Whang Od: la última tatuadora kalinga cuya práctica se remonta a más de mil años de antigüedad

Whang Od tiene 92 años y es la última tatuadora de la tribu Kalinga (Filipinas), una práctica milenaria que se utilizaba como lenguaje natural de la piel y se transmitía de generación en generación. Desde la web Buscando Historias nos cuentan en este fantástico artículo cómo reproduce esta práctica de tatuaje ancestral.

Los intrépidos Ana Salvá y Joan Planas visitaron la aldea de Buscalan, donde se encuentra la tribu Kalinga, escondida en una montaña de la isla Luzón cuyo acceso es sólo posible si se camina una hora por tortuosos senderos.

Cada año decenas de personas recorren un largo camino para llegar a la aldea de Whang Od con el objetivo de llevar en su piel un recuerdo permanente del arte de una cultura milenaria que está muy cerca de desaparecer en la tribu y que Whang Od no tiene intención de abandonar todavía.

“La felicidad para mí es poder vivir hasta los 100 años haciendo tatuajes. Estoy encantada de que vengan a mi casa gente de varias partes del mundo a visitarme y tatuarse, le dan sentido a mi vida”.

Los tatuajes Kalinga ya no se hacen de acuerdo a la tradición, sin embargo, aún se sigue usando el mismo material que se utilizaba para hacer los tatuajes de los antiguos guerreros (agua, carbón y patata dulce para darle textura a la mezcla, además de una rama de calamansia).

Si quieres saber más de esta interesante historia no te pierdas el artículo original.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!