El orgullo de Santo Tomás de Aquino VS el orgullo LGTB

El segundo capítulo de Sense8 nos deja la frase que, posiblemente, mejor representa a los fans de la serie: I am Also a We.

Da nombre al capítulo y forma parte del mítico discurso que la hacktivista Nomi Marks escribe en su blog antes de la Marcha del Orgullo LGBT+. Cada vez que lo leemos se vuelve más inspirador:

El discurso de la hacktivista Nomi Marks

“Durante mucho tiempo tuve miedo de ser quien soy, porque mis padres me enseñaron que había algo malo en ser alguien como yo. Algo ofensivo. Algo que deberías evitar, algo incluso por lo que tal vez deberías sentir lástima. Algo que nunca podría ser amado. Mi mamá, ella es devota de Santo Tomás de Aquino. Ella le llama pecado al orgullo. Santo Tomás vio al orgullo como el rey de los siete pecados capitales. Ella lo vio como la última puerta de salida al pecado que te convertiría rápidamente en una adicta al pecado. Pero odiar no es un pecado en esa lista. Ni tampoco la vergüenza. Tenía miedo de este desfile porque deseaba demasiado ser parte de él. Así que hoy estoy marchando por esa parte de mí que tenía tanto miedo a marchar. Y por todas las personas que no pueden marchar. Las personas que viven vidas como la que yo vivía. Hoy, marcho para recordar que no sólo soy un yo. También soy un nosotros. Y marchamos con orgullo. Así que jódete, Aquino”.

via GIPHY

¿Es malo el orgullo?

¡Pobre Tomás de Aquino! Creo que todos los fans de la serie hemos pronunciado con orgullo ese “So go fuck yourself, Aquinas”, pero quizás estemos siendo un poco injustos con él. La madre de Nomi Marks (el personaje de Janet Marks, interpretado por la actriz Sandra Fish) no entendió correctamente a qué se refería este teólogo y filósofo católico, ya que confundió su ferviente crítica a pecados capitales como la soberbia, con el concepto “orgullo”. Y no, no es lo mismo. Así lo describen al detalle en el libro “Amor Vincit Omnia” sobre Sense8 (un libro sobre la serie creado por los fans de la serie).

Los siete pecados capitales y Santo Tomás de Aquino

Los siete pecados capitales son una clasificación de los vicios mencionados en las primeras enseñanzas del cristianismo para educar a sus seguidores acerca de la moral cristiana. Aunque no estés muy familiarizado con los principios morales de esta religión, seguramente los recuerdes por la inquietante película Seven (dirigida por David Fincher e interpretada por Brad Pitt, Morgan Freeman, Gwyneth Paltrow y Kevin Spacey). ¿Los recuerdas?

1. Lujuria
2. Gula
3. Avaricia
4. Pereza
5. Ira
6. Envidia
7. Soberbia

La soberbia (en latín, superbia) es considerado el original y más serio de los pecados capitales y, de hecho, es la principal fuente de la que derivan los otros. Si has visto la película, recordarás además la terrible importancia que la “soberbia” ejerce en toda la trama.

La soberbia, según nos cuenta el poeta y ensayista inglés John Milton en su libro El paraíso perdido, es el pecado cometido por Lucifer al querer ser igual que Dios. Genéricamente, se define como la sobrevaloración del Yo respecto de otros por superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo, situación o bien en alcanzar un estatus elevado e infravalorar al contexto.

La cenodoxia engendra además otros pecados, como la filargiria

Existen muchos tipos de soberbia, como la vanagloria o cenodoxia, también denominada en las traducciones de la Biblia como vanidad, que consiste en el engreimiento de gloriarse de bienes materiales o espirituales que se poseen o creen poseer, deseando ser visto, considerado, admirado, estimado, honrado, alabado e incluso halagado por los demás… ¿podría entonces parecerse al postureo que vemos en las redes sociales?.

via GIPHY

La cenodoxia engendra además otros pecados, como la filargiria (amor al dinero) y la filargía (amor al poder). Así que parece que este pecado tiene menos que ver con el desfile del Orgullo Gay y más con quedadas como las que realiza el grupo Club Bilderderg.

¿Imaginas una reunión secreta donde se reuniesen los millonarios más poderosos de todo el planeta y decidiesen el destino de la humanidad? No se trata de una escena de Mr. Robot ni ninguna otra serie de ficción. Podemos encontrarlo en la realidad.

El Club Bilderderg y el verdadero orgullo

El Club Bilderderg es una reunión anual a la que asisten aproximadamente las 130 personas más influyentes del mundo, mediante invitación. Los miembros de este grupo se reúnen en complejos de lujo ubicados en Europa, Norteamérica y Asia occidental, donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso. Banqueros, políticos, miembros de la realeza, financieros internacionales o dueños de los principales medios de comunicación son ejemplos de los miembros de este selecto club donde, seguramente, encontremos bastantes ejemplos de filargiria o filargía. El grupo es acusado de conspirar para imponer un gobierno mundial, un dominio capitalista o una economía planificada pero poco o nada se sabe realmente de su actividad.

¿Conocías la existencia de este tipo de “reuniones”? ¿Conoces otros eventos similares?

Y no solo Janet Marks suele cometer este error. El problema es que la “soberbia” (del latín superbia) es confundida con “orgullo” (del francés orgueil) al ser usadas coloquialmente como sinónimos. Pero el principal matiz que las distingue está en que el orgullo puede llevar a ser una virtud cuando surge de causas nobles.

Psicólogas como Barbara Fredickson lo consideran una de las emociones positivas, ya que el orgullo nos permite valorarnos a nosotros, a lo que somos capaces de construir, a nuestras acciones y experiencias, a nuestros propios logros así como también los logros y acciones de los demás. Y de este sentimiento nace el movimiento LGTB+.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!