Una campaña de SOS Racismo simula una acción islamófoba en Barcelona en un sonrojante vídeo grabado con cámara oculta que está conmocionando a las redes sociales y nos muestra cómo reacciona realmente la ciudadanía:

Como habéis podido comprobar, quizás con cierto estupor y sonrojo como nosotros, la grabación fue realizada con cámara oculta que captaba las reacciones de ciudadanos ante las restricciones para participar en un sorteo que se imponen a una joven que lleva un pañuelo en la cabeza. Un vídeo que desvela que tras el «yo no soy racista» que muchos se atribuyen, se encuentran comportamientos y prejuicios terriblemente que claramente lo son.

Este vídeo es la primera propuesta de una campaña que quiere ser un experimento social en el que, a través de una cámara oculta, podamos ver la realidad de las reacciones de distintas personas anónimas ante un hecho racista.

La grabación se realizó el pasado 14 de febrero en Barcelona y participaron 40 personas anónimas en 23 escenas. Para crear la situación de referencia intervinieron las actrices Meritxell Martínez Bellafont, de la Xixa Teatre, y Adeline Flaun, simulando una discriminación islamófoba. En paralelo y una vez finalizada la escena, un grupo de activistas de la asociación desvelaban la artificialidad del hecho explicando el objetivo del spot a las personas que habían vivido el hecho discriminatorio.

Todo esto forma parte de una campaña de sensibilización contra el racismo coordinada por la Federación Estatal de SOS Racismo. Gracias a un acuerdo con la empresa CINESA, una versión reducida del vídeo se proyecta en sus salas, precisamente antes de la última película de Denzel Washington, Fences.

El planteamiento de la acción es, según la organización que la ha impulsado, tratar de poner imagen a una realidad que SOS Racismo lleva años denunciando: que muchas personas sufren agresiones y discriminaciones en su día a día y que esto nos afecta a todos y todas. Cuando se conocen episodios de racismo, la sociedad se alarma por las agresiones, pero no se depara en el papel de las personas que son testigo, por eso quisieron poner el acento en la necesidad de no callarse ante el racismo.

Si hacemos caso al último barómetro del CIS (noviembre de 2016), el racismo no debería preocuparnos demasiado dado que sólo para el 0,2% de la población española el racismo constituye una las preocupaciones más importantes de su vida, no es algo que les afecte en el día a día. Paradójicamente,  este porcentaje de preocupación sobre el racismo, contrasta con los informes del OBERAXE que dicen que la ciudadanía no sólo es consciente de su existencia, sino que ha visto y presenciado este tipo de ataques.

El vídeo irá acompañado de una campaña en redes sociales en las que, bajo los hashtag #esRacismo #Arrazakeriada #aixòésracisme, se tratará de fomentar el debate con la ciudadanía acerca del racismo más sutil y cotidiano que podemos encontrar en nuestras calles.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: