para cumplir con sus plazos. A la larga, será contraproducente y los dos solo os sentiréis frustrados. Informa al cliente cómo y cuándo los actualizará. Lo último que deseas es que el cliente te llame o escriba con reclamaciones que te llevarán más tiempo que el trabajo en sí.

Desde el inicio del proyecto hasta el final, invita a los clientes a que le brinden comentarios constructivos. Esto te permitirá eliminar cualquier problema de raíz y garantizar que el resultado final sea exactamente lo que espera tu cliente. Una forma eficaz de obtener comentarios del cliente es discutir el proyecto con él cuando haya realizado el 30% del trabajo. Debes repetir este ejercicio cuando esté en la marca del 70%.

Si encuentras que los clientes son críticos con tu trabajo, no te pongas a la defensiva. En su lugar, mantén una actitud positiva, discute sus preocupaciones y busca formas en las que puedas abordarlas. Esto puede convertir a un cliente insatisfecho en un cliente leal. Y usted también aprenderás algo nuevo y te convertirás en un mejor profesional.

¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 7

Plazos prácticos para mejorar la productividad

Si tiene un trabajo de nueve a cinco, a menudo puedes tener dificultades para concentrarse en el trabajo. Los trabajadores de conciertos no son diferentes. De hecho, concentrarte puede resultarles aún más difícil. Cuando eres autónomo, no tienes compañeros a los que pedir apoyo moral, ni una oficina para estructurar tu trabajo, ni un jefe que te vigile.

Esto no es ideal: sin una gran eficiencia, tendrás dificultades para ganar suficiente dinero y tener tiempo libre. Y, obviamente, los plazos incumplidos y el trabajo en mal estado no son buenos para las relaciones con los clientes o su reputación.

Esto hace que la capacidad de administrar el tiempo y trabajar de manera eficiente sea una habilidad clave en la economía de los conciertos.

Comencemos con los plazos. Es muy fácil quedarte sin tiempo si no has asignado suficiente tiempo para el proyecto. Esto puede hacer que te apresures, y cuando las personas se apresuran, la calidad de su trabajo puede ir cuesta abajo. Por tanto, es fundamental ofrecer a los clientes plazos realistas. Haga esto dividiendo los proyectos en tareas más pequeñas y evaluando cuánto tiempo tomará cada una. Si has completado proyectos similares antes, recuerde cuánto tiempo pasó en ellos y añade un margen de imprevistos. Solo esto te dará datos realistas sobre lo que puede y lo que no puede funcionar.

Lo siguiente que debes hacer es crear una estructura. De esta manera, podrás trabajar de manera constante para cumplir con los plazos sin perder el sueño ni agotarse.

Establezca un horario de trabajo diario estricto y asegúrese de no permitir distracciones. Un buen truco para esto es desactivar las notificaciones del dispositivo. Asigna espacios en los que responderás a sus mensajes y no toques tu teléfono fuera de estos espacios. También debes utilizar listas de tareas pendientes para planificar sus días y semanas. Una buena lista te permitirá sumergirse directamente en el trabajo, sin perder tiempo para averiguar qué debes hacer y cuándo. Y también podrás establecer prioridades, incluso cuando estés abrumado por solicitudes inesperadas.

Ahorre para los períodos de sequía

Muchas personas de nueve a cinco envidian a las personas que trabajan en la gig economy. Después de todo, trabajar independientemente ofrece grandes ventajas. Puedes crear una rutina de trabajo que se adapte a tu estilo de vida, tienes la libertad de elegir tus proyectos y puedes trabajar desde cualquier parte del mundo.

Pero los empleados de las empresas tradicionales tienen algo que la mayoría de los trabajadores de gig economy no tienen: un ingreso estable y predecible. Las personas en la gig economy tienden a cobrar por proyecto. Y, desafortunadamente, habrá momentos en que el trabajo se agote. Es más, incluso cuando el trabajo es constante, algunos clientes pueden tardar en pagar.

Por lo tanto, administrar sus finanzas debe ocupar un lugar tan alto en la lista de prioridades como cumplir con los plazos. La clave aquí es: para la estabilidad financiera, ahorre para los períodos de sequía y sea estratégico sobre tus gastos e impuestos.

Es posible que simplemente debas pagar las facturas. O quizás quieras un descanso. O incluso puede haber una emergencia. En todos estos escenarios, necesitará una cuenta de ahorros saludable. Su equilibrio te dará tranquilidad. Tu objetivo debe ser tener suficiente dinero para cubrir al menos seis meses de gastos. Así que guarda parte de tus ganancias de cada proyecto.

Mientras configuras tus ahorros, abre cuentas separadas para fondos comerciales y personales. Esto facilitará el seguimiento de los gastos.

La cuenta comercial debe recibir todos los pagos de los clientes. También utilizará esta cuenta para cubrir los gastos relacionados con el trabajo.

Las cosas personales, como el alquiler o el entretenimiento, deben pagarse desde tu cuenta privada. Para financiarte, calcula cuánto debe ganar cada mes para cubrir tus gastos. Ahora ya sabes qué salario pagarte con la cuenta comercial.

Hay otro asunto de dinero crucial: los impuestos. Si bien la mayoría de los trabajadores de nueve a cinco reciben sus salarios con los impuestos ya deducidos, los trabajadores por cuenta propia tienen que administrar esto por su cuenta.

Nadie quiere descubrir que debe más impuestos de los que puede pagar. Sería una pesadilla. Afortunadamente, es fácil evitarlo. Configura una cuenta dedicada para tus impuestos. Un contable puede decirte cuánto debes guardar a parte; pero si no tienes uno, el autor sugiere que debes apuntar al 30% de cada pago. También debes realizar un seguimiento de todas sus ganancias y gastos. Esto será útil cuando comience la temporada de impuestos. Así que guards todas tus facturas y recibos. Incluso puedes usar una aplicación que te ayude a rastrearlos.

Cuando tus finanzas estén en orden, no tendrás estrés. Y no tendrás que aceptar proyectos que no te gusten simplemente para mantenerse a flote.

Las listas de tareas y los espacios de tiempo sin distracciones son excelentes. Pero es igualmente importante buscar tiempo de calidad para los descansos. Son vitales para tu bienestar. Usa tus descansos para las cosas que disfrutas, como meditar o leer. O puede decidir dedicar este tiempo a tu desarrollo personal.

Piense en Charles Dickens, el famoso autor inglés. Tenía una rutina clara: escribía cinco horas al día, luego guardaba su trabajo y daba largas caminatas. Ya sea que elijas salir a caminar o tomar una clase de baile, recuerda hacer tiempo para ti. Harás un mejor trabajo y tus clientes estarán mucho más felices.

¿Sabes qué es la Gig Economy? ¿Te gustaría ser un Nómada Digital? 8

Flexibilidad en el trabajo

Trabajar por ti mismo promete mucha flexibilidad. Pero para disfrutar verdaderamente de esta libertad, debes ofrecer los servicios adecuados, promocionarte constantemente y ser disciplinado con el tiempo y el dinero. Hacer esto será liberador. Solo trabajarás en proyectos que realmente te emocionen. Y podrás dedicarte mucho más tiempo a ti mismo, a tus seres queridos y a las cosas que te hacen feliz.

El consejo más práctico: Utiliza clientes satisfechos para atraer más negocios.