muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Buena economía para tiempos difíciles: la mejor respuesta a nuestros mayores problemas 1

Buena economía para tiempos difíciles: la mejor respuesta a nuestros mayores problemas

Actualizado el domingo, 16 junio, 2024

Good Economics for Hard Times es un libro que examina sin vacilar algunos de los problemas aparentemente más difíciles de resolver que enfrentamos hoy. Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo argumentan que la economía puede brindar nuevas perspectivas sobre cómo resolver el cambio climático sin dañar a los pobres y también abordar los problemas sociales causados ​​por la creciente desigualdad, el comercio global y el miedo a la inmigración.

Cambio climático, desigualdad, comercio global y miedo a la inmigración son solo algunos de los problemas que nos mantienen despiertos por la noche. Sin embargo, en su libro «Good Economics for Hard Times», Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo nos muestran cómo la economía puede arrojar nueva luz sobre estos desafíos, ofreciendo soluciones innovadoras y realistas. Acompáñanos en este viaje para descubrir cómo la economía puede ser nuestra aliada en tiempos difíciles.

Buena economía para tiempos difíciles: la mejor respuesta a nuestros mayores problemas 2
Camiseta: Illegal Immigration started in 1492 \ La inmigración ilegal comenzó en 1492

El Cambio Climático y la Economía: Un Matrimonio Imprescindible

El cambio climático es uno de los problemas más urgentes que enfrenta nuestro planeta. Pero, ¿cómo podemos abordarlo sin afectar a los más vulnerables de nuestra sociedad? Banerjee y Duflo argumentan que la economía puede ofrecer respuestas. Al aplicar un enfoque económico, podemos desarrollar políticas que reduzcan las emisiones de carbono sin perjudicar a los pobres. Esta perspectiva innovadora es un rayo de esperanza en un mundo cada vez más preocupado por el medio ambiente.

Desigualdad: El Enemigo Silencioso

La creciente desigualdad es otra preocupación que acecha en nuestras vidas. La brecha entre ricos y pobres parece estar en constante aumento, y esto puede tener consecuencias devastadoras para la sociedad. Banerjee y Duflo nos muestran cómo la economía puede ayudar a abordar este problema. Proponen políticas que redistribuyen la riqueza de manera justa, asegurando que todos tengan acceso a oportunidades iguales. En un mundo donde la desigualdad divide a las naciones, la economía puede ser un puente hacia un futuro más equitativo.

Comercio Global: Beneficios y Desafíos

El comercio global ha revolucionado la forma en que interactuamos con el mundo. Sin embargo, también ha generado temores sobre la pérdida de empleos y la explotación económica. Banerjee y Duflo nos muestran que, si se administra correctamente, el comercio global puede beneficiar a todos. Su enfoque económico nos enseña cómo maximizar las ventajas del comercio mientras se minimizan los efectos negativos. Esto demuestra que la economía puede ser una fuerza positiva en un mundo globalizado.

El Miedo a la Inmigración: Desmontando Mitos

El miedo a la inmigración es un tema candente en la actualidad. Banerjee y Duflo desafían las percepciones erróneas sobre este tema. Utilizando datos económicos sólidos, demuestran que la inmigración puede tener efectos positivos en las economías locales y no es la amenaza que a menudo se pinta. Su enfoque basado en la economía nos ayuda a entender mejor este tema sensible y a tomar decisiones informadas.

En resumen, «Good Economics for Hard Times» nos muestra cómo la economía puede ser una herramienta poderosa para abordar los problemas más apremiantes de nuestra época. Desde el cambio climático hasta la desigualdad, el comercio global y la inmigración, Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo nos inspiran a pensar de manera diferente y a aprovechar el poder de la economía para un futuro mejor. En un mundo lleno de incertidumbre, la economía puede ser nuestra guía hacia tiempos mejores.

Cómo la economía puede generar cambios positivos en el mundo

Parece que tantas cosas van mal en el mundo que es tentador levantar las manos con desesperación. Escuchamos que la inmigración está fuera de control; que la imposición de altos impuestos a la importación de bienes hará que la economía se desplome; que si salvamos el medio ambiente significará sacrificar el trabajo de las personas, pero si no lo hacemos, nos extinguiremos.

Esta es una horrible cacofonía de escenarios apocalípticos. Y lo que lo empeora es que a menudo no sabemos a quién creer. En lugar de participar en un debate sustancial, los políticos parecen estar gritando unos a otros.

En medio de este alboroto, a veces vemos a economistas aparecer en la televisión, haciendo predicciones nefastas o criticando la política de un candidato político u otro. Los economistas parecen parciales, alineados con los intereses comerciales o con una ideología política. Realmente no entendemos qué hacen ni cómo llegan a sus conclusiones. 

En estos consejos, tendrá la oportunidad de recuperar su fe en la economía. Con los conocimientos prácticos de dos economistas ganadores del Premio Nobel, aprenderá que muchas de las teorías económicas promocionadas por los políticos son defectuosas y que los problemas sociales aparentemente más insolubles tienen soluciones económicas claras.

En el camino, aprenderás

  • por qué la imposición de aranceles al acero chino puede hacer que los trabajadores agrícolas estadounidenses pierdan sus trabajos;
  • por qué los robots pueden robar trabajos de contabilidad pero no podrán pasear perros; y
  • cómo la afluencia de inmigrantes puede mejorar las perspectivas laborales de los lugareños.

Los economistas pueden ayudarnos a resolver los problemas más graves del mundo

En una encuesta pública sobre cuánta gente confía en las opiniones de diferentes profesionales, las enfermeras clasificaron como las más altas y los políticos, quizás como era de esperar, las más bajas. Lo que podría sorprender es que los economistas se ubicaron solo ligeramente por encima de los políticos. Sus opiniones se consideraron muy poco fiables.

¿Pero por qué? Quizás porque los economistas vocales que vemos en las noticias no son los más confiables. A menudo, son empleados de una empresa y tienen una agenda muy concreta para proteger los intereses del mercado.

Alternativamente, pueden ser economistas académicos con puntos de vista extremos. Ya sea de derecha o de izquierda, los economistas con un hacha ideológica para moler no siempre dan el análisis más matizado y confiable. A menudo, incluso los buenos economistas no se toman el tiempo para explicar la evidencia y el razonamiento de una manera que otros puedan entender. Para empeorar las cosas, las opiniones de los economistas académicos pueden parecer contradictorias o ilógicas porque sus puntos de vista no coinciden con lo que nos dicen los políticos.

El hecho de que la gente no confíe en los economistas es problemático. ¿Por qué? Porque pueden brindarnos información muy importante sobre cómo resolver algunos de los problemas más críticos del mundo. Entonces, ¿cómo pueden los economistas comenzar a ganarse nuestra confianza y hablar sobre los problemas de una manera que entendamos?

Para empezar, tienen que estar dispuestos a compartir sus procesos de pensamiento y sus conclusiones. Si tenemos acceso a los datos que usan como evidencia y estamos al tanto de cómo piensan sobre esa evidencia, es más probable que les creamos.

Aún más importante, deben estar dispuestos a admitir que son falibles. El debate político y económico de hoy se ha convertido en una pelea a gritos, con cada lado muy apegado a su propio punto de vista. Los economistas deben estar dispuestos a mirar la evidencia con una mente abierta y, cuando sea necesario, revisar sus opiniones y admitir cuando se equivocan.

Los políticos engañan a los votantes con mentiras sobre la inmigración

Quizás no haya un tema más controvertido hoy que la inmigración. Políticos como Donald Trump han pintado una imagen de sus países bajo el asedio de hordas de inmigrantes hambrientos que diezmarán los recursos y amenazarán la identidad misma de los lugareños.

Los políticos utilizan el modelo económico simple de oferta y demanda para explicar por qué la inmigración es un problema. El argumento es que los inmigrantes se sentirán atraídos por la riqueza financiera de un país del primer mundo como Estados Unidos y, por lo tanto, estarán motivados para mudarse allí en masa incontenible. Cuando lleguen habrá un exceso de oferta de mano de obra barata, lo que significa que los salarios disminuirán y los trabajadores nativos perderán sus trabajos.

Este argumento puede parecer lógico pero no se sostiene contra la evidencia.

Por un lado, no es cierto que la promesa de más dinero sea suficiente para motivar a los migrantes a abandonar sus países de origen. Si eso fuera cierto, una gran parte de la población griega se habría trasladado a países europeos más ricos cuando la economía griega se hundió en 2013. Nada los detenía; Dado que Grecia es miembro de la UE, habría sido completamente legal que los ciudadanos se mudaran a países cercanos más ricos. Pero solo 350.000, alrededor del 3 por ciento de la población, terminaron mudándose.

De hecho, los estudios han demostrado que las personas generalmente no están dispuestas a mudarse, incluso dentro del mismo país. Por ejemplo, un estudio encontró que los indios que viven en zonas rurales en Bihar y Uttar Pradesh duplicarían sus ingresos si se mudaran a una ciudad. Pero solo un pequeño porcentaje de los 100 millones de personas desesperadamente pobres en estas regiones lo hace realmente.

Esto se debe a que hay muchas cosas convincentes que mantienen a la gente en casa: los lazos familiares, las redes de apoyo y el miedo a lo desconocido, por nombrar solo algunos.

Sobre el papel, se da por sentado que el dinero por sí solo será un buen motivador. ¿Quién no querría duplicar sus ganancias? Pero un modelo tan simplista no tiene en cuenta la naturaleza matizada de la experiencia humana. ¿Cómo cuantifica el miedo al cambio? ¿O la necesidad de quedarse en casa para cuidar a sus padres enfermos? ¿O el deseo de que sus hijos crezcan en el campo con aire puro?

Cuando se trata de inmigración, los políticos están equivocados. No necesitamos disuadir a la gente de que se mude. Más bien, debemos darles incentivos para migrar. Porque, como veremos en el próximo consejos, la inmigración es buena para los trabajadores locales no calificados.

La inmigración ayuda a impulsar la economía local

Imagine por un momento que es un mesero y que su ciudad se ha vuelto densamente poblada de inmigrantes, como advirtieron desesperadamente ciertos políticos. Está momentáneamente alarmado de que sus nuevos vecinos puedan competir por su trabajo. Pero luego te das cuenta de cuánto más concurrido está tu restaurante desde que llegaron.

Los inmigrantes no solo traen consigo mano de obra. También traen una demanda de servicios. Invierten dinero en negocios como cafés y tiendas que cuentan con trabajadores poco calificados.

Los inmigrantes más emprendedores crean sus propios negocios, lo que genera más oportunidades de empleo. De hecho, un examen de las principales empresas de Fortune 500 en 2017 mostró que el 43 por ciento de las empresas estadounidenses con mayores ingresos fueron fundadas por inmigrantes o sus descendientes. Gente como Steve Jobs, cuyo padre biológico vino de Siria. O Henry Ford, que es descendiente de un inmigrante irlandés.

Por tanto, la idea de que los inmigrantes destruyen el mercado laboral de los trabajadores locales poco cualificados simplemente no es cierta. Pero esto no se debe solo a que estimulan la economía. Hay otra razón: los inmigrantes no pueden competir con las redes sociales y el conocimiento local de los trabajadores nativos.

El modelo de oferta y demanda asume que los empleadores siempre querrán contratar al trabajador más barato; así que si los inmigrantes ofrecen sus servicios por menos, los locales perderán sus trabajos. Pero contratar a un trabajador no es como comprar una sandía. Un empleador tiene consideraciones más serias que sopesar que el precio. Necesitan saber que el trabajador se desempeñará bien y será confiable. De lo contrario, tendrán que despedirlos, lo que puede resultar costoso y desagradable.

Por estas razones, los empleadores prefieren contratar a personas que conocen o que vienen con una recomendación sólida. Los lugareños, que ya han trabajado en el área, casi siempre serán preferibles a los ojos de los empleadores, incluso si cobran más.

Los locales también suelen tener habilidades que los recién llegados no tienen, como hablar el idioma con fluidez. Un estudio danés mostró que en áreas con un mayor porcentaje de inmigrantes, los trabajadores daneses tenían más probabilidades de dejar el trabajo manual por trabajos más calificados.

Es por eso que los inmigrantes a menudo solo obtienen trabajos que los lugareños no están dispuestos a hacer, como limpiar, cortar el césped o cuidar niños. De hecho, la oferta en estas áreas podría hacer bajar los salarios, pero incluso eso tiene beneficios en cadena para los trabajadores. Por ejemplo, si usted es una madre local de bajos ingresos, tener acceso a una guardería asequible le facilitará salir y ganar dinero.

Los bienes se mueven libremente en la economía global pero las personas no

Los defensores de los acuerdos comerciales internacionales pintan un panorama optimista: cada país exportará lo que mejor se pueda producir e importará cosas que sean más asequibles cuando se obtengan de otros lugares.

Por lo tanto, Egipto puede exportar artículos que requieren mucha mano de obra, como alfombras tejidas a mano, capitalizando una mano de obra doméstica barata. China puede utilizar sus formidables recursos tecnológicos y sus eficientes fábricas para exportar piezas de computadora producidas en masa. Las empresas indias pueden comprar esas piezas a bajo precio, lo que refuerza la industria tecnológica local.

Si bien el comercio internacional dañará algunas industrias y empleos, se piensa, las fábricas pueden descontinuar artículos no rentables e innovar para comenzar a fabricar otros nuevos. Y los trabajadores pueden cambiar a industrias más rentables.

El problema con esta idea es que asume una flexibilidad tanto por parte de la industria como de la fuerza laboral, lo que no se ajusta a la realidad.

Como vimos en el último consejo, los trabajadores no son tan flexibles como sugiere la teoría del comercio. Les resulta muy difícil moverse, incluso si existen incentivos económicos para hacerlo. Eso les impide cambiar de industria, ya que esto a menudo implica mudarse a un nuevo distrito de transporte.

Las empresas también pueden ser muy inflexibles. Cuando la economista Petia Topalova era estudiante de doctorado en el MIT, realizó una extensa investigación sobre el impacto del comercio global en India. Descubrió que era extremadamente raro que una empresa descontinuara una línea de productos, incluso si no era rentable producirla.

Si bien teóricamente pueden surgir nuevas empresas para desarrollar productos más innovadores, en la práctica generalmente les resulta muy difícil obtener crédito de los bancos. Las empresas antiguas, por el contrario, siguen siendo refinanciadas incluso cuando están cayendo.

E incluso si un recién llegado logra ingresar al mercado local con un nuevo producto, no es tan fácil competir en el mercado global.

Por un lado, se necesita mucho tiempo para desarrollar una reputación confiable. Los compradores extranjeros desconfían de adquirir productos de un recién llegado sin una garantía de entrega puntual o calidad constante. Como tal, las empresas de los países en desarrollo son tratadas con sospecha. Esto puede convertirse en un círculo vicioso. Por ejemplo, si nadie invierte en un colectivo egipcio que produce alfombras, no podrá mejorar su calidad ni contratar más trabajadores para acelerar la respuesta.

Los aranceles proteccionistas no resolverán el problema

Probablemente haya visto imágenes de Trump rodeado de trabajadores siderúrgicos en 2018, proclamando que Estados Unidos impondrá un fuerte impuesto al aluminio y al acero importados de China para proteger los empleos locales.

¿Podría funcionar esta táctica? Bueno, es probable que la medida proteja los puestos de trabajo de los trabajadores del acero. Más personas comprarán acero local, lo que significa que habrá más demanda y menos despidos en esas fábricas. Hasta ahora todo bien, pero no es tan simple.

En respuesta a los aranceles al acero de Trump, China anunció que impondría sus propios aranceles a los productos agrícolas estadounidenses. Dado que China compra el 16 por ciento de todos los cultivos y la carne que exporta de Estados Unidos, esto tendrá serias implicaciones para la industria agrícola. Si bien los trabajadores del acero pueden mantener sus trabajos, esto será a costa de los trabajos de los trabajadores agrícolas cuando las exportaciones agrícolas se vuelvan demasiado caras para el mercado chino. Como tal, la guerra comercial de Trump es muy miope.

En un efecto descrito como «el shock de China», las fábricas han cerrado sus operaciones ante la competencia de las importaciones chinas baratas. La ciudad de Bruceton en Tennessee ofrece un ejemplo escalofriante.

Bruceton tuvo que cerrar su fábrica que empleaba a 1.700 personas cuando ya no era rentable producir ropa. En 2000, dejaron ir a sus últimos 55 trabajadores. Los trabajadores despedidos ya no podían gastar dinero en la ciudad, lo que significa que casi todos los negocios locales cerraron. Lo que había sido un centro próspero se convirtió en una ciudad fantasma. Esta desolación, a su vez, desanimó a los inversores a instalar allí nuevas fábricas. Ya hemos visto que los trabajadores desempleados no siempre pueden trasladarse fácilmente a otro distrito para encontrar un nuevo trabajo. Pero tampoco hay perspectivas si se quedan. ¿Entonces qué pueden hacer =

Estados Unidos tiene una iniciativa para ayudar a quienes pierden sus trabajos, llamada programa de Asistencia para el Ajuste Comercial (TAA). El programa extiende el seguro de desempleo de los trabajadores y brinda capacitación y apoyo para ingresar a un nuevo sector. También brinda asistencia financiera para ayudar a los trabajadores a trasladarse. El programa tiene todos los ingredientes adecuados, pero carece de fondos.

Los perdedores del comercio mundial necesitan protección, pero simplemente imponer aranceles no resolverá nada. En cambio, necesitamos invertir recursos sustanciales para ayudar a los recién desempleados a adaptarse al impacto y volver a ponerse de pie.

La lucha contra el cambio climático no puede separarse de la lucha contra la desigualdad económica

A fines de 2018, multitudes de manifestantes de los «chalecos amarillos» abarrotaron las calles de París, protestando amargamente por un impuesto propuesto a la gasolina. Argumentaron que se trataba de una medida diseñada para dañar a los pobres y proteger a la élite. Los parisinos adinerados podían permitirse tomar el metro para ir al trabajo; pero las personas más pobres que viven en los suburbios o en el campo, cuyo sustento depende de poder conducir al trabajo, no podrían hacerlo. 

El argumento de que luchar contra el cambio climático es un lujo que los pobres no pueden permitirse es muy común. La idea es que o podemos salvar el planeta para el futuro o podemos proteger la economía en el presente.

Pero también son los pobres los que están pagando el precio del cambio climático en este momento, particularmente en los países en desarrollo cercanos al ecuador. Si la temperatura sube un par de grados en Escandinavia, puede que se sienta agradablemente caliente. Si la temperatura sube en India, por otro lado, será insoportablemente sofocante.

Además de esto, la mayoría de la gente en la India no está equipada para hacer frente a las olas de calor: el 5 por ciento de los hogares tiene aire acondicionado, en comparación con el 87 por ciento en los Estados Unidos.

La creencia generalizada de que el crecimiento económico es el bien supremo significa que nos amenaza la idea de tener que recortar el consumo de energía si afecta a la economía. Pero no hay forma de evitarlo. Para frenar el cambio climático, nuestro consumo de energía debe reducirse. ¿Es posible hacer eso de una manera que no dañe a los más vulnerables económicamente?

Además de tomar medidas para reducir las emisiones en los países ricos, necesitamos una mayor redistribución de la riqueza para ayudar a los países en desarrollo que soportan la peor parte del cambio climático. Tomemos el ejemplo de los acondicionadores de aire en la India. A los países más ricos les costaría una pequeña fracción de su PIB financiar aires acondicionados de energía más limpia, que no producen gases HFC, para los hogares indios.

No tenemos que sacrificar a los pobres para salvar el planeta, pero los países más ricos deben estar preparados para pagar el precio.

La IA afecta negativamente al mercado laboral

Has visto el escenario en las películas de ciencia ficción: los humanos han sido reemplazados por robots relucientes, que se hicieron cargo de nuestros trabajos antes de conquistar el mundo.

Puede sonar un poco exagerado, pero ¿lo es realmente? Hoy en día, los robots pueden voltear hamburguesas, aspirar pisos e incluso encargarse de una logística compleja.

¿Qué pasa con los humanos que solían tener esos trabajos? ¿Qué les pasará con el auge de la IA y la automatización continua? Responder a esa pregunta es complejo porque la tecnología avanza a un ritmo tan rápido.

Si bien no podemos predecir el futuro, podemos observar los efectos de la automatización en el pasado. Los investigadores descubrieron que la introducción de robots ha tenido un efecto negativo en el mercado laboral. La presencia de un solo robot industrial en una zona de tránsito eliminó 6.2 puestos de trabajo y redujo los salarios.

Si bien se trata principalmente de trabajos manuales que se han automatizado hasta ahora, el desarrollo de la inteligencia artificial significa que las tareas más complejas como la contabilidad, el periodismo deportivo y el trabajo de asistente legal también pueden ser asumidas por robots. Lo que queda son trabajos altamente calificados en informática e ingeniería, así como trabajos muy poco calificados como pasear perros. Las personas sin un título universitario inevitablemente se verán afectadas de manera más negativa.

Actualmente, para una empresa estadounidense puede resultar más lucrativo desde el punto de vista financiero utilizar un robot que una persona, incluso si los robots no son más eficientes en el trabajo. Los empleadores no tienen que pagar la licencia por maternidad o los impuestos sobre la nómina de un robot. Para alentar a las empresas a crear robots que mejoren, en lugar de reemplazar, los trabajos humanos, podríamos crear una multa fiscal que haga que sea más beneficioso económicamente contratar a un humano.

Un problema es que será más difícil determinar dónde se detiene el robot y dónde comienza el humano. La mayoría de los robots no se mueven en una carcasa plateada brillante; a menudo están integrados en máquinas con operadores humanos. Decidir exactamente qué constituye un «robot» podría ser realmente muy difícil.

Pero la desigualdad económica no comienza y termina con los robots. Como descubriremos en el próximo consejo, esta desigualdad tiene más que ver con la política social que con la tecnología.

La desigualdad económica precedió a los robots inteligentes

Podría resultar tentador culpar a los robots por la desigualdad económica. Son los extraterrestres intrusivos definitivos en nuestra sociedad y, por lo tanto, un chivo expiatorio muy conveniente.

Pero la desigualdad estaba aumentando mucho antes de que se inventaran las cajas de supermercado con escaneo automático. De hecho, no podemos comprender los efectos de la IA sin tener en cuenta el panorama general del mercado laboral y cómo se distribuyen los ingresos en la sociedad en su conjunto.

Hasta 1980, la proporción de la renta nacional que se apoderó del 1% más rico de los Estados Unidos estaba disminuyendo constantemente, del 28% en 1928 a alrededor de un tercio de la de 1979. Pero esta tendencia se revirtió drásticamente a partir de 1980, de modo que la desigualdad es mayor. nuevamente a los niveles observados en 1928. La desigualdad de riqueza casi se ha duplicado desde 1980.

Mientras que las ganancias del 1 por ciento más rico aumentaron drásticamente, los salarios de la clase trabajadora dejaron de crecer. De hecho, el salario promedio en 2014 no fue más alto que en 1979 cuando se ajustó a la inflación. Los trabajadores menos educados tienen un trato aún más difícil: el salario real de los trabajadores varones en 2018 fue un 10-20 por ciento más bajo que en 1980.

Entonces, ¿qué sucedió en 1980 para causar este enorme aumento en la desigualdad? Muchos economistas señalan las políticas de líderes como Ronald Reagan y Margaret Thatcher, quienes llegaron al poder con políticas agresivas diseñadas para recortar los impuestos para los muy ricos, con el argumento de que las ganancias financieras «se filtrarían» al trabajador promedio.

Las filosofías económicas de la era Reagan-Thatcher también legitimaron la idea de que algunas personas merecían salarios exorbitantes. ¿Lo racional? Eran extremadamente talentosos y ganar bien los alentaría a trabajar más duro.

Pero esto contradice el hecho de que, en las industrias financieras, los directores ejecutivos a menudo obtienen grandes bonificaciones por no hacer nada en absoluto. Con sus salarios alineados con el valor de mercado de la empresa, reciben más dinero cuando a la empresa le va bien. Pero no hay ningún incentivo para pagar más a sus empleados humildes, de hecho, todo lo contrario.

Esta enorme desigualdad en los ingresos entre los que más ganan y todos los demás es insostenible. ¿Qué necesitan cambiar países como EE. UU. Para abordarlo? En una palabra: impuestos.

Una tributación adecuada puede ayudar a resolver la desigualdad

Hay una forma de nivelar el campo de juego entre los exorbitantes mayores ingresos y otros trabajadores: los impuestos. Los estudios han demostrado que cuando la tasa impositiva para el 1 por ciento superior es del 70 por ciento o más, los salarios se vuelven más iguales. Eso es porque las corporaciones dejan de pagar salarios tan disparatados, ya que no vale la pena perder el 70 por ciento en la oficina de impuestos.

Países como Alemania, España y Dinamarca, que han mantenido impuestos tan altos, tienen una brecha menor entre los salarios de los asalariados superiores y medios en comparación con países como EE. UU., Canadá y el Reino Unido, que han reducido drásticamente los impuestos para los salarios más altos. desde la década de 1970 en adelante.

Sin embargo, para abordar realmente la desigualdad, los gobiernos necesitarán más recursos. Eso significará que debemos hacer más que solo gravar los salarios de los que ganan más.

Una opción es un impuesto sobre el patrimonio sobre los activos de los extremadamente ricos. Un impuesto del 2 por ciento sobre aquellos con más de 50 millones de dólares en activos y el 3 por ciento sobre aquellos con más de mil millones de dólares podría generar potencialmente 2,7 billones de dólares en diez años. Eso es una gota en el océano para los multimillonarios, pero podría marcar una enorme diferencia en las vidas de millones si ese dinero se usara para ayudar a los desempleados afectados por el comercio mundial o para financiar otros programas públicos como vivienda y educación.

Pero los impuestos sobre el patrimonio no son suficientes. Para realmente marcar la diferencia, todos deberán contribuir.

Dinamarca y Francia, dos países con ambiciosos programas para abordar la pobreza y la desigualdad, recaudan el 46 por ciento de su PIB a través de impuestos. La mayoría de esos impuestos provienen de los asalariados promedio. En contraste, los impuestos representan solo el 27 por ciento del PIB de Estados Unidos.

La idea de pagar más impuestos es extremadamente impopular en Estados Unidos. Eso se debe en parte a los bajos niveles de confianza en el gobierno. Los programas gubernamentales a menudo se consideran ineficientes y los funcionarios corruptos. La gente tiene preocupaciones legítimas sobre a dónde va su dinero.

Los gobiernos deben rendir cuentas para hacer un buen uso de los impuestos. Pero su trabajo es fundamental. Como hemos visto, el mercado no siempre es eficiente cuando se trata de priorizar el bienestar humano. Se necesitan programas públicos sólidos para apoyar a los trabajadores afectados por el comercio mundial, la IA, el cambio climático y los innumerables desafíos que vendrán. Para financiar esos programas, necesitamos dinero de los impuestos.

Es esencial poner en primer plano la dignidad de los pobres

Imagina que un robot acaba de hacerse cargo de tu trabajo como contable. O su trabajo regular en una granja orgánica ha desaparecido debido al impacto de la guerra comercial con China. O su trabajo en una fábrica de ropa india desaparece a medida que las importaciones textiles coreanas se vuelven más asequibles para Occidente.

Estas pérdidas de empleo tendrán profundas consecuencias económicas para usted y su familia. Pero el dinero no será lo único que se perderá. También perderá su comunidad laboral, su identidad en el lugar de trabajo y tal vez incluso su sentido de dignidad.

Convertirse en pobre puede suceder muy rápidamente sin una red de seguridad social. Una reducción puede sumir a una familia en la pobreza. Cualquier intento de ayudar debe tener en cuenta no solo las necesidades financieras de la familia, sino también la necesidad humana de ser tratado con respeto.

Desafortunadamente, muchos programas de asistencia demonizan a los pobres.

Los formuladores de políticas asumen que no se puede confiar en que los pobres gasten su dinero en cosas útiles como alimentos y educación y, por lo tanto, no se les debe dar dinero en efectivo. Los críticos de las propuestas para dar a los necesitados infusiones de dinero argumentan que si las personas reciben este apoyo no tendrán ningún incentivo para trabajar; en cambio, se revolcarán sin rumbo fijo durante el resto de sus días.

Pero estos temores son infundados. Los datos de experimentos en 119 países en desarrollo que proporcionaron ayuda financiera directa a los más pobres muestran que los niveles de nutrición y salud aumentan sustancialmente para los beneficiarios. Gastar en alcohol y tabaco no.

Tener un ingreso básico tampoco disuade a las personas de trabajar. En un experimento realizado por uno de los autores en Ghana, se alentó a los participantes a hacer bolsas que se comprarían por una suma decente. Algunos de los beneficiarios también recibieron cabras, que podrían utilizarse para generar más ingresos. El experimento mostró que no solo los beneficiarios con las cabras produjeron más bolsas que los que no las tenían; también crearon bolsas de mejor calidad.

Lejos de desincentivar a los pobres, el apoyo financiero puede liberar a los beneficiarios del estrés paralizante de la supervivencia diaria y liberarlos para trabajar más duro, probar algo nuevo o trasladarse.

No existe un enfoque único para aliviar la pobreza. Una solución que funciona en Ghana puede no funcionar en los EE. UU. Lo fundamental es tener en cuenta el contexto social y priorizar la agencia y la dignidad de los beneficiarios.

Solucionar la polarización política y los prejuicios que erosionan la democracia

Según el FBI, la cantidad de delitos de odio en los Estados Unidos aumentó en un 17 por ciento en 2017. Este fue el tercer año consecutivo en que la cantidad aumentó. Durante un largo período antes de 2015, la cantidad de delitos de odio se mantuvo estable o disminuyó.

¿Cómo podemos entender estas cifras altísimas? ¿Qué hace que alguien odie a los negros, a los inmigrantes oa las personas de una clase social diferente? ¿Es que algunas personas nacen con prejuicios y crecen así? ¿O es el efecto de los medios y la retórica de un presidente antiinmigrante como Donald Trump?

Estas preguntas desconciertan a los economistas y otros científicos sociales. Decir que la gente tiene una inclinación hacia el racismo y los prejuicios es extraño, porque ignora su historia y contexto social. Pero decir que los medios de comunicación les lavan el cerebro a las personas podría subestimar su inteligencia y capacidad de acción. La respuesta es más compleja.

Si bien las personas tienen preferencias individuales, estas están muy determinadas por los grupos sociales y las situaciones particulares en las que se encuentran. Las personas gravitan hacia otros como ellos. La comunidad se convierte entonces en una especie de cámara de resonancia para una opinión particular, en la que las personas refuerzan las creencias de los demás sin exponerse a opiniones externas.

Esto significa que incluso sobre hechos científicos como el calentamiento global, existen opiniones muy diferentes. Si bien el 41 por ciento de los estadounidenses dice que el calentamiento global es causado por la contaminación humana, el mismo porcentaje no cree que esté sucediendo o cree que es un fenómeno natural. Estas creencias están divididas en líneas políticas: los demócratas tienden a creer en el calentamiento global, mientras que los republicanos no.

Esta cámara de eco solo es amplificada por plataformas de redes sociales como Facebook, donde vemos contenido compartido por otros miembros de nuestra red, reforzando lo que ya creemos.

Si no podemos comunicarnos entre nosotros sobre los temas que importan, la democracia comienza a fracturarse. Nos dividimos en tribus fragmentadas, luchando guerras ideológicas sólo por ganar.

Incluso el prejuicio más arraigado puede cambiar. Pero para que eso suceda, debemos entrar en contacto con diferentes tipos de personas con diferentes tipos de puntos de vista. Las escuelas y universidades son lugares importantes para que suceda ese tipo de interacción social diversa, al igual que los vecindarios mixtos con espacio para ricos y pobres por igual.

Solo a través de una discusión abierta podremos empezar a sanar las muchas fisuras que fracturan nuestras sociedades.


Algunas ideas adicionales:

En tiempos difíciles, donde la economía se vuelve un tema sensible, es esencial encontrar respuestas inteligentes y prácticas para afrontar nuestros mayores problemas financieros. La buena economía en estos momentos se convierte en una herramienta fundamental para navegar por las turbulencias económicas. Sin embargo, para abordar estos desafíos, también es necesario cultivar un enfoque integral que abarque no solo aspectos monetarios, sino también aspectos emocionales y personales.

En medio de la adversidad financiera, es crucial manejar las relaciones interpersonales con astucia y elegancia. No es raro encontrarse con personas maliciosas que se disfrazan de virtuosas. Aquí, la psicología inversa puede ser una estrategia valiosa para explorar las verdaderas intenciones y protegerse de aquellos que aparentan ser buenos pero que, en realidad, actúan de manera perjudicial. Conocer los tipos de sonrisas y sus significados puede ser una herramienta sutil pero efectiva para descifrar las intenciones ocultas detrás de una expresión facial.

Al mismo tiempo, enfrentar la adversidad económica requiere una perspectiva positiva y creativa. En este sentido, las frases de Florence Nightingale, pionera de la enfermería, pueden brindar inspiración y fortaleza emocional. Su sabiduría puede servir como un abrazo tántrico para el alma, proporcionando consuelo y motivación en momentos difíciles.

La aplicabilidad de la psicología inversa también se extiende a las relaciones personales. Tratar con personas que se hacen las víctimas puede ser desafiante, pero entender cómo abordar esta dinámica mediante estrategias como el ejercicio para el desapego amoroso puede ser liberador. Es esencial recordar que, a veces, amar significa establecer límites y cuidar de uno mismo.

En este viaje hacia una economía personal sólida, es fundamental ser versátil como el agua, como sugiere la famosa frase «Be water, my friend». Adaptarse a las circunstancias cambiantes y fluir con flexibilidad puede ser la clave para superar los obstáculos económicos.

La buena economía para tiempos difíciles implica más que simplemente equilibrar libros contables; también implica comprender la complejidad de las relaciones humanas, mantener una actitud positiva y cultivar la inteligencia emocional. Al combinar estrategias financieras sólidas con un enfoque consciente en el bienestar personal, podemos enfrentar los desafíos económicos con determinación y resiliencia.