muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Kobe Bryant y la búsqueda de la inmortalidad 1

Kobe Bryant y la búsqueda de la inmortalidad

Merece ser compartido:

The Rise (por Mike Sielski) ofrece un relato íntimo de los primeros años de la carrera de Kobe Bryant. Explora las influencias que ayudaron a Bryant a convertirse en un apasionado del baloncesto y muestra cómo su notable talento ayudó a transformar a su equipo de secundaria suburbano en un ganador del campeonato estatal. También revela cómo Bryant no dejó su futuro en manos del azar. Su apuesta fue elaborar ​​cuidadosamente su legado desde una edad temprana, mostrando un conocimiento avanzado de los medios que emplearía a lo largo de su carrera.

La carrera de Kobe se vio truncada, pero logró lo que había estado anhelando desde que era un niño pequeño. Aunque nació en la realeza del baloncesto, forjó su propio camino. A través de una disciplina y determinación férreas combinadas con talento puro, logró la grandeza, transformó una comunidad y dejó un legado que perdurará mucho después de su muerte. 

La forma en que vivió y respiró baloncesto durante toda su vida lo convirtió en un ícono inmortal, que sigue inspirando a personas de todo el mundo a soñar en grande.

Claves biográficas de la vida de Kobe Bryant

Obtenga una visión interna de la creación de una leyenda del baloncesto

En enero de 2020, el mundo del deporte se hizo añicos con la noticia de que Kobe Bryant había muerto en un accidente de helicóptero. Y no era sólo el mundo del deporte. El talento, la pasión y el impulso por la grandeza de Kobe habían conmovido a muchos a su alrededor mucho antes de su carrera en la NBA.

Estás escuchando el libro The Rise: Kobe Bryant and the Pursuit of Immortality de Mike Sielski .

Este artículo biográfaico no se trata de la carrera de baloncesto profesional de Kobe o su estilo de juego distintivo. 

En cambio, proporciona una visión de los años de formación de uno de los íconos deportivos más grandes de nuestro tiempo. 

Revela el coraje, la disciplina, la determinación y la crueldad que lo llevaron a convertirse en el destacado jugador que fue. También arroja luz sobre cómo, incluso cuando era adolescente, Bryant ya había comenzado a dar forma a su legado, creando magistralmente una personalidad pública que vivirá mucho después de su muerte.

De hecho, estas claves biográficas muestra que Kobe Bryant vivió como si fuera una superestrella de la NBA décadas antes de convertirse en una. 

Así que aquí hay algunas cosas que te llevarás:

  • por qué la carrera de Kobe fue tan diferente a la de su padre, que tenía el mismo talento;
  • cómo lo moldeó crecer en Italia; y
  • cómo el notable talento de Kobe ayudó a transformar a su equipo de la escuela secundaria suburbana en un ganador del campeonato estatal.

¿Cuándo empezó a jugar Kobe Bryant?

Kobe Bryant vivió y respiró baloncesto desde muy joven

Imagínese la escena: un niño pequeño ahueca una pelota en su pequeña mano y corre hacia adelante, golpeando alegremente la pelota en un aro de baloncesto en miniatura. Lo hace una y otra vez, y cada vez, su rostro estalla en una gran sonrisa

Ese niño sonriente, lo adivinaste, era Kobe Bryant. El Kobe Bryant, que se convertiría en uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos. 

Entonces, ¿cómo crece alguien para convertirse en un campeón o, mejor aún, en un ícono del baloncesto? El talento puro y en bruto es parte de eso, sí. Pero mientras los iconos nacen, también se hacen. 

Ahora, cada ícono tiene su propia historia única. En el caso de Kobe, fue su talento unido a las favorables circunstancias de su nacimiento. Kobe Bryant estuvo inmerso en el mundo del baloncesto desde que era un bebé; su padre se aseguró de eso. 

Verás, Kobe no fue el primer jugador de baloncesto profesional de la familia. De hecho, siguió los pasos de su padre, Joe Bryant, quien también era un jugador bastante talentoso. Kobe creció viendo todos los partidos en casa que jugaba su padre como parte de su equipo local de la NBA, los Philadelphia 76ers, conocidos por los fanáticos como los Sixers. Baby Kobe estaba tan cómodo en la cancha de baloncesto como en su propia casa. 

Al observar detenidamente cómo jugaba su padre y cómo vivía la vida de un jugador de baloncesto profesional, Kobe aprendió qué hacer. Pero lo más importante, aprendió lo que no debe hacer. Porque la carrera de baloncesto de Joe fue… inestable. 

Aunque en la universidad fue celebrado como uno de los mejores jugadores de la ciudad, la carrera de Joe se desvaneció una vez que llegó a la NBA. Comenzó jugando con los Sixers, pero fue cambiado después de que un escándalo público manchó su nombre. 

Una noche, la policía intentó detener a Joe mientras conducía. Pero en lugar de detenerse, se alejó a toda velocidad, lo que resultó en una persecución a alta velocidad. Cuando finalmente lo alcanzaron, descubrieron dos viales de cocaína en el auto, junto con una mujer que no era su esposa. 

Junto con su desempeño impredecible en la cancha, principalmente debido a su juego caprichoso y falta de disciplina, este escándalo demostró que Joe era una carga demasiado grande para los Sixers. Fue cambiado a un equipo en California, donde jugó por un corto tiempo antes de mudarse a un equipo diferente en Texas. Pero ambos eran equipos mediocres y no le dieron la oportunidad de brillar. Finalmente, el contrato de Joe se agotó y ningún equipo de la NBA quería ficharlo. En ese momento, Joe tenía dos opciones: renunciar por completo al baloncesto profesional o mudarse al extranjero, donde se valoraría su talento. Entonces decidió mudarse con su familia a Italia. 

¿Qué aprendió Kobe Bryant en Italia?

En Italia, Kobe aprendió los fundamentos del baloncesto y desarrolló una disciplina que luego lo convirtió en un ícono

En ese momento, Kobe tenía seis años. La familia rápidamente abrazó su nueva vida en un país extranjero, en un pueblo en el centro de Italia llamado Rieti. Allí se les veía como celebridades, atrayendo la curiosidad y los gestos amistosos; dondequiera que fueran, la gente los reconocía, les ofrecía bebidas y les pedía un autógrafo a Joe. Los niños, Sharia, Shaya y Kobe, aprendieron el idioma más rápido que sus padres y disfrutaron comiendo pizza y helado italianos, sin mencionar el sol. Pero lo más importante, lejos de los apretados horarios de la NBA, los Bryant se orientaron mucho más a la familia. 

Poco después de que Joe se uniera a un equipo de la liga italiana, Sebastiani Rieti, Kobe se unió a su liga juvenil, jugando con niños un par de años mayores. En ese momento, su talento ya estaba brillando, a veces tanto que los otros muchachos comenzaban a llorar y el entrenador no tenía más remedio que enviar a Kobe al banquillo. 

Para Kobe, no había nada como el baloncesto. Joe alentó este interés y los dos pasaron horas jugando en la entrada de su casa. Cada vez que Kobe jugaba un partido, su padre estaba allí para verlo, ganara o perdiera. Y no se detuvo allí. Después de la escuela, Kobe se unía a su padre en la práctica de la tarde, viéndolo jugar a él y a los demás. Y cuando el equipo jugaba un partido fuera de casa, Joe solía llevar a Kobe en el autobús del equipo. 

Incluso a esta corta edad, a Kobe no le importaba ser el centro de atención. En los juegos de su padre, limpiaba la cancha en el medio tiempo y luego aprovechaba la oportunidad para montar su propio espectáculo, repitiendo los movimientos que acababa de ver mientras la audiencia miraba con asombro. Tendría que ser expulsado de la cancha para que el juego real pudiera continuar. 

Por las noches, los Bryant se relajaban frente al televisor. Pero en lugar de ver comedias de situación como una familia común y corriente, vieron partidos de baloncesto. Kobe era especialmente obsesivo. Veía los mismos juegos en cinta una y otra vez como la persona promedio vería su película favorita, aprendiendo todas las líneas de memoria. Estaba fascinado por el poder de jugadores como Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar, quienes parecían controlar el juego sin esfuerzo. Y mientras miraba, su padre brindaba comentarios en vivo y analizaba todas las jugadas. 

Todas esas noches que pasé viendo partidos de baloncesto no fueron solo entretenimiento; de hecho, Kobe estaba memorizando movimientos, ensayando mentalmente para un momento en el que no estaría simplemente golpeando pelotas en el aro en su camino de entrada. Entonces, sería su nombre el que se gritaría en las arenas en lugar del de Magic Johnson.  

Se podría decir que Kobe nació de la realeza del baloncesto, heredando un estatus y un nombre que le abrió las puertas al éxito. Pero no se puede argumentar que su grandeza le fue servida en bandeja. 

Tenía tanto talento como su padre, pero a diferencia de su padre, combinó ese talento con una disciplina férrea. Mientras que el estilo de Joe era juguetón e impredecible, el de Kobe era ensayado y sistemático. Kobe forjó una carrera basada en su propio talento y determinación, una carrera que terminaría luciendo muy diferente a la de su padre. 

Pero para llegar allí, Kobe tendría que pasar por un período de profunda dislocación y soledad. Cuando su padre se jubiló en 1992, los Bryant dejaron su cómoda vida italiana y regresaron a los Estados Unidos. 

¿Cómo fueron los inicios de Kobe?

Al regresar a los Estados Unidos, Kobe se sintió como un pez fuera del agua

El Kobe Bryant que regresó a los Estados Unidos a los 13 años aún no parecía un jugador de baloncesto profesional intimidante. Era flaco, con piernas como una ramita. Cuando jugaba baloncesto, usaba rodilleras y gafas, copiando a algunos de sus ídolos del baloncesto, como Kareem Abdul-Jabbar. Así que sobresalió en las canchas de Filadelfia. 

En Italia, Kobe había vivido una vida protegida y mimada en un pequeño pueblo. Entonces, cuando la familia se mudó de regreso a los EE. UU., fue un shock. 

Kobe y sus hermanas fueron enviados a la escuela secundaria local, donde nuevamente se destacaron como diferentes, pero por razones diferentes a las que tenían en Italia. Aquí, eran una familia negra en una escuela acomodada de mayoría blanca. No se vestían como los adolescentes estadounidenses normales y no entendían la cultura. Kobe hablaba italiano con fluidez pero no conocía la jerga estadounidense. Y tampoco compartía la cultura pop que sus compañeros de clase habían absorbido a través de la televisión, no solo porque había crecido en Italia, sino porque incluso después de mudarse de regreso, estaba tan ocupado viendo partidos de baloncesto que no tenía tiempo para Los Simpson o MTV. Y ciertamente no estaba preparado para el estilo rudo de baloncesto que se jugaba en las calles de Filadelfia. 

En el verano de 1991, su padre lo inscribió para jugar en una liga local llamada Sonny Hill League.

Esa fue una temporada dolorosa para Kobe. Estaba jugando con muchachos un par de años mayores que él, y no era rival para su experiencia. Ese verano jugó 25 partidos sin anotar un solo punto. Fue humillante. Sentía que había defraudado a su padre y al resto de la familia. Incluso consideró brevemente dejar el baloncesto por completo y cambiar al fútbol. 

Todos tienen ese tipo de pensamientos después de fallar, especialmente mientras crecen. Pero es la persistencia y el impulso por la excelencia lo que distingue a un futuro ícono del baloncesto de un futuro guerrero de fin de semana. Así que las dudas de Kobe no duraron mucho. En lugar de darse por vencido, comenzó a entrenar aún más duro, a practicar aún más y a ver los partidos de manera aún más obsesiva. Porque, además de tener talento, Kobe tenía un fuerte sentido de la resiliencia y la disciplina. Y tenía una confianza profunda e innata. Quizás fue porque había nacido en la realeza del baloncesto, pero la confianza de Kobe en sí mismo era inquebrantable. Algunos incluso pueden haberlo llamado arrogancia. Simplemente sabía que estaba destinado al éxito, y los reveses como una mala temporada no podían perturbarlo por mucho tiempo.

Sin embargo, esa confianza no le ganó muchos amigos. Al igual que su padre, Kobe nunca fue un jugador de equipo. Una vez que tenía el balón, se aferraba a él hasta que marcaba, como en Italia, cuando su juego autosuficiente hacía llorar a sus compañeros. Y debido a que tenía tanto talento, la mayoría de sus primeros entrenadores lo dejaban jugar como quisiera. 

Pasarían años antes de que Kobe aprendiera que confiar en los demás podría mejorar su juego y llevarlo un paso más allá. Que el baloncesto no se trata solo de logros personales. Que trabajar en equipo muestra otro tipo de confianza y gracia.

¿Cuándo empezó a destacar Kobe Bryant?

En la escuela secundaria, Kobe se convirtió en campeón y transformó a su equipo

La familia de Kobe no eligió enviarlo a la Escuela Secundaria Lower Merion debido a la solidez de su programa de baloncesto. De hecho, en el primer año de Kobe jugando en el equipo Aces, sufrieron una temporada de derrotas aplastantes. Como perdieron ocho juegos seguidos, Kobe apenas pudo contener su frustración.

Sus compañeros de equipo no parecían tomarse el juego tan en serio como él. En la gira, estarían jugando mientras él se quedaba en su habitación, ensayando sus movimientos y meditando sobre todo lo que salió mal. Fue una primera temporada solitaria con los Aces.

Pero el equipo tenía algo a su favor: un entrenador joven y ambicioso, Gregg Downer, que reconoció de inmediato el talento de Kobe. Tan pronto como vio jugar a Kobe, Downer supo que se avecinaba un cambio para las Aces. Y estaba decidido a hacer todo lo posible para ayudar a Kobe a tener éxito. 

Entonces, a pesar de las quejas del resto del equipo, Downer puso a Kobe en la alineación titular. Aprovechó todas las oportunidades que pudo para poner el balón en las manos de Kobe y darle la oportunidad de anotar. E incluso contrató al padre de Kobe, Joe, para formar parte del equipo de entrenadores de la escuela, teniendo el presentimiento de que Joe podría ser capaz de entrenar a Kobe donde otros no podían.

Entonces, para resumir hasta este punto: la liga de verano había ido mal. El primer año de secundaria de Kobe… también salió mal.

Para crédito de Kobe, nunca dejó que la frustración de esa terrible temporada lo desanimara. Siguió entrenando, siguió practicando. Tenía una disciplina inquebrantable que se extendía a cada parte de su vida. Era un estudiante sobresaliente. Sobresalió en su clase de literatura. Y trató su cuerpo con un cuidado inusual para un adolescente, especialmente un adolescente. Sus compañeros de equipo notaron que nunca comía comida chatarra y que bebía un galón de leche con cada comida. Ya estaba comiendo como el jugador de la NBA en el que se convertiría.

Entonces, aunque esa primera temporada fue frustrante, le dio a Bryant muchas oportunidades para mejorar su técnica. A través de cada juego, estaba ganando una valiosa experiencia. Pero no pudo llevar al equipo a la victoria solo. 

Por suerte, no tendría que hacerlo. La dinámica dentro del equipo se transformó con la llegada de otro jugador talentoso: Jermaine Griffin. Griffin se había criado en Queens, en una comunidad pobre con pocas oportunidades para un joven atleta. Su maestro lo había inscrito en un programa de becas para estudiantes prometedores que le pagaron para asistir a Lower Merion. Griffin medía seis pies y tres, y era tan serio con el baloncesto como lo era Kobe. A diferencia de Kobe, no era un prodigio del baloncesto. Pero era un reboteador sólido y jugó el juego duro al que Kobe se había acostumbrado en las canchas de Filadelfia. También proporcionó la compañía que Kobe anhelaba en el equipo. Los dos podían pasar horas practicando y compartían el amor por la música rap y el baloncesto. 

Una vez que Griffin estuviera en el equipo, las fortalezas de Kobe realmente podrían salir a la luz. Su segunda temporada con las Aces fue muy diferente a la primera. Por un lado, el equipo comenzó ganando, comenzando la temporada con una racha de cuatro victorias consecutivas. Luego perdieron ante otra escuela secundaria, Williamsport, antes de recuperarse con una racha de siete victorias consecutivas. Este fue un cambio increíble para un equipo que había perdido casi todos los juegos del año anterior. 

En un partido, Kobe anotó 34 puntos en solo 32 minutos de juego, con cinco tiros de tres puntos. Esto era inaudito en el baloncesto de la escuela secundaria. Su entrenador, Gregg Downer, no pudo contener su emoción. Por primera vez, los Aces se estaban convirtiendo en una fuerza a tener en cuenta. 

Pero Gregg Downer sabía que la verdadera prueba de su fuerza sería jugar contra otros equipos poderosos del estado. Y entonces decidió programar tantos juegos extra como pudiera. 

Un sábado, las Aces se prepararon para un partido en Coatesville contra un equipo especialmente intimidante llamado Red Raiders. 

Lo que hizo que el juego fuera tan desalentador fue que jugarían contra Rip Hamilton, un jugador de baloncesto joven y astuto con reputación de jugar a la velocidad del rayo e impredecible. Y fue duro. Pero incluso Hamilton no pudo interponerse en el camino de una victoria de Aces. En el último minuto del partido, Kobe anotó el tiro que les ayudó a ganar 78–77. El juego demostró que el equipo podía hacer frente incluso a la dura competencia. 

Las Aces se habían transformado de ser un oscuro equipo suburbano a uno que las escuelas de todo el estado observaban de cerca. 

La racha de victorias había encendido una sensación de orgullo dentro del equipo y en la comunidad en general: era contagiosa.

Por primera vez en décadas, profesores y alumnos venían a ver los partidos. Los miembros de la comunidad comenzaron a traer a sus hijos a las prácticas. Y los miembros del equipo estaban absorbiendo parte de la confianza de Kobe, como por ósmosis. Ya no tenían miedo de jugar en las grandes ligas. 

¿Cuándo comenzó a ser considerado el mejor jugador?

Las Aces lograron sus sueños y Kobe fue coronado como el mejor jugador de secundaria de Estados Unidos

La última temporada de Kobe con las Aces no podría haber sido más diferente a la primera. Antes de que Kobe llegara a Lower Merion, su entrenador había pasado noches en vela preocupado de que el equipo no anotara ni un solo punto en el siguiente partido. Con Kobe, todavía tenía noches de insomnio, pero por la preocupación de que no ganarían el campeonato. Porque estaba claro para todos que las Aces tenían una oportunidad muy real de ganar. Pero el equipo tendría que unirse y practicar más duro que nunca para vencer a una dura oposición.

Desafortunadamente, no todos los compañeros de equipo de Kobe tomaron la oportunidad tan en serio como él. El primer día de práctica de esa temporada, varios llegaron tarde. Kobe no podía creer su indiferencia. Por su parte, siguió practicando y entrenando con furiosa intensidad.

En la cancha, jugó sin piedad. En un juego de práctica, envió a un compañero de equipo a zambullirse en una pared de concreto para obtener el control del balón. En otro, en respuesta a una pérdida, apuntó el balón a la cabeza de un compañero. Era intimidante, pero su determinación era ampliamente respetada. 

A pesar de un comienzo difícil, el equipo cumplió sus sueños de alcanzar el Campeonato del Estado de Pensilvania luego de vencer a su mayor rival, Chester, en las semifinales. 

Ahora, en el pasado, este fue un momento que los Aces ni siquiera podrían haber imaginado. Estaban tan cerca de la victoria. 

Pero cuando hay mucho en juego, también lo es la presión. Su juego más importante en la serie de campeonato comenzó muy mal. El equipo estaba jugando contra Erie Cathedral Prep por el título estatal de 1996, y la escuela de Kobe no había ganado un campeonato estatal desde 1943. ¡Son 53 años! 

Los Aces estaban fuera de lugar desde el principio. Sus oponentes comenzaron con una ventaja de 7-0, hasta que las Aces finalmente anotaron un punto con un tiro libre. Kobe no había anotado nada al final del primer cuarto y la multitud comenzó a abuchearlo.  

Pero si alguna vez has visto un partido de baloncesto, sabes que muchas cosas pueden cambiar en cuestión de minutos. El equipo de Kobe se recuperó y tomó la delantera en el tercer cuarto. Kobe jugó bien, aunque solo anotó 17 puntos, casi su total más bajo de la temporada.

Pero hizo algo nuevo… o nuevo para él, de todos modos. Confió en sus compañeros para que lo apoyaran y le pasó el balón a un compañero, quien hizo la trascendental bandeja final. Después de un juego agotador, Lower Merion ganó 48–43 y se llevó a casa el título estatal. 

Y así terminó la carrera de baloncesto de la escuela secundaria de Kobe. Había anotado 2.883 puntos en sus cuatro años con las Aces, estableciendo un récord estatal. 

Y había creado una personalidad pública casi mítica cortejando inteligentemente la atención de los medios. A lo largo de su tiempo en Lower Merion, los entrenadores recibieron cientos de llamadas de los medios, tantas que incluso tuvieron que contratar a un representante de relaciones públicas para atenderlas. Los equipos de documentales siguieron a Kobe por los pasillos de su escuela secundaria, tratando de obtener una exclusiva sobre el jugador de baloncesto de la escuela secundaria más talentoso de Estados Unidos. Y dondequiera que iba, estaba rodeado de multitudes de personas que lo miraban, señalaban, susurraban y pedían su autógrafo.  

Ahora, en el panorama actual de las redes sociales, estamos muy familiarizados con la idea de dar forma a su imagen pública. Pero en la década de 1990, eso era inaudito. Tal vez porque había crecido bajo el resplandor de los medios toda su vida, Kobe parecía entender instintivamente cómo alimentar la intriga y la especulación.

¿Qué decisiones marcaron el destino de Kobe Bryant?

Tome la cuestión de sus futuros planes de carrera, por ejemplo. Después de la secundaria, Kobe tenía dos caminos por delante. Podría ir a la universidad y jugar para un equipo allí o podría convertirse en profesional y unirse a la NBA de inmediato. 

Comprensiblemente, las universidades de todo el país clamaban por tenerlo en sus equipos. Una universidad local, La Salle, tenía muchas esperanzas de que Kobe asistiera. Para atraer a Kobe a jugar en su estado natal, incluso contrató a Joe como entrenador y le dio a la hermana de Kobe un lugar en el equipo de voleibol. 

Pero La Salle tuvo que competir con algunos de los equipos universitarios de baloncesto más distinguidos de los Estados Unidos. A Kobe se le ofrecieron becas completas para estar en equipos como Villanova, Michigan, Arizona e incluso Carolina del Norte, el alma mater de Michael Jordan. En una ocasión, el propio Jordan incluso le aconsejó a Kobe que fuera allí.

Pero dio la casualidad de que Kobe no estaba interesado en ninguno de ellos. De hecho, hacía tiempo que había decidido que el único camino para él era unirse a la NBA. Este fue un camino que preocupó a sus entrenadores y amigos. Al volverse profesional de inmediato, estaría bajo una enorme presión para sobresalir de inmediato. Al ir a la universidad, habría tenido la oportunidad de desarrollar aún más sus habilidades e ingresar a la NBA desde una posición más sólida. 

Pero Kobe no se dejaría disuadir. Quería que la gente lo subestimara. Quería que pensaran que era verde e inexperto. De esa manera, podría atacarlos “como un tiburón” que nunca vieron venir. 

Entonces Kobe tenía una visión clara de hacia dónde quería ir. Pero él no revelaría sus planes a nadie, ni siquiera a sus entrenadores y ciertamente tampoco a la prensa. En público, simplemente dijo que estaba sopesando sus opciones. Esto alimentó muchas especulaciones frenéticas y solo hizo que los reporteros se interesaran más en su historia. 

Cuando finalmente reveló sus planes, Kobe optó por hacerlo en una conferencia de prensa en su escuela secundaria. Ese día, el gimnasio estaba lleno de conmoción. Multitudes de reporteros se presentaron para el anuncio. Kobe parecía relajado, completamente a gusto bajo el resplandor de todas las cámaras de televisión. Finalmente, llegó el momento de la revelación. Kobe miró directamente a las cámaras y le dijo al mundo que no se uniría a ningún equipo universitario. Iba directo a la NBA. 

Y luego, después de un draft angustioso lleno de especulaciones, Kobe obtuvo su primera elección: se uniría a Los Angeles Lakers, uno de los equipos más formidables de la liga. Pasó toda su carrera de 20 años allí, ayudando a los Lakers a ganar cinco campeonatos de la NBA y cimentando su legado como uno de los mejores jugadores de baloncesto del mundo. 


Merece ser compartido: