¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal 1

¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal

✅ En este artículo descubrirás algunas claves para la gestión de la incertidumbre a través de las narrativas personales. Pero si realmente quieres aprender mucho más sobre el poder de las palabras, no te pierdas los retos formativos de Comunicación Social EN+


“Se acercan fuertes cambios. ¡Estar preparados!» Así es como el autor Bruce Feiler comienza el prólogo de su libro aunque en el momento de escribirlo, aún no sabía cuán proféticas serían esas palabras. Desde el brote de COVID-19, todos hemos experimentado un gaslighting social pero también una catarsis personal, ya sean en forma de adaptaciones menores, como alterar nuestras formas de sociabilidad, perder el trabajo, trabajar desde casa, o crisis importantes, como enfrentar una enfermedad grave o perder a un ser querido. 

¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal 2



Ya sea porque estés lidiando con las consecuencias de la pandemia o con otros cambios personales o profesionales, rescatamos los consejos clave de esta guía esencial para abrazar la incertidumbre en momentos importantes. Descubrirás que, si bien el cambio puede ser desorientador y aterrador, también brinda valiosas oportunidades para reevaluar lo que hace que la vida tenga sentido. 

Al aplicar varias herramientas clave, aprendersá a aceptar el miedo y la incertidumbre y estarás equipado para permanecer conectado contigo mismo en cualquier transición. 

Catarsis personal

Todos hemos crecido creyendo que nuestras vidas progresarán por un camino lineal ordenado, pero es simplemente falso. Dejemos de educar a los niños y niñas en esa mentira. De hecho, nuestras relaciones, carreras y sistemas de creencias han sufrido y sufrirán cambios masivos durante nuestras vidas. Para manejar estas transiciones con resilencia, debemos estar preparados para ellas. En lugar de tratar de aferrarnos al pasado, debemos estar dispuestos a crear nuevas narrativas para nuestras vidas. Todos podemos convertirnos en maestros del cambio si aprendemos a aprovechar nuestra capacidad de recuperación y creatividad naturales. 

¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal 3

1. No pierdas el control de tu propia historia

¿Cuáles son las historias que cuentas sobre tu vida? ¿Y cómo respondes cuando la “trama” de tu vida da un giro repentino que nunca elegiste y no pudiste haber predicho? 

Bruce Feiler se enfrentó a esas preguntas cuando su vida, por lo demás normal, se vio golpeada por una serie de crisis personales. Le diagnosticaron una forma rara y mortal de cáncer de huesos. Casi se arruina. Y para empeorar las cosas mucho, mucho peor, se enteró de que su padre, que estaba luchando contra la enfermedad de Parkinson, había intentado repetidamente suicidarse

Bruce había hecho una exitosa carrera escribiendo, pero de repente sintió que había perdido el control de su propia historia. Su padre estaba teniendo la misma experiencia: tener parkinson le hacía sentir que su vida ya no tenía ningún valor. Bruce se dio cuenta de que, más que nada, lo que él y su padre estaban experimentando era un problema narrativo: sus vidas se habían desviado del curso y ya no sabían cómo darle sentido a las historias de sus vidas. 

Bruce se propuso encontrar lo que él denominó una solución narrativa y comenzó a entrevistar a su padre. Comenzó haciendo preguntas simples como: «¿Cuáles eran tus juguetes favoritos cuando eras niño?» Cuando su padre respondió con entusiasmo, Bruce avanzó hacia preguntas más complejas como, «¿Cuál es tu mayor arrepentimiento?» 

El proceso transformó la vida de su padre: al cabo de cuatro años había escrito una autobiografía y había recuperado las ganas de vivir. Para Bruce, el ejercicio fue igualmente transformador. Se dio cuenta de que se había topado con un problema mucho mayor: las personas no saben cómo manejar las grandes transiciones de la vida porque no saben cómo incluirlas en sus historias de vida. 

Bruce decidió que necesitaba apoyar su corazonada investigando más. Durante los siguientes tres años, viajó por los Estados Unidos haciendo entrevistas para lo que llamó Life Story Project. Al final del proyecto, había completado 225 entrevistas con personas de todas las edades y procedencias. Todos tenían una cosa en común: sus vidas se vieron sacudidas por cambios inesperados y estaban luchando por encontrar una manera de darles sentido. 

Te resumiré algunas de estas extraordinarias historias y aprenderás cómo las narrativas personales pueden guiarnos a través del cambio. 


2. Dejemos de pensar en nuestras vidas de forma lineal

¿Qué forma ha tomado tu historia de vida? Puede parecer una pregunta extraña. Sin embargo, si miramos más de cerca, queda claro que tendemos a pensar que nuestras vidas siguen un patrón específico. Por lo general, pensamos en nuestras vidas como lineales. Nacemos, envejecemos y tenemos varias etapas intermedias. Esta forma de pensar está tan arraigada en nuestra cultura que parece completamente normal. Pero en el pasado, la gente pensaba en la estructura de la vida de una manera completamente diferente. 

Las primeras civilizaciones de Babilonia y Egipto creían que la vida se movía en ciclos junto con los cambios de estación. Las personas formaban parte del círculo de la vida, repitiendo los mismos rituales todos los años

En la antigüedad tardía, esto cambió. La gente empezó a pensar de forma más lineal, influenciada en parte por la creciente popularidad de la Biblia, que describía una progresión histórica lineal a través de las edades. En el período moderno temprano, esta concepción lineal de la vida se había consolidado, y se consideraba que las personas participaban en una serie de etapas, que progresaban desde la juventud hasta el matrimonio y la vejez. 

Con el surgimiento de la era industrial en el siglo XIX, la gente se obsesionó con la noción del tiempo. El uso de relojes de bolsillo se generalizó en el siglo XIX. Por primera vez, las personas podían planificar sus vidas al minuto. 

La noción de que nuestras vidas siguen una trayectoria lineal se ha desarrollado durante siglos. El problema es que nuestras vidas no siguen una progresión predecible a través de etapas fijas. Las transiciones impredecibles son la norma, no la excepción. Y estas transiciones pueden ocurrir en cualquier momento de nuestras vidas. 

Considera, por ejemplo, el rango de edad de las personas que tienen bebés, que hoy en día generalmente abarca desde finales de la adolescencia hasta principios de los cuarenta. Estamos fascinados con la idea de la «crisis de la mediana edad», pero ¿quién puede decir cuándo será exactamente eso? Las cincuentañeras tienen claro que todo ha cambiado para ella en las últimas décadas.  

Si el cambio y la disrupción son en realidad la norma, debemos pensar de manera diferente sobre la forma de nuestras vidas y desechar la vieja idea de que seguirán caminos lineales y predecibles. Necesitamos inventar historias más creativas.

¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal 4

3. Disruptores: momentos que sacuden nuestra existencia

Imagina casarte con alguien del sexo opuesto pero darte te cuenta de que en realidad eres gay y jamás podrás disfrutar del sexo y el amor en plenitud. Mientras recopilaba historias de transición, Bruce escuchó sobre este tipo de transformaciones todo el tiempo. De hecho, identificó 52 tipos de cambios de vida que las personas experimentaron una y otra vez. Los llamó disruptores y los clasificó en cinco temas clave: el cuerpo, el amor, el trabajo, la identidad y las creencias. 

Disruptores corporales

Los disruptores corporales van desde aumentar de peso hasta sufrir enfermedades crónicas. Una mujer contó cómo su vida había cambiado en la universidad cuando experimentó una insuficiencia hepática repentina y estuvo a punto de morir. Muchos estadounidenses están familiarizados con que sus vidas se vean afectadas por problemas de salud: seis de cada diez sufren de afecciones crónicas como enfermedades cardíacas. 

Disruptores en el área del amor

Los disruptores en el área del amor incluyen todo tipo de cambios en las relaciones interpersonales. La vida de algunas personas cambia cuando tienen un bebé o necesitan comenzar a cuidar a sus padres ancianos. Otros pueden divorciarse y crear una nueva constelación familiar. Este es un disruptor extremadamente común. La idea de que la mayoría de las personas se casarán y permanecerán en una unidad familiar fija está completamente desactualizada. De hecho, las tasas de matrimonio se han reducido en dos tercios desde la década de 1950 y la mayoría de los hogares están encabezados por personas solteras o parejas no casadas.

Disruptores laborales

En el ámbito laboral, la transición profesional se ha convertido en la norma. Un profesor titular de física que fue entrevistado para Life Story Project tiró la toalla para perseguir el estrellato en YouTube con su banda, mientras que un escritor independiente se inspiró para dejar el periodismo para convertirse en funerario. Estos no son incidentes aislados. Las estadísticas muestran que la mayoría de la gente trabaja un promedio de solo cuatro años en cada trabajo. La mayoría de las personas trabajarán en al menos 12 posiciones diferentes antes de cumplir 50 años.

Disruptores de creencia e identidad 

Los otros tipos de disruptores se encuentran en las áreas de creencias e identidad. Las personas pueden experimentar cambios en las creencias religiosas u obtener nuevas perspectivas al obtener un título universitario. Los cambios de identidad pueden ser provocados por cualquier cosa, desde el traslado de ciudades hasta la reevaluación del género. 

La persona promedio experimenta 36 cambios disruptivos a lo largo de su vida. Algunos de ellos se pueden metabolizar fácilmente, pero como os mostraremos, algunos sacudirán los cimientos mismos de nuestras vidas. 


4. Volver a evaluar qué da sentido a tu vida

Un día, Lisa, una ejecutiva de marketing, se unió a una conferencia telefónica unos minutos antes y escuchó a sus colegas chismorrear sobre su despiadada ambición y su agria disposición. Al día siguiente, entró en la oficina de su jefe y dejó el trabajo corporativo que la estaba convirtiendo en una persona miserable. Cambió de carrera y se convirtió en hipnoterapeuta, ayudando a otras personas a recuperarse del trauma que había experimentado durante tanto tiempo. 

Esa escucha telefónica fue un punto de inflexión que impulsó a Lisa a actuar. Creó una catarsis una transición que transforma fundamentalmente la forma en que nos percibimos a nosotros mismos y nuestras vidas. 

catarsis: del lat. mod. catharsis, y este del gr. κάθαρσις kátharsis ‘purga’, ‘purificación’.

f. Entre los antiguos griegos, purificación ritual de personas o cosas afectadas de alguna impureza.
f. Efecto purificador y liberador que causa la tragedia en los espectadores suscitando la compasión, el horror y otras emociones.
f. Purificación, liberación o transformación interior suscitadas por una experiencia vital profunda.
f. Biol. Expulsión espontánea o provocada de sustancias nocivas al organismo.

Las catarsis pueden ser eventos voluntarios en los que elegimos transformar nuestras vidas haciendo un cambio decisivo y saltando a lo desconocido. Pero más comúnmente, son eventos sobre los que no tenemos control y no elegimos.

Por ejemplo, un desastre natural o un ataque terrorista podría cambiar su vida de la noche a la mañana. O podría experimentar un golpe personal más sencillo: ser despedido de un trabajo que necesitabas. Sin embargo, las catarsis no siempre son negativas. Algunos cambios positivos, como ascender en el trabajo o graduarse en la universidad, también pueden ser abrumadores. 

En promedio, las personas experimentan de tres a cinco grandes catarsis a lo largo de sus vidas. Pero, ¿qué hace que algunos disruptores transformen completamente nuestras vidas, mientras que otros no dejen mucho rastro? Bueno, no se trata tanto de lo que sucede como del significado que le damos a esos eventos. Mientras que una persona puede considerar el salir de una enfermedad grave como una experiencia que cambia por completo su vida, otras pueden salir del tratamiento con las mismas aspiraciones personales que tenían antes. 

Se puede crear una catarsis cuando llega un disruptor en un mal momento, como cuando estamos particularmente cansados ​​o vulnerables. Un disruptor también puede ser la gota que colma el vaso. Lisa no renunció a su trabajo porque sus colegas murmuraran sobre ella, pero el incidente la impulsó a actuar. 

Los terremotos también pueden ocurrir cuando hay una acumulación de disruptores al mismo tiempo. Muy a menudo, los problemas llegan de dos en dos o de tres en tres. Tomemos, por ejemplo, un hombre entrevistado para el proyecto sociológico de Bruce Feiler que fue despedido de su trabajo justo cuando también descubrió que su esposa estaba teniendo una aventura. La ruptura de perderlo todo a la vez provocó su catarsis personal.

Las catarsis son por naturaleza desorientadoras e incluso aterradoras. Pero también presentan oportunidades para reevaluar nuestras vidas y lo que las hace significativas ya que nos sacan de nuestra zona de confort.

5. El «ABC del significado»

Las catasis son desorientadoras porque rompen con las historias que siempre nos hemos contado sobre nuestras vidas. Las personas que se enorgullecen de ser parte de una familia feliz se quedan perdidas cuando sus parejas solicitan el divorcio. Los profesionales de carrera que se sienten orgullosos de los logros en el trabajo se tambalean cuando son despedidos de sus trabajos. 

Para hacer frente a una catarsis, debemos ser capaces de elaborar narrativas que puedan abarcar la complejidad de estas transiciones en nuestras vidas. 

¿Cómo hacemos eso? Bueno, para empezar, necesitamos tener una mejor idea de lo que nos impulsa. ¿Qué nos hace sentir que nuestras vidas son ricas, significativas y dignas de ser vividas? La respuesta variará de una persona a otra.

A partir de su investigación, Bruce identificó lo que él llama el «ABC del significado». En este caso, ABC significa Autonomy, Belonging and Cause (autonomía, pertenencia y causa). Para algunas personas, tener un sentido de independencia y tener el control de sus vidas es el factor más importante de las decisiones que toman. Para otros, tener un sentido de pertenencia a una comunidad es lo más importante. Aquellos que están motivados por una causa sienten que sus vidas solo son realmente significativas cuando contribuyen a una misión más grande y ayudan a mejorar el mundo. 

Las catarsis personales golpean el corazón de lo que creemos que da sentido a nuestras vidas y nos obligan a reevaluar nuestras elecciones. Veamos algunos ejemplos expresados en el estudio: una primera bailarina que siempre se había valorado por su autonomía y ambición se vio obligada a cambiar de carrera después de una lesión. Ahora trabaja como coach y ha encontrado un propósito al ayudar a los demás. Una madre que había dedicado su vida a criar a sus hijos se sintió impulsada a seguir una carrera en otro estado cuando una catarsis reveló que en realidad no estaba satisfecha con ser ama de casa. Y un hombre abandonó una prometedora carrera en la música country para convertirse en predicador.

Estas transformaciones se conocen como cambio de forma. En lugar de intentar “recuperarnos” de una catarsis y hacer que todo vuelva a la “normalidad”, podemos decidir ir en otra dirección y transformar por completo la trayectoria de nuestras vidas.

Cualquiera de nosotros puede sufrir una gran crisis. Por ejemplo, cualquiera podría sufrir un terrible accidente automovilístico. Pero la forma en que las personas responden a una crisis como esta varía mucho. Algunas personas pueden enfurecerse y atascarse, mientras que otras pueden sentirse motivadas para emprender una carrera completamente nueva haciendo campaña por la seguridad vial. Un accidente es un disruptor que está completamente fuera de nuestro control. Nadie elegiría ese giro de la trama en particular en la historia de su vida. Pero podemos elegir qué significado le asignamos y cómo reaccionamos.

Podemos convertir los eventos destructivos en transiciones significativas, pero esto requiere práctica. Afortunadamente, varias herramientas clave pueden ayudarnos a convertirnos en expertos en el manejo de las transiciones complicadas. 

6. De la resistencia a la aceptación

La primera herramienta que debemos dominar es la aceptación. Una reacción muy normal al experimentar una catarsis es la negación y la resistencia. Queremos aferrarnos al mundo que conocemos. Pero eventualmente, necesitamos ver la realidad como es , y no como desearíamos que fuera. Curiosamente, nuestros cuerpos a menudo están mucho más sintonizados con el mundo que nuestras mentes. Una mujer del Life Story Project tenía migrañas diarias que solo se detuvieron cuando dejó su miserable trabajo. Otra persona sintió que algo andaba mal con su cuerpo mucho antes de escuchar sobre el concepto de ser transgénero

La aceptación puede ocurrir en una epifanía repentina o en una serie de comprensiones lentas. Independientemente de cómo llegue allí, el resultado es el mismo: aceptar una situación es intrínsecamente empoderador. Te permite pasar de hacer preguntas como ¿Por qué sucedió esto? ¿dónde puedo ir desde aquí?  Y te permite ver posibilidades que pueden haber sido invisibles cuando estabas furioso y te resistías a los cambios.

Sin embargo, la aceptación no se trata de desechar las emociones difíciles y pretender que todo está bien de repente. Las transiciones vienen acompañadas de muchas emociones dolorosas, como miedo, tristeza y vergüenza. Practicar la aceptación significa dejar espacio para esos sentimientos también. Nunca tienes que superar tu dolor por la pérdida de un ser querido, ni reprimir tu vergüenza por los errores que cometiste en el pasado. Aceptar tus sentimientos y el duelo por tus pérdidas es una parte clave de lo que se llama el largo adiós, cuando estás dejando atrás el pasado y aceptas una gran transición en la vida. 

¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal 5

7. Del caos a los rituales

Buckminster estaba en sus últimas y a punto de tomar una decisión irreversible. Un día nevado a finales de 1.927, un joven ejecutivo corporativo rendido ante la vida estaba decidido a poner punto y final a aquella situación. Y Buckminster estaba decidido a suicidarse. Durante años había estado acosado por el miedo al fracaso y ahora un miedo aún más grande se había hecho realidad. A principios de ese año, su primera hija había muerto y había perdido su trabajo como presidente de una empresa constructora.

De pie en el puente, mirando hacia abajo, se dio cuenta de algo que definiría el resto de sus días. Si ya estaba dispuesto a terminar con su vida, no tenía nada que perder tratando de vivir de una manera totalmente diferente hasta ahora. Dado que ya estaba preparado para morir, el tiempo que le quedaba podría verse simplemente como un experimento para ver qué podía aportar a la humanidad.

No importaba si no funcionaba. No tenía nada que perder. Ese hombre era Buckminster Fuller, quien se convirtió en uno de los científicos más productivos del siglo XX. Fue uno de los primeros activistas medioambientales, dejando atrás un gran legado de ideas. Al final de su vida compartió ese momento decisivo en el que decidió soltar el miedo a fracasar para siempre. Y empezó a ver su vida como un experimento, buscando hacerla lo más productiva posible. Buckminster Fuller fue capaz de crear una vida extraordinaria.

«No intentes cambiar un sistema, construye uno nuevo que haga que el anterior se vuelva obsoleto».

RICHARD BUCKMINSTER FULLER

¿Cómo aceptamos la pérdida? Parte de decir adiós implica crear nuestros propios rituales para conmemorar la vida que ya no tenemos.

Los rituales son una parte vital para marcar las transiciones y asignarles significado. Ayudan a acelerar la aceptación y nos permiten integrar nuestro pasado en los nuevos futuros que nos esperan. Algunos rituales pueden implicar literalmente marcar cambios en nuestros cuerpos. Por ejemplo, un ex-nazi decidió cubrir todos sus tatuajes fascistas con símbolos religiosos para significar su conversión. Otras personas optan por un nuevo peinado atrevido después del divorcio. 

Los eventos en comunidad son una forma importante de ritual, proporcionando una forma de celebrar ocasiones felices y puntos de referencia, así como llorar las pérdidas. En definitiva, aprovechar el poder de la resonancia límbica para compartir emociones. Las fiestas pueden marcar el comienzo de una trayectoria importante como un nuevo proyecto empresarial o un embarazo. También se pueden utilizar para indicar un punto final, como la realización de una tesis doctoral o un tratamiento contra el cáncer. 

Los objetos también pueden desempeñar un papel importante en los rituales. Un ex prisionero y un veterano compartieron sus historias sobre cómo mantener sus botas sucias a la vista en casa. Las botas simbolizaban un pasado que querían reconocer, aunque nunca quisieran volver allí. Para otros, usar una joya en particular puede ayudarlos a sentir la presencia de un lugar o persona que aman. 

Por supuesto, los rituales son especialmente importantes cuando se trata de dolor y pérdida. Esto fue algo que Larry, un rabino, descubrió cuando su primer hijo nació muerto. No había rituales establecidos de duelo dentro de la sinagoga por los niños abortados y nacidos muertos, y no había forma de que él y su esposa expresaran públicamente su dolor. Así que se dedicó a crear sus propios rituales y escribió una tesis en la que aconsejaba cómo los rabinos podían apoyar a los miembros de la comunidad que estaban pasando por lo mismo. 

Los rituales pueden hacer visible algo de nuestra confusión interna. También nos permiten estar en conexión con una comunidad más amplia de personas. Aceptar emociones dolorosas y crear nuestros propios rituales nos permite empezar a aceptar que nuestras vidas están cambiando. Como descubriremos en el próximo apartado, la siguiente etapa consiste en deshacernos de todas las partes de nuestras viejas vidas que ya no nos funcionan.

8. Desarrolla tu legítima rareza

Así como las serpientes se despojan de su piel vieja para permitir un nuevo crecimiento brillante, tenemos que estar dispuestos a deshacernos de partes de nuestro antiguo yo durante una transición y permitir un período en el que vamos a estar completamente perdidos y confundidos. 

Todos los cuentos de hadas y narraciones religiosas importantes reconocen el valor de estar perdido. Jesús fue arrojado al desierto antes de tener una epifanía importante, y Mohamed ganó su sabiduría en la cima de una montaña. La experiencia más formativa de la vida de Caperucita Roja nunca habría sido posible si no hubiera vagado por ese bosque. 

Entonces, si realmente queremos abrazar la transformación, también tenemos que abrazar la incertidumbre, donde hemos dejado atrás el pasado, pero aún no hemos comenzado el próximo capítulo. En esta fase, nos vemos obligados a dejar de lado las identidades o creencias obsoletas que ya no nos encajan. O hábitos arraigados que quedan de partes de nuestras vidas que ya no aceptamos. Sabemos lo que estamos abandonando pero NO dónde nos llevará el nuevo camino emprendido. La muda puede hacernos sentir vulnerables y desnudos porque nos sentimos perdidos e inseguros sobre quiénes somos. Pero también crea espacio para hacer algo nuevo.

Entonces, ¿cómo podemos sobrellevar esta parte desafiante de la transición? Algunas personas encuentran consuelo en dar a sus vidas un nuevo tipo de estructura, por ejemplo, participando en un programa de rehabilitación de alcohol de 12 pasos o inscribiéndose en un reto formativo. Otros prefieren adoptar una nueva práctica diaria como llevar un diario, hacer jardinería o caminar en la naturaleza. Estos rituales pueden conectarte a tu vida diaria a medida que superas los grandes cambios. 

Si bien estos enfoques ordenados funcionan para muchas personas, otras optan por explorar más libremente. Una forma por excelencia de explorar la pérdida es literalmente comenzar a descubrir por el mundo exterior a través de viajes o del mundo imaginario a través del arte. Algunas personas ven un período de incertidumbre como una excusa para probar sus propios límites experimentando con drogas, saliendo con diferentes tipos de personas o asistiendo a fiestas sexuales. Este tipo de juego estructurado puede convertirse en una parte importante del proceso de transición. 

El medio desordenado te dejará sintiéndote completamente en el mar; todo lo que te amarraba a tu identidad desaparece. Sin embargo, al otro lado de este difícil período, se encuentra un nuevo comienzo. 

Cuando Henri Matisse fue diagnosticado con cáncer de colon y tuvo que someterse a cirugías agotadoras, pareció señalar el final de su carrera artística. Ya no podía ponerse de pie, mucho menos sostener un pincel. Si bien la crisis de salud de hecho terminó con su carrera como pintor, también abrió un capítulo completamente nuevo en su vida creativa: mientras estaba acostado en la cama, comenzó a hacer los notables recortes de papel brillante por los que es tan conocido en la actualidad.

Las transiciones implican pérdidas, pero del caos surge la emocionante oportunidad de construir algo nuevo. Debemos permitirnos ser creativos y experimentales mientras exploramos estas nuevas posibilidades. 

Ponerse en contacto con su propia creatividad puede acelerar su curación después de una crisis. La historia de Zach también es un buen ejemplo de eso. Cuando el joven veterano quedó desfigurado permanentemente en un tiroteo en Afganistán, quiso acabar con su vida. Sin embargo, eso cambió cuando su madre lo animó a aprender a cocinar. Puso su energía en asar a la parrilla la pieza perfecta de salmón y en platos esponjosos de panqueques. También comenzó a escribir poemas y pintar, canalizando su frustración en salpicaduras salvajes en el lienzo. La ráfaga de creatividad de Zach lo ayudó a procesar parte del trauma que había experimentado durante la guerra y comenzar a forjarse una nueva identidad para sí mismo que no estaba ligada a ser un soldado.

La creatividad a través de la escritura es una de las herramientas más importantes que tenemos en una transición. El acto de escribir acelera el proceso de creación de una nueva narrativa y permite que las personas tengan una sensación de control mucho mayor sobre el pasado. En un experimento, el psicólogo James Pennebaker dividió en dos mitades a un grupo de personas que habían sido despedidas recientemente. Le pidió a la mitad que escribiera sobre la experiencia, mientras que la otra mitad no les pidió que escribieran nada. Tres meses después, el 27% de las personas que habían escrito sobre sus experiencias habían encontrado un nuevo trabajo, en contraste con el 5% de los que no escribían. Poner sus historias en papel no solo les permitió procesar sus sentimientos, sino que también les permitió tomar acciones que los llevaron a encontrar un nuevo trabajo. Ya sea que estemos cocinando, pintando, escribiendo o bailando salsa… tomate en serio tu creatividad.

¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal 6

Necesitamos integrar las transiciones en nuestras historias de vida

Al final de su vida, el padre de Bruce había escrito 150 historias sobre su pasado, que cuidadosamente pegó en un libro, junto con recortes y fotografías. Si bien una vez estuvo tan desesperado que intentó suicidarse, el mero hecho de escribir su historia le dio la sensación de sentido que su enfermedad le había negado. 

Durante el Life Story Project, Bruce escuchó cientos de historias sobre cómo había cambiado la vida de las personas. Se dio cuenta de que, al igual que su padre, la forma en que la gente hablaba de sus experiencias tenía un gran impacto en cómo manejaban sus transiciones.

Las personas que hablaban de que las transiciones afectaban su vida para peor (las llamadas narrativas de contaminación) también estaban más deprimidas y estancadas. Aquellos que describieron las transiciones como difíciles, pero que en última instancia condujeron a un buen resultado, las llamadas narrativas de redención, se sintieron más empoderados y positivos. Si bien no tenemos control sobre todo lo que nos sucede, sí tenemos control sobre las historias que nos contamos sobre esos eventos y el papel que jugamos en ellos. 

Crear nuevas historias es muy importante, pero aún más importante es tener la oportunidad de compartirlas.

Cuando nuestras vidas están en crisis, podemos sentirnos solos y aislados. Sabemos lo difícil que es responder a una pregunta simple como ¿Qué tal estás? cuando estamos envueltos en una búsqueda de trabajo desmoralizante. Pero compartir nuestras experiencias ha demostrado beneficios para nuestro bienestar y sentido de resiliencia personal. 

Steven compartió su historia sobre cómo escapar del culto conocido como Moonies. Una vez que finalmente escapó, estaba tan avergonzado de cómo se había comportado que nunca quiso volver a hablar de eso. Por fortuna, se dio cuenta a tiempo de que podía ayudar a otras personas a escapar de situaciones similares compartiendo sus experiencias. Entonces, Steven comenzó a hablar con grandes audiencias y miembros del congreso sobre cómo le habían lavado el cerebro y luego escapó. Más tarde, incluso fundó una organización para ayudar a otros miembros de la secta. Al contar su historia, pudo descubrir un nuevo propósito de vida. 

Al compartir tu historia, es una buena idea limitar tu audiencia a amigos cercanos o confidentes de confianza. Una vez que te hayas acostumbrado a compartirla con personas cercanas, es posible que te sientas motivado para conectarse con una audiencia más amplia, como lo hizo Steven. Recuerda que tu historia es dinámica; puedes reescribirla cuando lo necesites. Y puedes usarla para ayudarte a superar cualquiera de los cambios de la vida.

Cuando estés experimentando una transición importante en la vida, tu mente estará llena de grandes preguntas como ¿Quién soy yo? ¿A dónde va mi vida? Si bien esas preguntas son importantes, también debes mantenerte conectado al presente. Una de las mejores formas de hacerlo es prestar atención a los pequeños exitos de cada día. Desde cocinar una gran receta a terminar un libro. Estos cambios aparentemente insignificantes son pequeños pasos que pueden brindarte una gran confianza a medida que atraviesas una gran transición. 

¿Preparado para todos los cambios que vendrán? Las 8 claves para afrontar una catarsis personal 7