Si quieres probar cosas nuevas junto a tu pareja, podrías empezar con un beso tántrico.

Se trata de una forma de explorar la sexualidad en conexión con la espiritualidad. Una herramienta que bien utilizada aumenta la conexión entre las parejas, especialmente aquellas que han caído en la monotonía. Para ello, primero debes saber de qué trata esta modalidad de beso, cómo se creó y, por supuesto, cómo darlo para llegar junto a tu pareja a la cúspide del placer.

¿Qué es el sexo tántrico?

Se trata de una forma de explorar nuestra sexualidad desde otra dimensión espiritual, la clave es unir nuestra mente y espíritu. Para el tantra, la energía sexual es la mayor fuente de poder creativo. Habitualmente, las personas relacionamos el sexo con el placer o la reproducción de nuestra especie, lo que conlleva olvidarnos de la conexión y la respiración con nuestra pareja. Un error muy común que es clave a la hora de elevar el placer a un nivel superior.
Resumiendo: se trata de una práctica sexual consciente que va más allá del placer físico, dando prioridad a la conexión con la pareja y con el universo.

Resumiendo: se trata de una práctica sexual consciente que va más allá del placer físico, dando prioridad a la conexión con la pareja y con el universo.

beso-tántrico

El tantra se trata de una práctica sexual consciente que va más allá del placer físico, dando prioridad a la conexión con la pareja y con el universo

Para llegar a este nivel existen diferentes técnicas, desde el arte de estar presente hasta el de utilizar todos los sentidos a la vez para explotar al máximo esta experiencia. Al contrario del sexo clásico, en el sexo tántrico el fin no es el orgasmo, sino disfrutar del presente y de la energía sexual que transmiten los cuerpos. Desprenderse del apego, dejar atrás los tabúes, la ansiedad y las expectativas para potenciar al máximo todos los sentidos.

¿Cómo se da un beso tántrico?

Después de la presentación del sexo tántrico podrías deducir que es un beso, pero con algún detalle añadido. Para empezar, considera que un beso tántrico es lo mismo que ya sabes hacer, solo que más lento y de forma más consciente.

Las 4 fases del beso tántrico

La experta en tantra Carla Tara nos desvela cuatro fases básicas por las que debemos pasar para dar un beso tántrico.

1. Primero, relaja todos los músculos faciales hasta conseguir que tu boca esté abierta. Después, cierra los ojos y comienza a respirar profundamente.

2. Acércate a la boca de tu pareja y comienza a besar suavemente su labio superior.

3. Besa su labio inferior, poniendo todos los sentidos en la acción y disfrutando de las sensaciones.

4. Por último, besa los labios de tu pareja a la vez. Explóralos y sé consciente de cómo están. Ten presente vuestras respiraciones e intentad realizarlas al mismo ritmo. Sincronizaros en un solo ser.

Tómate el tiempo que necesites para experimentar este beso y aumentar vuestra energía. Recuerda que es el primer paso antes del sexo. Como última pincelada, puedes probar a realizarlo en la posición Yab-Yum, que consiste en que un miembro de la pareja se siente de piernas cruzadas y el otro se siente sobre ellas, de frente, tal y como muestra el siguiente video.

¿Qué engloba el concepto de tantra sexual?

Todavía hay quienes tratan este concepto como si se tratara de una manera mística de llevar a cabo el acto sexual. Pero para los expertos sobre el tema, esta definición se queda un poco corta.

Detrás del tantra hay una filosofía con más 4000 años de antigüedad, donde el sexo queda relegado a un segundo plano. Toda gira en torno a encontrar tu propósito mediante la integración con el cosmos y la necesidad de encontrar un elemento sagrado en todas partes.
Otra de las famosas técnicas tántricas es la de la meditación. Para poder llegar a disfrutar del sexo tántrico, deberías aprender a dominar otras prácticas de esta tradición milenaria, tales como el trascender del deseo sexual y el apego al placer.

El mapa del placer en España

Tener sexo es una de las cosas pocas prácticas placenteras que además son buenas para nuestra salud. Es una actividad física que nos previene de patologías como las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis o la demencia. Es un analgésico natural, aleja la depresión y el estrés y nos hace felices, entre otros muchos beneficios. Incluso una investigación elaborada en la Universidad de Princeton que publicó la revista ‘PLOS ONE’, demostró que el sexo estimula el crecimiento de neuronas en el hipocampo, es decir, la parte del cerebro responsable de nuestra memoria y nuestro aprendizaje.

Aunque no en todas las provincias lo practican por igual en España. Por ejemplo, los españoles mantienen una media de 85 relaciones sexuales al año (aunque la mayoría confiesa que le gustaría tener más). De entre todas las provincias, La Rioja se encuentra en la cima de encuentros (unas 125 veces al año), seguido de Las Canarias (100) y Cataluña (92). Por tanto, parece una buena idea conocer gente en Barcelona, Tenerife o La Rioja u otras ciudades de estas provincias. Completan la lista Castilla- La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia, Extremadura, Madrid, Andalucía y Baleares. Pero recuerda, la cantidad no siempre va ligada a la calidad. Busca, exige y cuida la calidad en cada relación íntima. Es tu deber y tu derecho proporcionar placer y seguridad a tu pareja.