Hablando de intolerancia: ¿cómo somos en la práctica en Europa? Estos mapas nos lo muestran

Con las imágenes de Charlottesville aún en la retina, Europa observa con preocupación al otro lado del Atlántico la institucionalización del discurso del odio que parece intentar imponer Donald Trump. A este lado, con la amenaza terrorista recientemente reavivada en Barcelona y el debate sobre migración más presente que nunca en la actualidad europea, es el momento de mirarnos al espejo y hacernos esta pregunta:

¿Somos racistas en la práctica en Europa?

¿Somos realmente tan tolerantes como pensamos con otras etnias y grupos religiosos?

Medir el grado de intolerancia de una nación es un asunto harto complicado. En 2015, la Comisión Europea recopiló datos sobre la actitud de los ciudadanos de los 28 miembros de la UE ante diferentes etnias y credos para analizarlos. Para que las respuestas sean honestas y creíbles, la pregunta elegida por los investigadores planteó el tema en el ámbito personal y no tanto en el ideológico o moral:

“¿Te sentirías cómodo si uno de tus hijos tuviera una relación con una persona negra, una persona asiática, un musulmán o un judío?”

A partir de estos datos recopilados por este estudio, un usuario de Reddit, Bezzleford, ha elaborado esta serie de interesantes mapas que dan una idea el grado de tolerancia (e intolerancia) por país en la UE.

¿Te sentirías cómodo si uno de tus hijos tuviera una relación con una persona negra?

Mapa: Bezzleford

¿Te sentirías cómodo si uno de tus hijos tuviera una relación con una persona asiática?

Mapa: Bezzleford

¿Te sentirías cómodo si uno de tus hijos tuviera una relación con un musulmán?

Mapa: Bezzleford

¿Te sentirías cómodo si uno de tus hijos tuviera una relación con un judío?

Mapa: Bezzleford

Un vistazo general a estos mapas nos proporciona algunas interpretaciones significativas.

En líneas generales, la actitud de los ciudadanos europeos en estos casos concretos es relativamente tolerante (más del 60% de la población se sentiría cómoda en estos casos), aunque la discriminación sigue siendo generalizada.

España se encuentra en todos los casos a la cabeza de los países más tolerantes.

Un grupo de países del este de Europa, como República Checa, Eslovaquia, Lituania, Letonia, Estonia, Rumanía, Bulgaria, Grecia, parecen tener una actitud menos tolerante que sus conciudadanos más occidentales.

La actitud hacia los musulmanes es considerablemente menos tolerante que en el resto de casos analizados. El discurso del odio promovido por la ultraderecha parece estar haciendo mella en la ciudadanía europea, incluso en países tradicionalmente tolerantes como Finlandia.

De todos es sabido que el yihadismo representa una proporción residual de los musulmanes, que la gran mayoría de atentados yihadistas los sufren países musulmanes y que, consecuentemente, la actitud de los musulmanes ante el yihadismo es extremadamente negativa. No es el objeto de este texto ahondar sobre el fenómeno de la islamofobia, pero es necesario señalar que los movimientos racistas en Europa se retroalimentan y rentabilizan el sufrimiento de sus propios ciudadanos.

Según el estudio original, menos de la mitad de los encuestados declararon que aprobarían que sus hijos salieran con una persona gitana o incluso con una persona transgénero. A pesar de que la discriminación sigue siendo generalizada en algunas regiones, la mayoría de los encuestados también se mostró de acuerdo con la introducción de nuevas medidas para proteger a las minorías, lo que muestra que la UE sigue siendo un buen ejemplo para el resto del mundo en cuestiones de derechos humanos.

En cualquier caso, las cifras no invitan a un optimismo excesivo. Queda trabajo por hacer en determinados países, y sobre todo con respecto a la imagen del colectivo musulmán.

Más información sobre este estudio: Comisión Europea – Opinión Pública.

¿Qué habrías respondido tú?

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!