8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 1

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles

✅ En este artículo descubrirás algunas claves sociales y cómo podemos diseñar una sociedad mejor. Pero si realmente quieres aprender mucho más, no te pierdas los retos formativos de Comunicación Social EN+


A lo largo de su vida de activismo, la destacada figura de los derechos civiles John Lewis aisló las cualidades necesarias para lograr un cambio duradero. Así como John Lewis y sus compañeros activistas se inspiraron en luchas pasadas, los activistas de hoy pueden usar el movimiento de derechos civiles como modelo para tener un impacto positivo en el mundo que los rodea.

Nuestros hijos y sus hijos nos preguntarán ¿qué hiciste? ¿Qué dijiste? Para algunos, esta votación puede resultar difícil. Pero tenemos una misión y un mandato para estar en el lado correcto de la historia.

John Lewis en Twitter, (18 de diciembre de 2019)

John Lewis fue un héroe para la historia de Estados Unidos pero también, para todos los activistas defensores de la lucha no violenta. Hijo de aparceros pobres en las zonas rurales de Alabama, se decidió a revertir las injusticias del sur de Jim Crow. A lo largo de la década de 1960, él y otros activistas del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos organizaron una serie de protestas, marchas y sentadas no violentas para impulsar la igualdad de derechos. Sus esfuerzos ayudaron a asegurar la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Ley de Derechos Electorales de 1965. Continuó su labor a lo largo de su dilatada carrera como Representante de Estados Unidos, luchando por la justicia hasta el final de sus días.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 2

John Lewis nació en una familia de aparceros en el sur durante la era de Jim Crow, y se levantó para ayudar a dar forma al movimiento de derechos civiles junto al Dr. Martin Luther King Jr. Desde entonces fue un líder. Guió pacíficamente a activistas a través del puente Edmund Pettus en Selma, Alabama, donde se enfrentaron a cientos de policías estatales armados. Representó a Atlanta como congresista de los Estados Unidos durante más de tres décadas, hasta su muerte en julio de 2020. En su funeral, Barack Obama elogió a Lewis diciendo:

«Yo, como tantos estadounidenses, tengo una gran deuda con John Lewis y su enérgica visión de libertad.»

Barak Obama sobre John Lewis

En este artículo mostraremos como esa visión de la libertad se ilumina con las propias palabras de John Lewis. Y con ejemplos inspiradores de su extraordinaria vida, aprenderás los principios fundamentales de todos los verdaderos activistas. En un mundo que parece más dividido que nunca, es un mensaje que debemos prestar atención.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 3
HFM STW**FILE – In this Feb. 15, 2011, file photo, President Barack Obama presents a 2010 Presidential Medal of Freedom to Rep. John Lewis, D-Ga., during a ceremony in the East Room of the White House in Washington. (AP Photo/Carolyn Kaster, File)

Últimas Frases y citas de John Lewis (en español)

Pensé que iba a morir algunas veces. En el Freedom Ride en el año 1961, cuando fui golpeado en la estación de autobuses Greyhound en Montgomery, pensé que iba a morir. El 7 de marzo de 1965, cuando un policía estatal me golpeó en la cabeza con un bastón de noche al pie del puente Edmund Pettus, pensé que iba a morir. Creí haber visto la muerte, pero nada me puede hacer cuestionar la filosofía de la no violencia. Creo en la no violencia como forma de vida.

John Lewis sobre el miedo a la muerte

La próxima vez que marchemos, es posible que tengamos que seguir adelante cuando lleguemos a Montgomery. Puede que tengamos que ir a Washington.

Contado al New York Times el 7 de marzo de 1965 por Lewis, presidente del Comité Coordinador Estudiantil No Violento y organizador de la marcha de Selma a Montgomery después de que la policía detuviera a los manifestantes con violencia.

Puede que no hayamos elegido el momento, pero el momento nos ha elegido a nosotros.

Sobre la Ley de Protección al Paciente y Atención Médica Asequible, citada por la presidenta Nancy Pelosi, en It’s Been Real: Scenes from the Capitol en el enfrentamiento final sobre la reforma de la atención médica.

He estado en algún tipo de lucha, por la libertad, la igualdad, los derechos humanos básicos, durante casi toda mi vida. Nunca me he enfrentado a una pelea como la que tengo ahora.

John Lewis en Twitter, (30 de diciembre de 2019)

Nuestra nación se basa en el principio de que no tenemos reyes. Tenemos presidentes. Y la Constitución es nuestra brújula. Cuando ve algo que no está bien, no es justo, no es justo, tiene la obligación moral de decir algo. Hacer algo. Nuestros hijos y sus hijos nos preguntarán: «¿Qué hiciste? ¿Qué dijiste?’ Para algunos, concluyó, esta votación puede ser difícil. Pero tenemos una misión y un mandato para estar en el lado correcto de la historia.

Citado en Impeachment is Over, But Don’t Despair por Diallo Brooks, CounterPunch, (7 de febrero de 2020)

Nos golpearon, nos lanzaron gases lacrimógenos. Pensé que iba a morir en este puente. Pero de alguna manera y de alguna manera, Dios todopoderoso me ayudó aquí. No podemos rendirnos ahora. No podemos ceder. Debemos mantener la fe, mantener nuestros ojos en el objetivo.

John Lewis en Twitter, (1 de marzo de 2020)

Conozco tu dolor, tu rabia, tu sensación de desesperación y desesperanza. De hecho, se ha negado la justicia durante demasiado tiempo. Los disturbios, saqueos e incendios no son el camino. Organizar. Demostrar. Sentarse en. Levántate. Votar. Sea constructivo, no destructivo.

John Lewis en Twitter, (30 de mayo de 2020)

Los demócratas de la Cámara de Representantes están escuchando a quienes se pronuncian a favor de la reforma policial y hoy aprobarán la Ley George Floyd #JusticeInPolicing. Más información sobre la factura …

John Lewis en Twitter, (25 de junio de 2020)

Hoy hace 59 años, fui liberado de la Penitenciaría de Parchman Farm después de ser arrestado en Jackson, MS por usar un baño llamado «blanco» durante los Freedom Rides de 1961.

John Lewis en Twitter, (7 de julio de 2020)

No te pierdas en un mar de desesperación. Tenga esperanza, sea optimista. Nuestra lucha no es la lucha de un día, una semana, un mes o un año, es la lucha de toda una vida. Nunca, nunca temas hacer ruido y meterte en problemas, problemas necesarios. – Un tweet de junio de 2018

Citado en Métase en problemas, problemas necesarios ‘: el representante John R. Lewis en sus propias palabras Joshua Bote, USA Today (18 de julio de 2020)

Les pido a todos que se unan a esta gran revolución que está arrasando en esta nación. Entre y permanezca en las calles de cada ciudad, cada pueblo y aldea de esta nación hasta que llegue la verdadera libertad, hasta que se complete la revolución de 1776.

En la Marcha de 1963 en Washington. Citado en Métase en problemas, problemas necesarios ‘: el representante John R. Lewis en sus propias palabras Joshua Bote, USA Today (18 de julio de 2020)

Nada puede detener el poder de las personas decididas a marcar la diferencia

El 7 de marzo de 1965, John Lewis condujo a un grupo de manifestantes pacíficos al puente Edmund Pettus en Selma, Alabama. Él y otros activistas planearon marchar hacia el capitolio del estado como protesta contra la discriminación de los votantes. Pero cuando llegó a la cima del puente, cientos de policías estatales de Alabama y ciudadanos aparecieron. Los soldados y el grupo enfurecido, armados con armas de fuego, gases lacrimógenos y palos, no tenían la intención de dejar pasar a los manifestantes. 

Decenas de manifestantes pacíficos fueron brutalmente golpeados y varios fueron hospitalizados. El propio Lewis sufrió una fractura de cráneo y dejó cicatrices por el resto de su vida.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 4

Fue uno de los episodios más oscuros del movimiento de derechos civiles estadounidense. Pero para Lewis, toda la incertidumbre y el sufrimiento valieron la pena. Desde ese terrible día, Estados Unidos ha logrado un gran progreso para salvar su división racial. Y el movimiento sentó un precedente para enfrentar los desafíos de hoy. 

El movimiento de derechos civiles fue solo un paso en el largo camino hacia el destino espiritual de Estados Unidos. El trabajo está lejos de estar terminado.

Lewis, quien más tarde se convirtió en representante de Estados Unidos, creía que nuestra era moderna ha estado marcada por una hostilidad única. A veces, para él, el rencor parecía incluso peor que en la década de 1960.

¿Recuerda cuando pensamos que la elección de Barack Obama en 2008 significaba que habíamos entrado en un Estados Unidos post-racial? Ya nadie cree eso. 

Tras los intentos de arruinar el legado del presidente, militarizar a la policía y convertir al gobierno en un arma para que sirva como agente de opresión.  Pero la gente parece estar despertando. Están volviendo a comprometerse con su responsabilidad por el proceso democrático. Están recordando, o comprendiendo por primera vez, que somos una familia, un pueblo. Este despertar le recordó a Lewis el movimiento por los derechos civiles, el viento poderoso que sopló a través de Estados Unidos y transformó el carácter moral de la nación.

Esta historia es un recordatorio importante de que las cosas pueden parecer oscuras, como lo hicieron cuando Lewis se detuvo en la cima de ese puente. Pero estos tiempos oscuros son en realidad solo un punto de partida para algo mejor.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 5

La fe en tus convicciones

¿Alguna vez has creído que algo es cierto con cada célula de tu cuerpo? Eso es lo que John Lewis llamó fe. La fe en tus convicciones es una de las cualidades más importantes que puede poseer un activista. Tener fe es tener tanta confianza en tus sueños como tú en que el cielo es azul y el agua está húmeda. Nada puede hacerte dudar de que tus convicciones.

Lewis fue golpeado en la cabeza, pisoteado por caballos, amenazado por perros, rociado con mangueras contra incendios, esposado y arrojado a prisión. Pero su fe le permitió aferrarse a sus convicciones. Nunca vaciló en su creencia en la no violencia o en su fe de que somos una familia humana, independientemente de la raza.

La convicción de Lewis se desarrolló durante su educación en medio de la violencia y el miedo del sur profundo y segregado. Vio claramente que la desigualdad que infectaba su mundo estaba mal. También se dio cuenta de que la discriminación era una falsedad basada en una lógica defectuosa. Cuando Lewis y sus compañeros activistas pudieron deshacerse de estas nociones creadas por el hombre diseñadas para reprimirlos, encontraron fuerza en su fe. 

Tomemos a la amiga y colega de Lewis, Rosa Parks. Mucha gente sabe que hizo historia al negarse a ceder su asiento en un autobús a una persona blanca. Pero esta costurera de Montgomery, Alabama, también era activista; se desempeñó como secretaria de su capítulo local de la NAACP. Además, recientemente había comenzado a estudiar la teoría activista sobre la integración racial. Su histórico acto de rechazo no violento tenía la intención de poner a prueba su nuevo entendimiento, o fe, en el potencial de integración. Ella estaba declarando que tenía un poder que nadie ni nada, ni siquiera el arresto o el encarcelamiento, podía quitarle. 

En realidad, a medida que Lewis y sus colegas se enfrentaron a un aumento de la violencia y el odio, su fe solo se hizo más fuerte. Cada golpe era una prueba más de que nuestra sociedad racialmente equivocada no podía apagar el fuego por la libertad que todos sentían. 

Cuando Lewis se paró en el puente Edmund Pettus en Selma, Alabama, enfrentándose a cientos de policías estatales despectivos y armados hasta los dientes, no tenía miedo al dolor o la muerte. Nadie podría herirlo. Su fe les había quitado todo el poder sobre él.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 6
WASHINGTON, DC – OCTOBER 24: Civil Rights icon Congressman John Lewis (D-GA) prepares to pay his respects to U.S. Rep. Elijah Cummings (D-MD) who lies in state within Statuary Hall during a memorial ceremony on Capitol Hill on October 24, 2019 in Washington, DC. (Photo by Melina Mara-Pool/Getty Images)

La lucha por el derecho al voto en Selma

«La paciencia es una virtud.» Has escuchado la expresión, ¿verdad? Bueno, es especialmente cierto en el activismo. 

Esto podría parecerle contrario a la intuición. Después de todo, en las comunidades de activistas se pone mucho énfasis en acciones decisivas y contundentes, como las protestas. La espera a menudo se percibe como un producto de ilusiones derrotistas, o incluso de debilidad.

Pero la paciencia tiene el potencial de ser un poderoso catalizador del cambio. Este principio fue perfectamente ejemplificado por la lucha por la igualdad de voto durante el movimiento de derechos civiles. Esta lucha finalmente resultó en la Ley de Derechos Electorales de 1965. 

La historia comienza en 1870, cuando la Decimoquinta Enmienda a la Constitución otorgó a los afroamericanos el derecho al voto, al menos en teoría. En la práctica, fue una historia diferente. 

Hasta la década de 1960, el gobierno del estado de Alabama y el Ku Klux Klan hicieron todo lo posible para evitar que los afroamericanos ejercieran sus derechos. Una de las medidas que instauraron fue la denominada cláusula del abuelo. Esto permitió que todas las personas cuyo abuelo había tenido derecho a votar continuaran haciéndolo sin obstáculos. Bueno, obviamente, los abuelos de casi todos los afroamericanos en Alabama habían sido esclavizados, lo que significa que sus nietos tenían que registrarse nuevamente.

Para registrarse, tenía que aprobar una prueba de alfabetización. Pero la prueba no fue diseñada para medir las habilidades de lectura. En cambio, fue diseñado con preguntas increíblemente difíciles sobre pasajes arcanos de la Constitución del estado. Según el profesor de Harvard Henry Louis Gates, la prueba fue tan difícil que un colega suyo solo pudo responder una pregunta correctamente.

Además de todo eso, cuando la gente negra comenzó a aparecer en masa para registrarse durante el movimiento de derechos civiles, la oficina del registro simplemente cerró para evitar que sucediera. 

Lewis y sus colegas activistas se quedaron con una sola opción: esperar en la fila de todos modos. Y la gente esperó pacíficamente en la fila en la oficina de registro de Selma durante dos años. A veces los golpeaban, los maltrataban verbalmente y los llevaban a la cárcel. Sin embargo, volvían todos los días y esperaban. Su paciente insistencia en ejercer sus derechos hizo que la violencia y el vituperio de la policía parecieran ridículos.

La espera pacífica en Selma tuvo un impacto colosal. Derribó las puertas de la resistencia sureña y condujo directamente a la Ley de Derechos Electorales de 1965, la legislación más eficaz que el Congreso había aprobado en 50 años.


Comprender tu verdad y cómo luchar por ella

La rebelión no es posible sin la comprensión de las causas que provocan nuestra indignación. El cambio nace del conocimiento.

María Hidalgo | Diseño Social EN+

El movimiento de derechos civiles fue una lucha por los derechos legales de los afroamericanos. Pero también fue más que eso. Fue un compromiso para demostrar una verdad poderosa: que la igualdad humana es un derecho inalienable. 

Este derecho no fue inmediatamente accesible a John Lewis. Creció en los campos de algodón de Alabama, donde el racismo era una forma de vida. Así que se dedicó a aprender por qué su mundo era como era. Revisó todos los periódicos que pudo encontrar, así como libros de historia, teoría política y filosofía. 

Los logros del movimiento de derechos civiles solo fueron posibles porque activistas como Lewis pasaron años dedicados al estudio, la planificación y la preparación rigurosos. ¿El objetivo de todo esto? Comprender cómo debería ser el mundo y desarrollar un plan para llegar allí.

A través de un estudio cuidadoso, los activistas pueden comprender su verdad y cómo luchar por ella.

No es casualidad que el Dr. Martin Luther King Jr. llegara a liderar el movimiento de derechos civiles. Se había estado preparando para ello toda su vida. 

Seguro, nació con dones. Pero también construyó conscientemente su personalidad. Y estudió los problemas que enfrentaba su pueblo. El racismo no lo agravó; le intrigabaEstaba decidido a entender cómo ayudar a un pueblo amargado por el odio. Para responder a esta pregunta, estudió a los principales teólogos y filósofos, obteniendo un doctorado en el proceso. Entonces, cuando la gente de Montgomery, Alabama, lo llamó para que sirviera como líder de su boicot, estaba listo. 

El estudio académico no es la única forma de llegar a la verdad. Puedes llegar allí simplemente prestando atención al mundo que te rodea. Pero hoy, algunos líderes están desconectados de la vida de la mayoría de los estadounidenses. Ignoran el aumento de la pobreza, el desempleo, la inseguridad alimentaria, la falta de vivienda y el acceso limitado a la atención médica. Esta ceguera se deriva de la creencia de que diferentes razas experimentan el mundo de manera diferente. 

Pero para Lewis, la verdad es que todos estamos interrelacionados. Es más, una vez que aceptamos la verdad, a veces puede resultar difícil volver a nuestro antiguo y cómodo estilo de vida. Muchos de nosotros no estamos preparados para hacer ese sacrificio, tanto políticos como ciudadanos. Pero hay modelos a seguir a cuyo ejemplo todos podemos aspirar. Para Lewis, tres figuras de la década de 1960 que buscaban la verdad, John F. Kennedy, Robert Kennedy y Martin Luther King Jr., le recordaron que nunca se rindiera en su propia búsqueda de la igualdad.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 7
30 Jul 1964, New York, New York, USA — 7/30/1964-New York, NY: At a meeting here in N.A.A.C.P. Headquarters July 29 are, l -r: Baynard Rustin; Jack Greenberg; Whitney M. Young, Jr.; James Farmer; Roy Wilkins; Rev. Dr. Martin Luther King; John Lewis; A. Philip Randolph and Courtney Fox. Wilkins read a statement signed by himself, King, Young and Randolph asking members of the major civil rights organizations to observe a «broad curtailment if not moratorium» on all mass demonstrations until after the November 3rd Presidential elections. — Image by © Bettmann/CORBIS

Asegúrate de que tus acciones manifiesten la humanidad de tu causa

Para el Dr. King, la fe no tiene sentido a menos que pueda ayudar a resolver los problemas de su comunidad. Todavía es conocido por ser un gran orador. Pero su logro más importante fue que trascendió el púlpito para transmitir su mensaje a través de la acción. Por ejemplo, el Dr. King recibió un premio en efectivo cuando se convirtió en el receptor más joven de un Premio Nobel. Lo usó en beneficio de otros dentro de la causa. Su generosidad ejemplifica cómo usar la acción para demostrar la dignidad de tu verdad. 

Como miembro preeminente del movimiento de derechos civiles, el Dr. King enfrentó una gran cantidad de ira y odio, al igual que su familia. Además de las amenazas de muerte y el correo de odio, él, su esposa y sus cuatro hijos pequeños fueron objeto de abuso verbal y físico, ataques con bombas e incluso intentos de asesinato. 

Estudiar lo suficiente para reconocer plenamente su verdad es un logro en sí mismo. Pero eso no es suficiente para tener un impacto positivo en el mundo. Para eso necesitas actuar. Específicamente, necesita organizar acciones en torno a la inclusión y la inspiración, en lugar de la exclusión y la alienación. 

Cuando King ganó el Premio Nobel de la Paz en 1964, recibió más de 50.000 dólares, casi medio millón de dólares en dinero de hoy. Pudo haber comprado huída del peligroso Sur, dando a su familia una mayor medida de seguridad y protección. En cambio, donó cada centavo a la causa de los derechos civiles.

Con su donación desinteresada, King subrayó el mensaje subyacente del movimiento de amor e inclusión para todos. Fue en parte gracias a esta donación que el movimiento pudo lograr todo lo que hizo. Hoy, el movimiento es un ejemplo del potencial del activismo. En solo 12 años, los activistas de derechos civiles cambiaron siglos de condiciones injustas para los afroamericanos en el país más poderoso del mundo. 

Un ejemplo del éxito del movimiento es cuando Lewis habló a los niños sobre los “malos tiempos” del Sur segregado. Los niños solían llorar horrorizados cuando les hablaba de las humillaciones que él y su familia soportaron. El hecho de que estuvieran molestos y confundidos por sus descripciones de la segregación legalizada representó un gran progreso.

La única razón por la que existen sistemas injustos es porque las personas dan su consentimiento tácito. Tan pronto como las personas actúan para retirar su consentimiento, estos sistemas comienzan a colapsar.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 8
The political activist John Lewis, former chairman of the Student Nonviolent Coordinating Committee addressing a crowd at the 1963 March on Washington by black activists for jobs and freedom, Washington, DC, April 4, 1963. (Photo by Afro American Newspapers/Gado/Getty Images)

La resistencia no violenta es el arma suprema del amor

El siglo XX fue el más violento de la historia contemporánea. De 1900 a 2000, casi 33 millones de soldados y 54 millones de civiles murieron en la guerra. Es más, casi 100 millones de personas murieron como resultado de la opresión política. Y, sin embargo, seguimos recurriendo a la violencia para resolver conflictos. ¿Qué dice esto sobre el progreso humano? ¿Por qué nos hemos enseñado a volar a la luna, pero no a llevarnos bien? 

John Lewis creía que la paz y el amor son más poderosos que cualquier arma destructiva. Durante el movimiento por los derechos civiles, John Lewis y sus colegas fueron guerreros por la paz . Sus armas eran el amor radical y la voluntad de sacrificarse por el mejoramiento de la sociedad. Al final, estas armas pusieron de rodillas a una nación.

John Lewis fue uno de los 13 Freedom Riders originales. Su objetivo era simple pero radical: viajar juntos en autobús, como una mezcla de carreras, desde Washington, DC hasta Nueva Orleans. En 1961, los autobuses en el sur todavía estaban segregados racialmente, a pesar de las decisiones de la Corte Suprema que prohibían la práctica. Y muchos sureños blancos estaban dispuestos a tomar las armas para mantener la segregación racial.

Durante su viaje, los activistas fueron agredidos violentamente por turbas en todo el sur. En Rock Hill, Carolina del Sur, John Lewis fue derribado al suelo y luego brutalmente pateado mientras estaba en el suelo. 

Pero ni una sola vez levantó la mano hacia sus atacantes, ni siquiera en defensa propia. Además, una vez que la policía detuvo el ataque, se negó a presentar cargos. 

Al resistir pacíficamente la furia de un sistema degradante, Lewis y los otros Freedom Riders pudieron expresar amor. A través de este amor, liberaron a los negros de la ilusión de que eran inferiores. Y liberaron a los sureños blancos de la carga inherente del odio. 

De hecho, 40 años después del asalto en Rock Hill, John Lewis recibió una llamada inesperada. Era Elwin Wilson, un ex miembro del Klan y uno de sus atacantes ese día. Estaba llamando para disculparse. Pero esa disculpa puede no haber sucedido si Lewis hubiera presentado cargos o levantado la mano en defensa 40 años antes. Más bien, esa agresión habría hecho que a Wilson le resultara mucho más difícil darse cuenta de su culpa y tomar la valiente decisión de admitir su error. 

Este es el testimonio más poderoso que Lewis conoció sobre el poder del amor sobre el odio violento.

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 9
Representative John Lewis, D-Ga. January 1999 (Photo by Rebecca Roth/CQ Roll Call via Getty Images)

Dejar que tu propia luz brille

Puede que no te sorprenda saber que la lucha activista es increíblemente difícil. La historia de la vida de John Lewis es suficiente para demostrarlo: fue abusado verbalmente, agredido violentamente y arrestado 40 veces. Quizás te preguntes si estarías dispuesto a hacer un sacrificio similar en nombre de la humanidad. ¿Vale la pena el riesgo de una recompensa que quizás ni siquiera vivas para ver? Pero esa es una pregunta que todos deben hacerse y responder por sí mismos.

John Lewis creía que todos tenemos una chispa de lo divino dentro de nosotros: nuestra propia luz. Esta chispa toma diferentes formas para cada uno de nosotros, ya que todos tenemos diferentes dones. Lewis usó su vida como una misión para animar a sus semejantes a transformar sus propias chispas en llamas. Creía que nuestro propósito en la vida era expresar plenamente nuestros dones para que otros pudieran ver su propio potencial para brillar. 

Dejar que su propia luz brille es una herramienta poderosa para el activismo radical

Pero inspirar a la gente a dejar brillar su propia luz no empezó con John Lewis. Creía que el objetivo final de los fundadores de Estados Unidos era similar, es decir, facilitar, no obstaculizar, el camino de cada ciudadano para perseguir sus sueños. 

El movimiento de derechos civiles avanzó esta narrativa de una manera crucial. La lucha del movimiento fue para corregir la idea equivocada de que algunas personas tienen más luz que otras y, por lo tanto, son más merecedoras que otras. Hicieron algunos avances importantes, pero la batalla aún no se ha ganado. Los activistas de hoy del Movimiento Occupy, la Primavera Árabe o Black Lives Matter están librando las mismas batallas que se libraron durante el movimiento de derechos civiles. 

Todos en estos movimientos han asumido la responsabilidad de usar su propia luz para disipar las fuerzas de división y destrucción. Tú también tienes la opción. 

John Lewis sabía que con la inacción, la oscuridad solo se hace más fuerte. Por eso dedicó su vida a la lucha. Sus acciones, y todas nuestras, protegen el poder de la luz en este planeta. Las acciones positivas solo crean espacio para más luz. 

Entonces, ¿cuál será tu elección?

8 lecciones esenciales de John Lewis y su lucha pacífica en favor de los derechos civiles 10

Biografía completa de John Lewis

El humilde hijo de un arrendatario pobre. Un valiente activista por los derechos civiles. Un congresista influyente de los Estados Unidos. Estas son algunas de las muchas formas de describir al difunto John Lewis. 

Una vida tan extraordinaria merece un relato completo, y His Truth Is Marching On (creado por Jon Meachan y el propio John Lewis) ofrece todos los detalles. Gracias a estas claves, obtendrá suna visión íntima del viaje personal y político de Lewis. También aprenderá cómo un joven de Alabama se inspiró para luchar por la justicia en el movimiento de derechos civiles y cómo siguió esa pasión hasta los pasillos del poder.

Este relato cercano y sincero de la vida de Lewis se basa en innumerables horas de entrevistas y reportajes en profundidad. Presenta una historia apasionante de cómo las convicciones y la determinación de un hombre cambiaron el curso de la historia.

John Lewis aprendió a conectar la fe y la justicia

Agosto de 1955 en Money, Mississippi, un niño negro de 14 años llamado Emmett Till es acusado de silbar a una mujer blanca. Es golpeado hasta morir por una multitud blanca; el linchamiento queda impune.

Diciembre de 1955 en Montgomery, Alabama, una mujer negra llamada Rosa Parks se niega a ceder su asiento en un autobús segregado. Ella es arrestada y acusada, pero continúa liderando un boicot de meses del sistema de autobuses.

Febrero de 1956 en Tuscaloosa, Alabama, una mujer negra llamada Autherine Lucy intenta asistir a clases en la Universidad de Alabama. Una turba blanca la ataca y la arroja piedras y fruta podrida.

Este es el sur de Estados Unidos a mediados de la década de 1950. Es un momento y un lugar donde el racismo y la segregación abiertos son la norma. Pero también está lleno de personas valientes que luchan contra estas injusticias.

John Lewis nació en las afueras de Troy, Alabama, en febrero de 1940. Sus padres eran aparceros y la familia se ganaba la vida a duras penas criando pollos, algodón y maíz. Su casa era pequeña, tres habitaciones sin electricidad ni agua corriente, y todos los niños tenían que echar una mano en la granja. Pero a pesar de lo difícil que era la vida en casa, era aún peor en el mundo.

Era la era de Jim Crow y Alabama, como otros estados del sur, estaba segregada. Los afroamericanos se vieron obligados a usar instalaciones inferiores separadas, enfrentaron duras barreras para votar y recibieron poca protección contra la violencia racista. Esta realidad no pasó desapercibida para Lewis, quien sintió la injusticia de primera mano cuando vio lo deteriorada que estaba su escuela en comparación con la de los niños blancos.

Un rayo de esperanza vino de su fe. La familia de Lewis asistió a la iglesia episcopal metodista africana de Macedonia. Amaba la comunidad y el ritual, pero amaba sobre todo la predicación. Cuando era niño, estaba tan inspirado que practicaba dando sermones conmovedores a las gallinas en la granja.

En 1955, la fe de Lewis dio un nuevo giro cuando escuchó por primera vez a Martin Luther King Jr. dar un sermón en la radio. King habló del evangelio social, una doctrina que decía que un verdadero cristiano no solo se preocupa por el cielo, sino que también se dedica a mejorar las condiciones aquí en la tierra. 

Las palabras de King sobre la lucha por la justicia, la igualdad y la dignidad tocaron la fibra sensible de Lewis. El movimiento por los derechos civiles se estaba gestando a su alrededor, y las enseñanzas de King parecían ser el camino correcto a seguir.

Lewis aprendió a aplicar la no violencia como estrategia de protesta

La escena comienza con calma. Un grupo de estudiantes negros, vestidos con sus mejores galas dominicales, entran a los grandes almacenes Woolworths en el centro de Nashville, Tennessee. Se sientan en el mostrador del almuerzo y tratan de ordenar. Ahí es cuando las cosas se ponen feas.

El mostrador está separado y la camarera les dice a los estudiantes que se vayan, pero no lo hacen. Una multitud de hombres blancos se reúne, gritando insultos y amenazas. Aún así, los estudiantes permanecen. 

Entonces, la multitud se vuelve más agresiva. Atacan a los estudiantes y los queman con cigarrillos, pero los estudiantes no se mueven. Cuando aparece la policía, hacen a un lado a los atacantes y arrestan a los estudiantes por «conducta desordenada».

A lo largo de 1960, se llevaron a cabo sentadas como esta en todo el sur, mientras Lewis y otros activistas de derechos civiles adoptan una estrategia de resistencia no violenta para protestar contra la segregación.

En septiembre de 1957, Lewis siguió su pasión por la predicación al inscribirse en American Baptist, un seminario en Nashville. Mientras continuaba estudiando el evangelio social, conoció a otros estudiantes que también querían aplicar su fe para acabar con la segregación. Aún así, no les quedó claro cómo proceder en su lucha por la justicia.

Eso cambió en 1958 cuando el reverendo James Lawson Jr. visitó la escuela. Lawson era un pacifista comprometido que había estudiado con Gandhi. En una serie de talleres, le enseñó a Lewis y a otros estudiantes del sur que era posible transformar la sociedad a través de la resistencia pasiva. Argumentó que podían enfrentar el odio con amor y forzar el cambio político con manifestaciones no violentas.

En 1960, Ella Baker, una estudiante inspirada por este mensaje, fundó el Comité Coordinador Estudiantil No Violento, o SNCC. El SNCC puso en práctica la doctrina de Lawson organizando sentadas no violentas en empresas segregadas. Lewis se unió a la organización, y en febrero de ese año dirigía sus propias sentadas en los mostradores de almuerzo y en los cines de Nashville.

Por supuesto, estas protestas no fueron fáciles. Lewis y sus compañeros de estudios enfrentaron duras represalias. La policía y el público los atacaban y golpeaban con regularidad. En un horrible incidente, el dueño de un restaurante blanco encerró a Lewis y su amigo cercano James Bevel adentro e inundó el edificio con gas venenoso.

A pesar del dolor y el peligro, Lewis continuó organizándose y participando en estas protestas no violentas. Primero, fueron ignorados. Pero lentamente, las manifestaciones empezaron a tener un impacto, a ganar atención nacional y a construir un movimiento.

Freedom Rides

Si ingresa a una estación de autobuses Greyhound hoy, verá áreas de espera, mostradores de almuerzo y baños llenos de una mezcla diversa de personas. Todos comparten el mismo espacio y viajan uno al lado del otro. Si bien esto puede parecer una escena mundana, en la década de 1960 todavía era un sueño lejano.

En diciembre de 1960, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que todas las instalaciones de viaje interestatales, incluidas las estaciones de autobuses, debían eliminarse de la segregación. Pero a pesar del fallo de la corte, las áreas en Jim Crow South todavía estaban divididas por color de piel.

Así, en 1961 el SNCC organizó una serie de viajes en autobús para poner a prueba la sentencia. En estos “paseos por la libertad”, activistas blancos y negros viajaban juntos por el sur e integraban estaciones en el camino. Uno de estos Freedom Riders fue John Lewis.

Cuando Lewis se enteró por primera vez de los Freedom Rides en marzo de 1961, supo que tenía que brindar su apoyo. Entonces, en abril de ese año, viajó a Washington, DC para unirse a uno de los primeros autobuses. A su llegada, fue emparejado con Albert Bigelow, un cuáquero blanco. Juntos, viajarían con una docena de activistas más hasta Nueva Orleans. Fue un viaje que puso a prueba la no violencia.

Los Freedom Riders encontraron su primer problema en Rock Hill, Carolina del Sur, un punto de acceso del Ku Klux Klan. Allí, Lewis y Bigelow fueron golpeados por una banda de hombres blancos locales por intentar integrar la zona de espera de la estación de autobuses. Heridos y ensangrentados, los dos se negaron a presentar cargos. En cambio, ofrecieron a sus agresores perdón y amor.

A medida que los Jinetes se aventuraron más hacia el sur, encontraron una resistencia más violenta. Fuera de Anniston, Alabama, miembros del Klan atacaron y bombardearon un autobús. En Birmingham, Alabama, los Riders fueron atacados por una turba violenta. Después de este incidente, Bull Connor, el comisionado de Seguridad Pública notoriamente racista de Birmingham, expulsó personalmente a los Riders del estado y los abandonó al costado de una carretera. Sin inmutarse, regresaron al día siguiente para continuar el viaje.

A medida que avanzaban los Freedom Rides, llamaron la atención nacional sobre el brutal racismo del Sur. Finalmente, las cosas se pusieron tan calientes que el presidente John F. Kennedy tuvo que enviarles protección de la Guardia Nacional. Por fin, las cuestiones de derechos civiles estuvieron a la vanguardia de las preocupaciones de la nación. Lewis estaba ansioso por continuar la pelea.

El discurso completo de la Marcha sobre Washington

Un estudiante desconocido pasa de ser golpeado en estaciones de autobuses y grandes almacenes a sentarse en la Casa Blanca con el presidente de Estados Unidos. El escenario parece imposible, pero esta era la realidad para Lewis. 

En junio de 1963, fue elegido presidente del SNCC. En este papel destacado, viajó con Martin Luther King Jr. y otros líderes para reunirse con el presidente Kennedy. El tema de discusión fue la próxima marcha en Washington. 

El presidente pensó que la demostración era demasiado, demasiado pronto. Le preocupaba que frenaría la aprobación de la propuesta Ley de Derechos Civiles, que se estaba debatiendo en el Congreso. 

King no estuvo de acuerdo. Para él, la marcha era necesaria. Y aunque estaba dispuesto a comprometerse con algunos detalles, quería que la marcha continuara, con Lewis, su joven protegido, como orador destacado.

En el verano de 1963, el movimiento de derechos civiles estaba en pleno apogeo. El SNCC y otras organizaciones continuaron realizando manifestaciones pacíficas en todo el país. Aún así, en el sur, y especialmente en Birmingham, la policía atacó violentamente a los activistas con perros feroces y rociadores de manguera contra incendios.

En medio de este caos, la administración Kennedy estaba tratando de aprobar lo que se convertiría en la Ley de Derechos Civiles de 1964. Esta ley tenía como objetivo reducir la segregación y garantizar la igualdad de acceso a los derechos de voto. Pero el Congreso tardó en aprobar la legislación. Para presionar a los legisladores, King, Philip Randolph, Bayard Rustin y otros activistas organizaron la Marcha sobre Washington.

La Marcha tuvo lugar en agosto de 1963 y contó con la presencia de cientos de miles de personas. Lewis, como jefe del SNCC, fue llamado a pronunciar un discurso, ¡y lo hizo! En un conmovedor discurso de siete minutos, exigió que los líderes cumplan sus promesas de buscar la igualdad económica y social, y los instó a dejar de aplazar la acción. Tenía solo 23 años.

Hoy, la Marcha sobre Washington se considera un punto de inflexión en el movimiento de derechos civiles. Pero fue controvertido en ese entonces. Según las encuestas, solo una cuarta parte de los estadounidenses aprobó la marcha; casi el 75 por ciento pensó que dañaría la causa. Ahora, varias décadas después, el pueblo estadounidense ha llegado a comprender el coraje y la urgencia moral de Lewis y los otros oradores que subieron al podio ese día. 

1964 puso a prueba el movimiento de derechos civiles

15 de septiembre de 1963. Lewis, todavía lleno de energía por la Marcha sobre Washington, regresa a Alabama para un breve descanso. Apenas tiene tiempo de recuperar el aliento cuando llega la noticia: ha habido una explosión en Birmingham.

Los detalles son espantosos. El domingo por la mañana temprano, miembros del Ku Klux Klan detonaron una bomba en la Iglesia Bautista de la Calle 16, una iglesia negra en el centro de Birmingham, que había estado llena para el Día de la Juventud. El espantoso ataque mató a cuatro niñas e hirió a decenas de personas. 

Si bien el movimiento se había enfrentado a la violencia antes, este fue, con mucho, el ataque más brutal. Desafortunadamente, la tragedia fue solo el comienzo de más dificultades por venir. Para Lewis y otros líderes de derechos civiles, 1964 sería otro año de luchas.

Las secuelas de la Marcha sobre Washington fueron un momento particularmente desafiante para el movimiento de derechos civiles. Los meses que siguieron trajeron tanto victorias como reveses. El atentado de Birmingham en septiembre fue seguido por el asesinato del presidente Kennedy en noviembre. Luego, en julio siguiente, el presidente Lyndon B. Johnson, o LBJ, promulgó la histórica Ley de Derechos Civiles de 1964.

Lewis pasó el verano de 1964 en Mississippi, trabajando en la iniciativa Freedom Summer de SNCC para registrar votantes negros. Allí también ocurrió la tragedia. En junio, tres activistas del SNCC fueron secuestrados y asesinados. Este continuo derramamiento de sangre hizo que algunos activistas cuestionaran el compromiso del movimiento con la no violencia, que otros líderes, como Malcolm X, criticaron por ineficaz. Pero Lewis mantuvo la fe en el enfoque.

Durante este tiempo, LBJ demostró ser un aliado complicado. Si bien defendió y firmó la Ley de Derechos Civiles, temió una reacción política de los conservadores. También le preocupaba perder las próximas elecciones ante Barry Goldwater. Entonces, en 1964, cuando los activistas presionaron por delegaciones integradas en la Convención Demócrata, él retuvo su apoyo. Para Lewis, esto fue una traición.

La brecha entre LBJ y Lewis solo creció en torno a la política exterior. Mientras LBJ amplió la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, el SNCC denunció oficialmente el conflicto. Como pacifistas, no sentían que fuera correcto luchar por los derechos civiles en casa mientras mataban a otros en el extranjero. Lewis incluso protestó contra el reclutamiento registrándose como objetor de conciencia. 

Aún así, a pesar de sus diferencias, tanto Lewis como el presidente se mantuvieron hablando. Sabían que tenían que trabajar juntos en los próximos años.

La marcha de Lewis en Selma

El camino desde la pequeña ciudad de Selma, Alabama hasta la capital del estado, Montgomery, recorre 54 millas por la autopista 80. En un día cualquiera, es una caminata agotadora. Pero el 7 de marzo de 1965 no fue un día cualquiera. 

En este domingo en particular, Lewis y más de 600 otros activistas de derechos civiles planearon marchar por toda la ruta para protestar por las injustas barreras al voto que enfrentan los afroamericanos. George Wallace, el gobernador segregacionista de Alabama, estaba decidido a detenerlos por cualquier medio necesario. 

Lo que sucedió fue un ataque salvaje, ahora conocido como «Domingo Sangriento», que conmocionó a la nación, y al presidente Johnson, a la acción.

Si bien la Ley de Derechos Civiles de 1964 hizo algunos gestos para poner fin a la discriminación racial, no fue lo suficientemente lejos. Muchos estados del sur todavía encontraron formas de excluir a los afroamericanos de las urnas, como imponiendo pruebas de alfabetización, cerrando oficinas de registro y tolerando la intimidación de los votantes. Los líderes de derechos civiles querían una nueva legislación para abordar directamente estas lagunas.

Para forzar la acción, los líderes planearon una marcha de Selma a Montgomery. Y aunque la procesión fue completamente pacífica, todavía se recibió con extrema fuerza. Mientras los manifestantes intentaban cruzar el puente Edmund Pettus de Selma, un ejército de policías estatales les bloqueó el paso. Usando palos de noche, gases lacrimógenos y otras armas, la policía agredió sin piedad a la multitud, incluidos mujeres y niños. El propio Lewis quedó inconsciente a golpes y sufrió una fractura de cráneo y una conmoción cerebral grave. 

Mientras la nación veía el horror en las noticias, LBJ utilizó el incidente para impulsar una nueva ley más fuerte, una que prohibiría las tácticas clandestinas que los segregacionistas usaban para reprimir el voto. En un discurso ante el Congreso la semana siguiente, imploró a los legisladores que se enfrenten a la injusticia y hagan lo correcto. La presión combinada de protestas y maniobras políticas funcionó; el 6 de agosto de 1965 se promulgó la Ley de Derechos Electorales. 

Aunque LBJ oficializó la legislación, reconoció a los manifestantes decididos y valientes por hacer el trabajo real. El día que se firmó la ley, invitó a Lewis y a otros activistas a la Casa Blanca. Los felicitó por sus esfuerzos y luego les pidió un favor. «Voy a firmar este acta», le dijo a Lewis. «Ahora, John, tienes que regresar y registrar a todas esas personas».

Lewis llevó su espíritu de lucha a su carrera política

Multitudes de jóvenes están en las calles. Marchan, cantan y reclaman sus derechos. Esto no es Nashville en 1957 o Selma en 1965. Esto es Washington, DC en 2020. 

Unas semanas antes, la policía de Minneapolis, Minnesota, mató a un hombre negro llamado George Floyd. Ahora, una nueva generación de activistas lucha por la justicia. 

Lewis, que ahora tiene 80 años, es demasiado mayor para unirse a ellos. Pero, temprano a la mañana siguiente, sale a la calle 16th Street NW para examinar su trabajo: un enorme mural que explica su mensaje: Black Lives Matter. Para Lewis, la vista es alentadora. Dedicó su vida a luchar por la justicia, y aunque el trabajo no está completo, sabe que la lucha continuará.

Después del éxito de Lewis en Selma, el movimiento de derechos civiles entró en una nueva fase. Con los derechos constitucionales básicos vigentes, un nuevo grupo de activistas estaba ansioso por luchar contra las formas más sutiles y estructurales de racismo en la sociedad. Nuevos líderes, como Stokely Carmichael, tomaron el control del SNCC y empujaron más allá de las prácticas silenciosas de la no violencia. En cambio, abogaron por el poder negro y una reforma económica más directa.

Lewis también ajustó su enfoque y se involucró más en la política electoral. En 1968, trabajó en la promoción de votantes negros para la campaña presidencial de Robert Kennedy. En 1977, se postuló para el Congreso y perdió. Como nadie que se rindiera, ganó un escaño en el Concejo Municipal de Atlanta en 1981. Luego, en 1986, derrotó a su viejo amigo Julian Bonds para asegurarse un lugar en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, que representaba al quinto distrito del Congreso de Georgia.

Como congresista, Lewis mantuvo su enfoque en los derechos civiles y nunca perdió su habilidad para la acción directa. Como político nacional, todavía se hizo tiempo para manifestaciones pacíficas y fue arrestado varias veces en protestas y sentadas a lo largo de su carrera. Fue arrestado dos veces en la embajada de Sudáfrica en Washington, DC por protestar contra el apartheid y dos veces más en la embajada de Sudán por protestar por el genocidio en Darfur. Incluso realizó una sentada extendida en Capitol Hill a favor de la reforma migratoria.

Lewis murió el 17 de julio de 2020. Incluso antes de su fallecimiento, fue reconocido como una figura fundamental en la historia de Estados Unidos. En una conmemoración de las marchas de Selma en 2015, el presidente Obama agradeció a Lewis y dijo: “Nuestro trabajo es más fácil porque alguien ya nos ayudó a atravesar ese primer kilómetro. Alguien ya nos ayudó a cruzar ese puente «.