muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Divertidas estrategias científicas para alcanzar tus metas personales 1

Divertidas estrategias científicas para alcanzar tus metas personales

Merece ser compartido:

Pensar como un científico espacial significa adoptar una nueva mentalidad, una en la que la incertidumbre se acepta como una nueva frontera que conduce a un descubrimiento sin fin. Es dentro de esta frontera donde puede llegar a pensamientos originales e innovaciones revolucionarias. Pero esto solo puede suceder si está dispuesto a enfrentar sus puntos ciegos y romper con los procesos y opiniones que limitan su creatividad. Una vez que se haya vuelto a conectar con su curiosidad y apertura infantil, avanzará hacia sus metas a un ritmo acelerado y vivirá una vida extraordinaria.

¿Ha bajado el listón de lo que cree que puede lograr? O peor aún, ¿te has resignado a la mediocridad? Tal vez esté frustrado por no poder encontrar una solución que impulse su negocio a un nuevo nivel. O tal vez te hayas dicho a ti mismo que tu aspiración es en realidad una quimera. ¿Y por qué no? ¿No es el éxito exclusivamente para los genios de élite del mundo, o para personas con suficiente dinero para seguir sus corazones? 

La verdad es que todo el mundo es capaz de lograr un gran avance, ya sea esa brillante idea para un nuevo producto, conseguir esa promoción o incluso aprender una nueva habilidad. Lo que diferencia a los que hacen que esto suceda de los que no lo hacen no es necesariamente inteligencia o dinero, es la mentalidad. Una vez que cambie la forma en que aborda los problemas y desafíos, puede dar grandes pasos en todas las áreas de su vida. Y para hacer ese cambio, debes aprender a pensar como un científico espacial. 

Aprenderás

  • el ingrediente secreto para ser original;
  • por qué debería aburrirse más a menudo; y
  • lo que los astronautas y los cómicos tienen en común.

Cambiar tu actitud hacia la incertidumbre te abre al descubrimiento.

Los ingenieros y científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA tienen una extraña tradición. En momentos cruciales de cada misión espacial, mastican cacahuetes. Este fenómeno comenzó cuando una nave espacial Ranger se lanzó con éxito después de una larga serie de fallas. Un ingeniero había llevado una bolsa de cacahuetes al control de la misión ese día. Desde entonces, se comen cacahuetes en cada lanzamiento para evitar la mala suerte.

Esto muestra que incluso los más científicos entre nosotros temen a la incertidumbre. Es por eso que participamos en rituales extraños, como comer cacahuetes o usar nuestros jeans de la suerte, para recuperar la sensación de control. No podemos evitar sentirnos así. El miedo a lo desconocido ayudó a mantener a nuestros antepasados ​​a salvo de los tigres dientes de sable. Pero cuando evitamos la incertidumbre por completo, nos cerramos a nuevas posibilidades.

Los científicos no ven la incertidumbre como algo a lo que temer. Cuando se enfrentan a una habitación oscura y llena de sombras, no se apartan como la mayoría de nosotros. Hurgan en él hasta que encuentran un interruptor de luz. Una vez que se enciende la luz, pueden evaluar lo que han encontrado. Puede haber algo curioso en la habitación, o puede haber otra puerta que conduzca a otro misterio.

La incertidumbre no hace que los científicos entren en pánico. Los vigoriza. En lugar de preocuparse por los monstruos que podrían acechar en las esquinas, se concentran en todas las cosas asombrosas que esperan ser descubiertas.

Hay algunos pasos prácticos que puede tomar para entusiasmarse con lo desconocido, en lugar de dejar que lo inhiba. Empiece por preguntarse cuál sería el peor resultado posible. Luego, considere la probabilidad de que ocurra ese resultado. Escribir estos pensamientos los pone en perspectiva, ya que la tragedia rara vez golpea. La mayoría de las veces, verá que las cosas que más valora seguirán intactas, incluso si se desarrolla el peor escenario. Reconocer esto desarma sus miedos acerca de aventurarse por un nuevo camino. Una vez que haya enfrentado sus miedos, podrá emprender su viaje y ver lo que puede lograr. 

La mejor forma de innovar es dejar de conformarse.

El empresario tecnológico Elon Musk tenía un problema: uno de 20 millones de dólares. Quería lanzar una compañía espacial para perseguir su sueño de asentarse en Marte. Pero no podía permitirse un solo cohete. Las empresas aeroespaciales que los construyeron subcontrataron el trabajo a subcontratistas, quienes subcontrataron el trabajo aún más. Todos esos márgenes se suman a un artículo que ya es caro, haciéndolo inalcanzable.

Musk estaba a punto de darse por vencido cuando tuvo una revelación. Se preguntó a sí mismo qué necesitabas para ir al espacio. La respuesta, por supuesto, fue un cohete. ¿Y qué hace un cohete? Materias primas. Después de algunos cálculos numéricos, Musk descubrió que esos materiales cuestan solo el 2 por ciento del precio promedio de un cohete. Y si Musk hiciera la mayor parte de la fabricación internamente, tendría un control mucho mayor sobre la calidad y el presupuesto. Al atacar por su cuenta, Musk podría comenzar a trabajar hacia su sueño.

La vida está llena de rutinas y rituales que seguimos sin dudarlo. Nos levantamos a la misma hora, tomamos la misma ruta al trabajo, comemos lo mismo en el almuerzo todos los días. Esto tiene un propósito útil; simplemente no tenemos el tiempo o el espacio mental para analizar cada decisión que tomamos. Pero cuando seguimos ciegamente rutinas obsoletas, terminamos privilegiando el proceso sobre el resultado. En lugar de cuestionarnos si hay una mejor manera de hacer algo, nos atrapamos en hábitos que obstaculizan las ideas originales.

Puede liberarse de las rutinas restrictivas abrazando a su científico espacial interior. Los científicos de cohetes utilizan el pensamiento de los primeros principios . Este método le pide que cuestione sistemáticamente todos los aspectos posibles de una situación, hasta llegar a una verdad indiscutible. Por ejemplo, que necesitas materias primas para construir un cohete. Durante este ejercicio, deje de lado todas las suposiciones sobre lo que se ha hecho en el pasado. Esto lo llevará más allá de los límites establecidos, como creer que solo las agencias espaciales financiadas por el gobierno pueden pagar los cohetes. De esa manera, ingresa al reino del pensamiento innovador. 

Para identificar qué procesos desafiar con el pensamiento de los primeros principios, reflexione sobre por qué hace algo de la manera en que lo hace. Al justificar su respuesta, asegúrese de que su explicación se relacione con sus circunstancias actuales, no con el pasado. Al igual que Musk, es posible que descubra que al forjar su propio camino, puede lograr ese ambicioso objetivo. 

La productividad es enemiga del pensamiento original

Cuando tenía 16 años, Albert Einstein reflexionó sobre lo que sucedería si pudiera observar la luz corriendo tan rápido como ella. Sabía que esto estaba más allá del alcance de su cuerpo. Pero imaginar este escenario sentó las bases de lo que se convirtió en la teoría especial de la relatividad, una década después.

Nikola Tesla también usó su imaginación como laboratorio. Dedicó horas a planificar mentalmente sus inventos, antes de esbozarlos. Su mente fue el primer campo de pruebas para su sistema de corriente alterna, del que nos beneficiamos todos los días. Ni él ni Einstein habrían logrado sus increíbles avances si sus vidas hubieran estado llenas de ajetreos.

La creatividad necesita tiempo y espacio. Es por eso que tantos lugares de trabajo modernos son tan poco creativos. La mayoría de nosotros estamos atrapados en un ciclo de trabajo que se propaga a sí mismo. Cada correo electrónico que enviamos da como resultado otro correo electrónico, que nos sentimos obligados a responder de inmediato. Estamos bajo tanta presión para obtener resultados y cumplir que hay poco margen para la curiosidad y la exploración. Antes de darnos cuenta, hemos olvidado que alguna vez fuimos niños a los que les encantaba el descubrimiento, que seguían haciendo preguntas sobre el mundo.

Pero esa sensación infantil de asombro y apertura es esencial si desea encontrar soluciones innovadoras a los problemas. Afortunadamente, no es difícil volver a conectar con tu niño de siete años que llevas dentro. Todo lo que necesita hacer es ejecutar un experimento mental.

Los experimentos mentales nos ofrecen el espacio para considerar una cuestión específica en un mundo paralelo donde la realidad funciona de manera diferente. Esto lo libera de limitaciones como las habilidades, el acceso a los recursos o incluso, como en el caso de Einstein, la realidad física. El punto no es necesariamente dar con la respuesta correcta, sino obtener una visión al esforzarse por salir de los patrones de pensamiento obsoletos. 

Agregar tiempo desocupado a su horario fomenta los experimentos mentales. Cuando se le da permiso a su mente para que divague, las áreas de su cerebro responsables de la creatividad cobran vida. Por eso, muchos autores, como JK Rowling, defienden el aburrimiento. En 1990, antes de que se inventaran los teléfonos inteligentes, el tren de Rowling de Manchester a Londres se retrasó cuatro horas. La historia de Harry Potter surgió en su mente mientras estaba atrapada en la estación sin nada que hacer. Imagínese lo que su mente podría regalarle, si le permitiera divagar.

La próxima vez que se sienta atascado mientras intenta resolver un problema difícil, póngase las zapatillas y salga a caminar. Caminar te pone en la mentalidad ideal para la innovación, porque te relaja mientras permite que giren los engranajes de tu subconsciente. Caminar supuso importantes avances para científicos como Darwin, Tesla y Heisenberg. Entonces, la próxima vez que necesite encontrar una solución original, siga sus pasos y dé un buen y largo paseo.  

Tu mente es el mayor obstáculo entre tú y tu objetivo.

Probablemente esté familiarizado con la historia de Ícaro, quien intentó escapar del encarcelamiento en Creta usando alas hechas de cera. A pesar de las advertencias de su padre, Ícaro voló demasiado alto. El sol derritió sus alas e Ícaro se lanzó a la muerte.

A través de advertencias e historias como esta, la sociedad te enseña a temer correr riesgos. Esto te mantiene a salvo cuando eres joven, pero te retiene como adulto. Te dices a ti mismo que no tienes lo que se necesita para ir a esa promoción, o invitas a salir con la persona que te gusta. Pero si cambias la historia que te estás contando, finalmente podrás volar.

Muchos de nosotros pensamos que el éxito pertenece a la élite, no a la gente promedio, así que no nos molestamos en intentarlo. Esta actitud demuestra un punto que el autor David Schwartz destaca en su libro La magia de pensar en grande . El principal obstáculo que le impide alcanzar sus objetivos no es su saldo bancario o la falta de tiempo, es su mente.

Para combatir los pensamientos que le desaniman de perseguir sus sueños, practique el pensamiento divergente .

El pensamiento divergente es un método que se utiliza para estimular la creatividad mediante la generación de ideas sin limitación ni restricción. En el pensamiento divergente, toda idea es bienvenida, independientemente de las limitaciones del mundo real como el presupuesto. Cada idea se acepta como una posibilidad. El objetivo es proponer tantas ideas como sea posible, no dar con una solución perfecta. Esto asegura que no descarte ningún concepto prematuramente.

Para practicar el pensamiento divergente, destierra esa voz racional en tu cabeza. De esa manera, su mente es libre de ingresar al reino de la creatividad y la innovación. Aquí puede explorar lo que podría hacer, en lugar de lo que cree que debería hacer. Una vez que haya terminado de generar posibilidades, puede volver a dar la bienvenida a su yo racional para evaluar sus ideas.

Si su mente recurre a ideas antiguas o vulgares, empújelas fuera de la caja. Pregúntese qué solución alcanzaría en un mundo de ciencia ficción. Esto no es tan absurdo como podría pensar. En sus inicios, el fabricante aeroespacial Blue Origin contrató al autor de ciencia ficción Neal Stephenson para que lo ayudara a imaginar formas de llegar al espacio sin usar un cohete. Puede que Stephenson no fuera un científico espacial, pero su creatividad inspiró diseños innovadores.

Para obtener la mejor solución, debe hacer la pregunta correcta

En 1999, Ozan Varol recibió una terrible noticia de la NASA. El sistema de aterrizaje de tres patas que tenía la intención de utilizar para dejar un rover en Marte acababa de fallar espectacularmente en otra misión. Varol inmediatamente se puso en acción. La pregunta en su mente era: ¿Cómo arreglamos el sistema existente?

Pero el ingeniero Mark Adler vio las cosas de manera diferente. Hizo la pregunta: ¿cómo desafiamos la gravedad para que el rover llegue a Marte de manera segura? Para responder a esta pregunta, Adler abandonó por completo el sistema de tres patas. En cambio, diseñó un sistema de enormes bolsas de aire que se inflarían alrededor del rover, dejándolo rebotar unas cuantas docenas de veces antes de detenerse en la superficie marciana. Finalmente, el diseño de Adler entregó de manera segura dos vehículos a Marte.

Cuando se trata de resolver problemas, muchos de nosotros actuamos como lo hizo Varol: obsesionados con dar una respuesta sin considerar completamente la pregunta. Y tan pronto como nos involucramos emocionalmente en una solución en particular, la defendemos obstinadamente. Nunca reflexionamos sobre si podría haber un enfoque mejor. Pero si cambiamos la pregunta que nos hacemos, como lo hizo Adler, a menudo podemos encontrar una respuesta revolucionaria.

Entonces, ¿cómo haces mejores preguntas?

Primero, aprenda a diferenciar entre una estrategia y una táctica . Una estrategia es el plan que utiliza para lograr un resultado particular, como el aterrizaje de un rover en Marte. Las tácticas, por otro lado, son acciones que implementan esa estrategia. Una táctica es utilizar un sistema de aterrizaje de tres patas. Otro es rodear su vehículo con bolsas de aire.

Es fácil confundir tácticas con estrategias. Eso es lo que le pasó a Varol. Si tiene dificultades para identificar su estrategia, retroceda un paso y pregúntese qué problema está tratando de resolver. ¿Estás intentando arreglar un sistema de aterrizaje averiado o estás intentando explorar el Planeta Rojo? Al enfocarse en el panorama general, identificará la pregunta que debería hacer. Luego, puede comenzar a generar ideas, o tácticas, como posibles soluciones a esa pregunta. Y solo al final, evalúas la calidad de tus ideas.

Para llegar a la verdad, debe superar activamente sus puntos ciegos.

«¿Qué no estamos viendo?» Si los navegantes del Mars Climate Orbiter de la NASA hubieran hecho esta pregunta en 1999, es posible que hubieran evitado un error de 193 millones de dólares. Dos meses antes de la fecha de llegada programada del orbitador, los datos proyectaban que orbitaría Marte 100 kilómetros más abajo de lo que debería. Esto significaba cierto fracaso. El orbitador ardería hasta quedar nítido o rebotaría en la atmósfera de Marte hacia las profundidades del espacio.

Pero los navegantes atribuyeron la discrepancia de datos a un error en el sistema de navegación. Ellos estaban equivocados. En su fecha de llegada, el orbitador pasó detrás de Marte como estaba planeado, pero nunca más se supo de él. Más tarde, una investigación descubrió que el error se había producido porque el sistema había sido diseñado por una empresa británica que utilizaba medidas de pulgada-libra. Los navegantes utilizaron métricas. Todas sus medidas estaban desfasadas por un factor de cuatro. Si hubieran cuestionado los datos en lugar de ignorarlos, es posible que hubieran evitado el costoso desastre.

Incluso frente a datos duros, nuestro cerebro busca información que afirme nuestros puntos de vista e ignora todo lo que no lo hace. Esto se llama sesgo de confirmación y ninguno de nosotros es inmune a él. De hecho, escuchar opiniones que se oponen a las nuestras es tan angustiante que lo evitaremos a toda costa, incluso cuando hay mucho en juego.

Entonces, ¿cómo puede superar su tendencia incorporada a ver solo lo que quiere ver?

Primero, evite apegarse demasiado a sus opiniones. En cambio, piense en cada opinión como una hipótesis de trabajo . Esto reformula su creencia en una teoría que puede ser probada, refutada o incluso abandonada. De esa manera, permanecerá objetivo. Aún mejor, genere una serie de hipótesis diferentes, para que no se quede atascado en una conclusión.

Proponer hipótesis contradictorias es una excelente manera de ayudar a eliminar sus puntos ciegos. Cree estas hipótesis preguntándose qué falta. Si los navegantes hubieran hecho esto, es posible que hubieran descubierto el problema con las unidades de medida. Podría haber salvado la misión.

Finalmente, trabaje para refutar sus hipótesis, en lugar de probarlas. Haga esto presentándose sus opiniones, como si fueran de otra persona. Encuentra todos los agujeros en cada argumento y deséchalos. Recuerde que cada hipótesis que refuta le acerca un paso más a la verdad.

La mejor manera de garantizar el éxito es realizar pruebas rigurosas.

Los astronautas entrenan durante años antes de ir al espacio. Pasan horas practicando procedimientos en el Neutral Buoyancy Lab, una enorme piscina que alberga una réplica sumergida de la Estación Espacial Internacional. Incluso experimentan ingravidez en un avión apodado el «cometa del vómito», que replica la gravedad cero al sumergirse como una montaña rusa.

Pero los ejercicios de entrenamiento más agotadores son las emergencias simuladas que llevan a los astronautas a sus límites físicos. En el espacio, un movimiento en falso podría convertir una situación como esta en fatal. Entonces, el programa de entrenamiento intenta engañarlos para que cometan un error. De esa forma, el astronauta estará mejor preparado para su misión.

Por lo general, usamos pruebas para confirmar nuestras creencias, no desafiarlas. Si obtenemos malos resultados, encontramos una razón para justificarlos, como condiciones desfavorables o mal tiempo. En cambio, deberíamos preguntarnos qué tan bien hemos diseñado esa prueba. Porque el verdadero propósito de una prueba es encontrar el punto de ruptura donde las cosas van mal.

No muchos de nosotros entrenamos en el entorno en el que seremos evaluados, por lo que es posible que no identifiquemos ese punto de ruptura hasta que sea demasiado tarde. Practicamos nuestro gran discurso en la comodidad de nuestro hogar, no en un espacio cavernoso bajo luces deslumbrantes. Le pedimos a un amigo bondadoso que realice una entrevista de trabajo simulada con nosotros, mientras usamos pantalones deportivos en lugar de un traje rígido. Esto nos hace más propensos a fallar en el gran día.

A menos que se dirija al espacio, puede entrenar de manera segura en un entorno que imita su próximo desafío. El comediante Jerry Seinfeld hace esto probando sus bromas en pequeños clubes de comedia. Según las respuestas de la audiencia, puede modificar el material o incluso cortarlo por completo. De esta manera, está mejor preparado para conciertos importantes.

Al realizar las pruebas, es importante asegurarse de que cada componente se pruebe individualmente. Finalmente, también se prueba todo el sistema. No cometa el error de asumir que algo funcionará solo porque cada parte funciona bien de forma aislada. Después de todo, un medicamento que es efectivo por sí solo puede resultar letal cuando se mezcla con otro medicamento. Pruebe lo más minuciosamente posible y empuje usted mismo, o su producto, al límite. Esto le dará confianza en su capacidad para manejar todo lo que se le presente.

Debemos estudiar cuidadosamente nuestros fracasos, incluso en medio del éxito.

El fracaso es inevitable cuando apunta alto. Si está buscando una solución original, estará generando muchas ideas. Muchas de esas ideas no cumplirán con el mandato. Pero juegan un papel importante al acercarlo a ese concepto innovador. 

James Dyson registró 5.126 prototipos fallidos durante 15 años. Solo entonces encontró el diseño adecuado para su famosa aspiradora sin bolsa. Cuando estudiamos cuidadosamente nuestros fracasos, como lo hizo Dyson, nos proporcionan una visión poderosa.

Pero no es suficiente analizar los fracasos del pasado. También deberíamos ser escépticos con respecto a nuestros éxitos.

La raíz de muchas tragedias se remonta a éxitos pasados. Este fue el caso de la catastrófica misión espacial Challenger en 1986. El ingeniero mecánico Roger Boisjoly había expresado repetidamente su preocupación por las juntas tóricas del transbordador espacial. Estas delgadas bandas de goma evitan que los gases calientes se escapen de las articulaciones de los propulsores de cohetes. 

Pero en misiones anteriores, las juntas tóricas dañadas aún funcionaban. De modo que las preocupaciones de Boisjoly fueron descartadas como un riesgo aceptable.

El 28 de enero de 1986, el Challenger se lanzó con éxito. Pero un minuto después de su vuelo, el transbordador espacial se desintegró y mató a siete astronautas. Una comisión especial determinó que las juntas tóricas eran la causa. Debido a que volar con juntas tóricas dañadas se había convertido en una práctica estándar, la NASA lo consideró la norma en lugar de una consideración seria.

La confianza que surge de los éxitos pasados ​​puede cegarlo a la realidad. Crees que sabes lo que estás haciendo porque lo has hecho antes. Pero el hecho de que haya tenido éxito no significa que no cometió errores. Es posible que esos errores no hayan conducido al fracaso en el pasado, pero podrían tener consecuencias nefastas en el futuro. 

Incluso cuando pensamos que hemos tenido éxito, debemos encontrar y aprender de nuestros fracasos. De lo contrario, nunca obtendremos el conocimiento que nos ofrecen nuestras experiencias. Por eso es fundamental recordar que el éxito no es un final en sí mismo. Es un hito en un viaje interminable de descubrimientos.


Merece ser compartido: