Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 1

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo

Todos nacemos con un instinto de lenguaje que está integrado en nuestro cerebro. Nuestra habilidad para el lenguaje es mucho más profunda que la gramática que nos enseñan en la escuela, y probablemente sea una de las razones de nuestra supervivencia continua como especie.

La dificultad de aprender otro idioma varía, como es evidente, en función de cuál es nuestra lengua materna. Si nuestra lengua materna está dentro de la familia de lenguas indoeuropeas entonces nos resultará más fácil aprender otra lengua de la misma familia. Pero si no lo está entonces la cosa es probable que se complique un poco.

El español es parte de la familia de lenguas románicas y se relaciona con la mayoría de los idiomas europeos por descendencia o influencia. Las lenguas románicas (o romances) forman el grupo de lenguas con mayor inteligibilidad mutua, es decir, los hablantes de una lengua romance pueden entenderse entre sí -especialmente en su forma escrita- sin la necesidad de tener estudios o conocimientos especiales de esas otras lenguas. Por ejemplo, según los datos de Ethnologue, existe un grado de similitud léxica de 89% entre español y portugués; 85% entre español y catalán, y 82% entre español e italiano.

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 2

Idiomas en función de la dificultad de aprenderlos

El Instituto del Servicio Exterior del Departamento de Estado de EE.UU. ha dividido los idiomas en función de la dificultad de aprenderlos, basándose en la cantidad de tiempo que tarda un hablante nativo norteamericano en dominar el habla y la lectura. La academia de idiomas Voxy los recopila en un informe en el que se vale de fuentes como Interagency Language Roundtable, Al-bab.com, MyLanguages.org, Google Translate, Ethnologue.com, el propio Instituto del Servicio Exterior y Wikipedia.

El estudio concluye que la dificultad para aprender cada lengua depende de múltiples factores:

  • Lo cerca que esté del idioma nativo o de otros que conozcas
  • Lo complejo que sea
  • Cuántas horas a la semana dedicas a aprenderlo
  • Los recursos de aprendizaje del idioma disponibles
  • La motivación

Teniéndolos todos en cuenta, éstos son los resultados del informe:

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 3

Idiomas más fáciles

Entre los idiomas «estrechamente relacionados» con el inglés se encuentran el español (con 329 millones de hablantes en el mundo), el portugués, el francés, el italiano, el rumano, el nerlandés, el sueco, el afrikaans y el noruego.

Para dominar estos idiomas, un hablante nativo inglés necesitaría entre 22 y 23 semanas, y entre 575 y 600 horas de clase.

Idiomas con dificultad media

En la dificultad media se encuentran el hindi, el ruso, el vietnamita, turco, polaco, el tailandés, serbio, griego, hebreo y finés (idioma suomi).

Para que el hablante de inglés llegara a dominar estos idiomas necesitaría 44 semanas y unas 1.110 horas de clase.

Idiomas más difíciles

Y en la parte alta de la tabla, que corresponde a aquellas lenguas que son díficiles de aprender para un hablante nativo de inglés, se encuentran el árabe, el chino, el japonés y el coreano.

Llegar a dominarlos llevaría al menos 88 semanas (1,69 años) y un total de 2.200 clases.

Voxy.com, partiendo de los resultados del informe realizó esta infografía para ponerlo más claro (vía The Cultureist), clasificando los idiomas según el nivel de dificultad.

voxy language graphic

Pero en un post realizado por el blog Claritaslux.com, y que tuvo un alud de comentarios al respecto, pintan la cosa un poco diferente. En forma de pirámide incluyeron en la parte superior las lenguas más difíciles, y a medida que se descendía hacia la base el nivel de dificultad de aprendizaje iba bajando.

¿Cuál es la lengua más difícil de aprender del mundo?

Es fácil observar cómo en la cúspide de la pirámide se incluye como lengua más difícil de aprender el polaco: «Tiene siete casos, siete géneros y una pronunciación muy difícil. El hablante medio de inglés habla con fluidez su lengua a la edad de 12, por el contrario, el hablante polaco promedio es fluido en su lengua después de 16 años de edad.»

Le seguirían en la pirámide en dificultad el finlandés, el húngaro y el estonio. Luego vendrían el ucraniano, el ruso y el árabe, seguidos del chino y el japonés. Más abajo estarían el hindi y el suajili. Al final de la pirámide se encontrarían el alemán y las lenguas románicas como el francés, español e italiano. Cerraría la lista el inglés.

tumblr_mue4e2W2GZ1r6wb35o1_500

¿Cuál crees tú que es el idioma más difícil de aprender?

muhimu

Descubre por qué es tan fácil aprender el idioma materno

¿Por qué tomas tu lengua materna con tanta naturalidad, mientras que intentar aprender idiomas en la edad adulta a veces te sientes como golpearte la cabeza contra una pared?

¿Y por qué, salvo las confusiones y malentendidos comunes, somos tan hábiles para comunicarnos entre nosotros casi sin esfuerzo?

Las respuestas a estas preguntas se encuentran en la naturaleza del lenguaje y nuestra habilidad innata para comunicarnos con palabras: nuestro instinto de lenguaje.

En este artículo aprenderás cómo está estructurado el lenguaje y por qué los seres humanos son especialmente buenos para aprenderlo. Además, aprenderá todo sobre la neurociencia detrás de nuestras increíbles habilidades lingüísticas.

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 4

Todos nacemos con instinto lingüístico

Piense por un momento en lo fácil que es convertir los pensamientos en su cabeza en oraciones significativas. ¿De dónde vino esta habilidad? Si bien muchas personas creen que aprendemos gramática en el aula, ¡nuestro conocimiento de ella precede al momento en que nacemos!

De hecho, los niños muy pequeños tienen una comprensión innata de la estructura gramatical que no podrían haber aprendido. La idea de que las reglas gramaticales están programadas en el cerebro fue propuesta por primera vez por el famoso lingüista Noam Chomsky en su teoría de la gramática universal .

Según Chomsky, los niños no aprenden a hablar de sus padres ni de nadie más, sino más bien usando su habilidad gramatical innata. Como consecuencia, razonó Chomsky, todos los lenguajes tienen la misma estructura básica subyacente.

Uno de los principales argumentos de Chomsky para esto es la pobreza del estímulo , que demuestra que los niños comprenden las estructuras de verbos y sustantivos que no podrían haber aprendido.

Por ejemplo, para convertir la frase “un unicornio en el jardín” en una pregunta, simplemente debes mover el “es” al principio de la oración. Sin embargo, para la frase «un unicornio que está comiendo una flor está en el jardín», debe reorganizar más que el primer «es» para convertir la frase en una pregunta. Para hacer una oración gramaticalmente sólida, debes mover el segundo «es».

Chomsky afirmó correctamente que los niños nunca cometerían el error de aplicar mal la primera estrategia para crear una pregunta en la segunda oración, más compleja. En experimentos posteriores, ningún niño movió el «es» incorrecto, incluso con oraciones que nunca antes hubieran escuchado.

Además, los niños sordos utilizan la gramática correcta en sus señas sin ni siquiera estudiarla.

Los psicólogos estudiaron a un niño sordo llamado Simon, cuyos dos padres sordos solo aprendieron el lenguaje de señas en la edad adulta y, por lo tanto, cometieron varios errores gramaticales.

Simon, por otro lado, no cometió los mismos errores, a pesar de que solo estuvo expuesto al estilo de señas de sus padres. La única forma de explicar esto es que Simon tenía un conocimiento innato de gramática que le impedía cometer los errores de sus padres.

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 5

La idea popular de que nuestras palabras afectan nuestra percepción es falsa

A pesar de su popularidad, no hay base para lo que se conoce como relatividad lingüística , es decir, la idea de que la estructura de nuestro idioma influye en la forma en que percibimos y entendemos el mundo. La relatividad lingüística también se llama Hipótesis de Whorf, en honor al lingüista Benjamin Whorf.

Whorf era un erudito aficionado de las lenguas nativas americanas e hizo varias afirmaciones de que los nativos americanos veían el mundo de manera diferente debido a la estructura y el vocabulario de su idioma.

Por ejemplo, «un manantial que gotea» se traduce literalmente como «la blancura se mueve hacia abajo» en un dialecto de Apache. Según Whorf, esta discrepancia indica que los apaches no perciben el mundo en términos de objetos o acciones distintos.

Sin embargo, otros psicolingüistas se apresuraron a señalar que Whorf nunca estudió a los apaches en persona. De hecho, ¡ni siquiera está claro si alguna vez conoció a uno!

También tradujo oraciones de formas que las hacían parecer mucho más místicas de lo que realmente eran. Pero puedes hacer lo mismo con cualquier idioma. Por ejemplo, la frase «él entra» podría modificarse fácilmente a algo místico, como «a medida que avanza la masculinidad solitaria, las piernas».

Por extensión, algunos sostienen la opinión de que las personas ven los colores de manera diferente según su lengua materna. Algunas culturas, por ejemplo, tienen sólo dos palabras de color: «negro» (tonos oscuros) o «blanco» (tonos claros).

Pero, ¿significa esto que ven solo dos colores? ¡Apenas! Sería absurdo pensar que el lenguaje pudiera de alguna manera llegar a sus globos oculares y modificar su fisiología.

A pesar de esto, la creencia en la relatividad lingüística sobrevive gracias a los mitos urbanos. The Great Eskimo Vocabulary Hoax, por ejemplo, demuestra cuán infundada es la relatividad lingüística.

La creencia popular es que los esquimales tienen muchas más palabras para nieve que las que se encuentran en inglés. Los expertos dicen que en realidad tienen 12, una gran discrepancia con las muchas variaciones en inglés de la palabra, como nieve, aguanieve, aguanieve, granizo, etc.

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 6

El lenguaje se basa en dos principios

Entonces, ¿cómo es que nos comunicamos tan fácilmente entre nosotros? Bien, el lenguaje humano sigue dos principios que facilitan la comunicación.

 arbitrariedad del signo

El primer principio es la arbitrariedad del signo. Esta idea, introducida por primera vez por el lingüista suizo Ferdinand de Saussure, se relaciona con la forma en que emparejamos un sonido con un significado. Por ejemplo, la palabra “perro” no suena como un perro, no ladra como un perro ni camina como un perro. La palabra no tiene «dogness» inherente, pero no obstante conserva su significado.

¿Por qué?

Bueno, todos los angloparlantes hacen la misma asociación entre el sonido «perro» y el mejor amigo del hombre a través de innumerables casos de aprendizaje de memoria.

La arbitrariedad del signo es un gran beneficio para las comunidades lingüísticas, ya que les permite transferir ideas casi instantáneamente sin tener que racionalizar el emparejamiento de un sonido particular con un significado particular.

uso infinito de medios finitos

El segundo principio es que el lenguaje hace un uso infinito de medios finitos . En términos comunes: tenemos un conjunto finito de palabras que podemos combinar para crear un número infinito de cosas más grandes, es decir, oraciones.

Damos sentido a estas infinitas combinaciones posibles estableciendo reglas que gobiernan los cambios en las combinaciones de palabras. Por ejemplo, ¿cuál es la diferencia entre «el perro muerde al hombre» y «el hombre muerde al perro»?

Aparte de que uno es un hecho cotidiano desafortunado y el otro es de interés periodístico, la diferencia radica en la gramática fundamental que rige el significado.

Cada una de las palabras en “perro muerde al hombre” tiene su propio significado individual que no depende de la oración completa. La gramática es lo que nos permite ordenar estas palabras en combinaciones específicas para evocar imágenes y significados específicos.

Hay un número finito de palabras, pero la gramática nos da un número infinito de formas de combinarlas.

La gramática recibe toda la atención, pero las palabras también son interesantes

Por mucho que estemos compuestos por células, que a su vez están compuestas por partículas más pequeñas, las oraciones y frases están compuestas por palabras, que a su vez están formadas por pequeños fragmentos de información gramatical llamados morfemas . Estos morfemas se rigen por las reglas de la morfología .

Tome la palabra hipotética wug , por ejemplo. «Wug» es un morfema. Al agregar el morfema de pluralización, el sufijo -s, al final de un «wug», terminamos con un grupo de wugs.

Entonces parece que hay una regla para crear plurales para sustantivos: agregar el morfema -s.

Sorprendentemente, no aprendimos esta regla de niños, como lo demostró el psicolingüista Jean Gleason.

En un experimento, mostró un dibujo a niños en edad preescolar y les dijo: «Esto es un wug». Luego les mostró dos wugs y preguntó: “Ahora tenemos dos, así que tenemos. . . ? «

¿El resultado? Todos los niños agregaron el sufijo -s. Es imposible que un niño haya aprendido la palabra «wugs» antes, lo que indica que debemos tener una capacidad innata para formar plurales y que tenemos reglas mentales para generar nuevas palabras.

Podemos aprender más sobre los morfemas observando las diferencias entre los idiomas. El inglés, por ejemplo, se dice a menudo que es más simple que el alemán, pero la diferencia es solo morfológica.

O tome el idioma tanzano Kivunjo. En términos de morfología flexional , el lenguaje es bastante sofisticado.

En Kivunjo, los verbos pueden estar formados por siete prefijos y sufijos, todos los cuales son morfemas, que cambian el significado del verbo. La palabra «naikimlyiia», que significa «comer», es una elaboración del verbo «-lyi-«. Las combinaciones de letras adicionales son varios morfemas.

Compare esto con el inglés, donde la mayoría de los verbos tienen sólo cuatro formas (por ejemplo, quack, quacks, quacked, quacking).

Sin embargo, lo que el inglés carece de inflexión lo compensa con una morfología derivada : la creación de nuevas palabras a partir de las antiguas. Por ejemplo, al agregar el sufijo «-able» a la palabra «aprender», crea una nueva palabra: aprendible.

Ahora que sabe más sobre la forma en que se estructuran los idiomas, las siguientes claves examinarán por qué nos resulta tan fácil comunicarnos entre nosotros.

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 7

Nuestra capacidad para comprender el habla es como un sexto sentido

¿Cómo es posible que podamos llevar a un hombre a la luna y, sin embargo, ser incapaces de construir una computadora que repita lo que decimos?

El habla, a diferencia del lenguaje escrito, no tiene pausas claramente delimitadas entre palabras.

La conexión fluida y perfecta entre las palabras pronunciadas es esencialmente una serie de fonemas o unidades de sonidos que forman un morfema. Estos fonemas corresponden aproximadamente al alfabeto, por lo que si piensa en todos los sonidos cuando deletrea bat, cada sonido es un fonema.

Cada fonema tiene su propia firma acústica única. Por ejemplo, la palabra «ritmo» se compone de tres sonidos («b», «ea» y «t»), cada uno con su propia onda de sonido única. Entonces, ¿no podríamos simplemente programar una computadora para reconocer estas ondas sonoras y recitarnos la palabra «latido»?

Desafortunadamente no, debido a un fenómeno llamado coarticulación , el proceso por el cual los sonidos de cada fonema se mezclan entre sí mientras hablamos.

Cuando dices la palabra «latido», los tres sonidos que componen la palabra no son distintos y están influenciados por los sonidos pronunciados antes y después. Las computadoras no pueden explicar la diversidad radical causada por la coarticulación en las firmas acústicas de los fonemas y, por lo tanto, tienen dificultades para dictar nuestro discurso.

Pero, ¿por qué somos tan buenos en eso? Hasta el momento, no hay una respuesta clara. Pero podemos estar bastante seguros de que no se debe al procesamiento de arriba hacia abajo , es decir, al pasar de un análisis general a uno específico.

Algunos investigadores creen que comprendemos los complejos sonidos del habla a partir del contexto; por ejemplo, cuando hablamos sobre el medio ambiente, esperamos que alguien diga «especie» en lugar de «especial».

Sin embargo, dada la rapidez del habla normal, esto parece poco probable. En la mayoría de los casos, es imposible predecir qué palabra dirá nuestro interlocutor a continuación. Además, si llama a un amigo y recita diez palabras al azar del diccionario, las entenderá todas a pesar de la clara falta de contexto.

Entendemos el lenguaje escrito porque somos «analizadores» altamente capacitados

Hasta este punto, nos hemos centrado principalmente en el lenguaje hablado. Pero, ¿exactamente cómo le damos sentido a los extraños símbolos escritos en las páginas de un libro?

Entendemos las oraciones analizándolas primero , dividiéndolas en sus partes componentes y refiriéndonos a sus roles gramaticales para comprender su significado.

Sin embargo, la gramática en sí no es más que el código de cómo funciona el lenguaje, especificando solo qué sonidos corresponden a qué significado. Luego, la mente analiza esta información gramatical, busca el sujeto, el verbo, los objetos, etc., y los agrupa para proporcionar el significado de la oración.

Los lingüistas creen que hay dos tipos de análisis: primero en amplitud de búsqueda y primero en profundidad de búsqueda .

Una búsqueda en amplitud es un estilo de análisis que analiza palabras individuales para determinar el significado de una oración. Durante su análisis de palabras individuales, el cerebro entretendrá, aunque sea brevemente, significados múltiples ya veces absurdos para palabras ambiguas (por ejemplo, la palabra «insecto» podría ser un insecto o una herramienta para espías).

Una búsqueda en profundidad busca oraciones completas, ya que a veces simplemente hay demasiadas palabras para calcular a la vez. Aquí, el cerebro elige un significado probable para la oración y lo ejecuta.

A veces, las búsquedas en profundidad dan lugar a confusión, especialmente con oraciones de senderos de jardín , que se denominan así porque lo llevan por un «sendero de jardín». Estas oraciones demuestran cómo los analizadores sintácticos no solo pueden dejar de elegir un significado probable para una oración, sino que también pueden aferrarse sin descanso al incorrecto.

Tome la oración, «El hombre que caza patos los fines de semana», por ejemplo. A pesar de ser perfectamente correcto gramaticalmente, confunde a la mayoría de la gente, porque el significado cambia a la mitad (el cazador pasa de «cazar patos» a «irse sin permiso»), por lo que nuestro cerebro se atasca en el significado original y no puede entender el descanso.

Claramente, somos bastante hábiles en el arte del habla. Pero, ¿de dónde vino esta habilidad lingüística? 

La infancia es un período crítico para el desarrollo de nuestras habilidades lingüísticas innatas

Como hemos aprendido, todos nacemos con la capacidad innata de adquirir el lenguaje. Sin embargo, todavía necesitamos un patio de recreo para perfeccionar nuestras habilidades.

Cuando aún son pequeños, los niños son esencialmente aspiradores de palabras. Se estima que un niño promedio de seis años tiene un vocabulario asombroso de alrededor de 13,000 palabras.

Esta es una hazaña asombrosa, ya que los niños prealfabetizados solo escuchan palabras a través del habla y no tienen la oportunidad de estudiarlas. En cambio, memorizan una palabra nueva cada dos horas por cada hora de vigilia, día tras día.

Esto es especialmente impresionante porque los métodos más efectivos para la memorización, los dispositivos mnemotécnicos , no ayudan con palabras individuales.

Un mnemónico es una técnica de aprendizaje que transforma lo que queremos recordar en algo más memorable. Por ejemplo, si desea aprender a leer música, una manera fácil de aprender las líneas de la clave de sol (EGBDF) es recordar la oración E very G ood B oy D eserves F udge.

Pero esto no funciona con palabras individuales. Dada la escasez de formas fáciles de recordar palabras, el cerebro de los niños debe tener un sistema innato y poderoso para dominar rápidamente un idioma.

Sin embargo, a medida que envejecemos, comenzamos a perder esta asombrosa habilidad. Los adultos de todas partes luchan cuando se trata de aprender otro idioma, ya que la habilidad parece oxidarse con la edad.

Elisa Newport es una psicóloga que realizó un estudio sobre inmigrantes en Estados Unidos. Descubrió que los que habían llegado entre los tres y los siete años eran tan hábiles en la gramática inglesa como los nacidos en el país. Sin embargo, a quienes inmigraron entre los ocho y los 15 años les fue mucho peor.

Lo mismo se puede ver al aprender nuestro primer idioma. A lo largo de la historia, un pequeño número de niños ha crecido sin ningún contacto humano, generalmente debido a la negligencia. Se les conoce como «niños lobo», como «Genie», una niña de 13 años que fue descubierta en 1970. Debido a que creció sin contacto humano, no pudo formar ni siquiera oraciones gramaticales básicas.

Nuestro instinto de lenguaje podría haber surgido a través de la evolución

Todavía no hemos abordado los orígenes del instinto lingüístico. ¿Podría ser posible que nuestra habilidad natural para el lenguaje fuera parte del proceso evolutivo?

Algunos, incluido Chomsky, dudan de la compatibilidad del instinto del lenguaje con la evolución darwiniana.

La versión moderna de la teoría de la evolución de Charles Darwin es que los sistemas biológicos complejos se crean mediante la colección gradual de mutaciones genéticas aleatorias durante generaciones. Estas mutaciones mejoran el éxito reproductivo del organismo y, por lo tanto, su capacidad para transmitir sus genes buenos.

Tradicionalmente, hay dos argumentos en contra del instinto del lenguaje como producto de la evolución.

Primero, el lenguaje es innecesariamente poderoso y complejo. Como resultado, el desarrollo del lenguaje no habría ayudado al éxito reproductivo.

Sin embargo, esta crítica es como decir que un guepardo es más rápido de lo que «necesita» ser. Con el tiempo, las pequeñas ventajas equivalen a grandes cambios, y algo tan pequeño como una ventaja reproductiva del uno por ciento al crecer un uno por ciento más podría, en un par de miles de generaciones, llevar a un ratón a evolucionar al tamaño de un elefante.

En segundo lugar, el lenguaje es incompatible con la evolución porque es exclusivo de los humanos, incluso nuestros parientes más cercanos, los chimpancés, no tienen lenguaje. Dado que los chimpancés y los humanos evolucionaron a partir de un ancestro común, que evolucionó a partir de primates menores, ¿no deberían los chimpancés y los monos tener también lenguajes como el nuestro?

¡No necesariamente!

La evolución no funciona como una jerarquía lineal en la que todos los organismos provienen de la misma fuente, por ejemplo, una ameba.

La evolución no es una escalera, es un arbusto. Los chimpancés y los humanos evolucionaron de un ancestro común que se ha extinguido, por lo que es posible que nos permite tener lenguaje sin chimpancés tener que tenerlo.

Nuestro instinto de lenguaje probablemente surgió a través de la selección natural , el proceso por el cual las pequeñas diferencias entre los individuos dan mayores o menores posibilidades de supervivencia y reproducción.

Por lo tanto, nuestros antepasados ​​probablemente se beneficiaron de alguna manera de la capacidad de comunicarse entre sí, lo que les dio la ventaja de adaptación necesaria para sobrevivir en su entorno.

Veamos cómo podemos utilizar este conocimiento de los orígenes del lenguaje y nuestra propensión a aprender a comprender más sobre nosotros mismos.

Relájate con la buena gramática, es más arbitraria de lo que crees.

Las últimas décadas han visto una creciente obsesión por las reglas gramaticales. Los «nazis gramaticales» de hoy se apresuran a señalar cosas como confundir «su» y «allí», o condenar los infinitivos divididos como la marca de los no educados. ¿Pero es esto justo?

En resumen: no, no lo es.

Hay una gran diferencia entre cómo «se supone» que debemos hablar y cómo podemos o hacemos hablar. En consecuencia, las personas que realmente estudian el lenguaje tienen concepciones de las reglas gramaticales diferentes a las de una persona promedio.

Las reglas prescriptivas son las que aprendemos y con las que luchamos en la escuela, y gobiernan cómo «se supone» que debemos hablar. Estas son las armas de la gramática nazis.

Por el contrario, los científicos tratan y tratan de aislar y explicar las reglas descriptivas , es decir, los que gobiernan cómo la gente realmente habla.

Los científicos están más preocupados por las reglas descriptivas, porque las reglas prescriptivas por sí solas no son suficientes para construir un lenguaje.

Por ejemplo, la regla prescriptiva de que no debe comenzar una oración con la palabra «porque» no tendría sentido sin las reglas descriptivas que definen tanto los infinitivos como lo que es una oración, y categorizan la palabra «porque» como una conjunción.

Dicho de la mejor manera, las reglas prescriptivas son poco más que decoraciones de reglas descriptivas. Por lo tanto, es posible hablar gramaticalmente (como en descriptiva ) y al mismo tiempo hablar de manera no gramatical (no prescriptiva ), al igual que un taxi puede obedecer las leyes de la física y al mismo tiempo infringir las leyes de California.

Entonces, ¿quién decide qué constituye el inglés «correcto»?

Bueno, eso es difícil de decir. Las reglas prescriptivas van y vienen con los cambios de moda y política.

Por ejemplo, la regla de no dividir los infinitivos (no poner palabras entre «a» y un verbo) que nos golpearon tan diligentemente cuando éramos niños, no parece tan irritante cuando Jean-Luc Picard nos dice que quiere » ir audazmente donde nadie ha ido antes «.

La regla en sí tiene sus raíces en la Inglaterra del siglo XVIII, cuando la gente quería que el inglés londinense superara al latín como lengua de la clase alta. Los infinitivos divididos no existen en latín, por lo que simplemente copiaron la regla.

El lenguaje nos ayuda a entender nuestra forma de pensar

Los avances recientes en neurociencia, combinados con nuestra comprensión del lenguaje como un instinto, podrían ayudar a descubrir los misterios del cerebro.

Por ejemplo, comprender que el lenguaje es un instinto nos ofrece una idea de cómo está estructurado el cerebro.

Ahora se ha identificado que áreas clave del cerebro están asociadas con el lenguaje. Por ejemplo, ahora se considera que el perisilviano izquierdo es el «órgano del lenguaje» del cerebro. En el 98 por ciento de los casos de daño cerebral que resultan en deterioro del lenguaje, el área perisilviana izquierda se ve afectada.

Si bien la relación entre la estructura y la función del cerebro es compleja y aún no se comprende por completo, parece que ciertas facultades se encuentran en lugares específicos del cerebro, llamados módulos.

Los diferentes aspectos del lenguaje, como la producción del habla, la comprensión, etc., involucran áreas del cerebro que están ubicadas cerca unas de otras en el hemisferio izquierdo.

Nuestro conocimiento de que tenemos un instinto lingüístico también nos permite especular sobre otros instintos programados que podamos tener.

Por ejemplo, así como tenemos un instinto de lenguaje, también podemos tener «un instinto de biología». El antropólogo Brent Berlin propuso la idea de que los seres humanos tienen una biología popular innata . Es decir, las personas tienen un entendimiento innato de que las plantas y los animales pertenecen a diferentes especies o grupos, todo sin que se les enseñe.

La psicóloga Elizabeth Spelke ha demostrado la legitimidad de la biología popular en un experimento con niños.

A los niños se les mostró por primera vez una imagen de un mapache, que se transformó para parecerse a una mofeta. Luego se les mostró una cafetera que se transformó para parecerse a un comedero para pájaros.

Los niños aceptaron la transformación de la cafetera, pero no pudieron aceptar que un mapache se hubiera convertido en una mofeta. No les importaba si un objeto inanimado alteraba su forma, pero un mapache era un ser distinto que no podía convertirse en otra cosa. Esto mostró una comprensión intuitiva de la diferencia entre cosas naturales y artificiales.

Nuestra habilidad para el lenguaje es profundamente compleja, pero cuanto más aprendemos sobre él, más descubrimos sobre nosotros mismos.

Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo 8

4 respuestas a «Estos son los idiomas más fáciles y difíciles de aprender del mundo»

  1. A mi ver creo que la pirámide está equivocada, porque sólo se basa a nivel gramatical, pero hay una diversidad de factores, el chino a nivel hablado es fácil, pero aprender todos los ideogramas lo hace el idioma más complicado, el polaco no se me hace tan difícil pronunciarlo a excepcion de la letra ł, lo difícil es la modificación de las palabras por la inexistencia de preposiciones

  2. Bueno, yo creo que lo que se dice ahi no es del todo cierto…un idioma será fácil o difícil dependiendo de cuál sea tu idioma nativo. Para un inglés, según este artículo (https://www.langademy.com/blog/2017/6/10-easiest-languages-english-speakers/) el Noruego es el idioma más fácil para aprender. Para un español, el portugués o el francés (https://es.langademy.com/blog/2017/6/idiomas-mas-faciles-de-aprender/) son muchos más fáciles de aprender que el Noruego.

  3. Buenas tardes, mi lengua materna es el español, como segundo idioma tengo el inglés y tercer idiomas el portugués, para mi son fáciles pero debo resaltar que aunque el español sea una lengua fácil de aprender es difícil a nivel de gramática. Mi suegra es iraquí (habla árabe) está aprendiendo español y puedo ver cuanto se le complica comprender nuestra gramática… Supongo que para una francés o portugués sería mucho más sencillo por lo mismo de que hablamos lenguas muy similares. La dificultad del idioma dependerá de a cuál familia pertenece tu propio idioma.
    Por otro lado, estoy aprendiendo el árabe al principio estaba preocupada por lo mismo de que dicen es uno de los idiomas más difíciles del mundo pero, en mi opinión, después de que se aprende el alfabeto las vocales y acentuaciones ya es otra cosa porque empiezas a comprender. Lo más importante para aprender el árabe es abrir la mente a la simbología ya que estamos acostumbrados a nuestro alfabeto latino y es un poco chocante leer simbología y al revés.
    Para aprender un idioma debemos de poner esfuerzo y empeño sin importar la simplicidad o complejidad del mismo.

    Suerte para aquellos que están aprendiendo algún nuevo idioma!

  4. No creo 100% que esta pirámide sea totalmente cierta… Tengo amigos hispanohablantes que aprendieron perfectamente el ruso y aseguran no es tan difícil de aprender y sin embargo aquí lo ponen en la pirámide más difícil que el chino o el japonés… Dependerá mucho de tu idioma nativo y las raíces del mismo es lógico que para una persona que toda su vida ha hablado y escuchado español y de repente tenga que estudiar japones o chino sera sumamente complicado porque son idiomas totalmente diferentes…

Deja una respuesta