Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 1

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades

“Haz el amor ahora, de noche y de día, en invierno y en verano. Estás en el mundo para eso y el resto de la vida no es nada, si no vanidad e ilusión. Existe una única ciencia, una sola riqueza, una sola política. Hacer el amor es única la ley”.

–Anatole France

¿Estamos destinados a cometer los mismos errores por la eternidad? A pesar de todo el progreso que hemos logrado como sociedad, parece que apenas hemos madurado en lo que respecta al amor y saber elegir pareja.

Parece que sufrimos más que nunca de celos, anhelos, aventuras amorosas y angustias. Casi la mitad de todos los matrimonios en Estados Unidos terminan en divorcio. ¿Qué esta pasando?

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 2

¡Esta es un área en la que podemos aprender un par de cosas de nuestros predecesores! Las claves de este post miran a la antigua filosofía budista para arrojar algo de luz sobre nuestros problemas amorosos.

Ahora, probablemente estés pensando: budismo, ¿de verdad? ¿Qué pueden decirnos los antiguos monjes sobre el amor moderno? ¿No hicieron votos de celibato y le dieron la espalda al mundo material?

Pueden tener miles de años, pero las reflexiones budistas sobre la vida y el amor son sorprendentemente aplicables al romance moderno. Ciertamente, han salvado la relación del autora Susan Piver según desvela en el libro The Four Noble Truths of Love: Buddhist Wisdom for Modern Relationships. Es un libro maravilloso pero no te preocupes, si no quieres o puedes leerlo te lo resumimos aquí.

Diseñados para desafiar su perspectiva sobre el sexo, las citas y el romance, estas claves tienen como objetivo liberarte de los malos hábitos y las falsas expectativas que han impedido que sus relaciones prosperen. También establecen algunas prácticas de atención plena que puede utilizar para conectarse con su pareja, abrazar su relación y lograr una mayor felicidad y satisfacción en su vida amorosa.

Es importante tomar las riendas y la responsabilidad de mi vida amorosa para empoderarme y crear una nueva experiencia, diferente del pasado. Mi meta es tomar consciencia de las actitudes inconscientes que tengo en cuanto al amor. Debo verme como la fuente de mi experiencia, sin culparme ni sentirme mal. Aprender de verdad las lecciones de vida que contienen.

Fuente: LifeBook MindValley

Aprenderás

  • cómo saboteamos las buenas relaciones con expectativas imposibles;
  • lo que realmente significa estar enamorado;
  • cómo las parejas pueden adaptar la meditación a la práctica del amor.

En PSIGO explican así los problemas en las relaciones actuales:

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 3
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 4
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 5
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 6
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 7
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 8
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 9
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 10
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 11
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 12

«La vida puede ser muy romántica, pero hay que crear ese romance».

– Oliver Wendell Holmes

Las Cuatro Nobles Verdades aplicadas a tu relación amorosa

Las Cuatro Nobles Verdades fueron enseñadas por Buda hace más de 2.500 años. Fueron sus primeras enseñanzas después de alcanzar la iluminación y forman la base de la filosofía budista.

Siddhartha Gautama, el nombre de pila del Buda, nació como príncipe. Su crianza fue tan protegida que no vio a las personas ancianas, enfermas o moribundas hasta que llegó a ser un hombre adulto.

Consternado por estas experiencias reveladoras, renunció a su vida de lujo con la esperanza de encontrar el significado de la existencia y el fin del sufrimiento. Después de varios años de ayuno, mendicidad y otras formas de castidad, Gautama finalmente decidió sentarse debajo de un árbol Bodhi hasta que la verdad se le revelara. Se dice que se sentó debajo de ese árbol durante 49 días antes de alcanzar la iluminación, momento en el que regresó para compartir lo que había aprendido: las cuatro verdades sobre la existencia.

La Primera Noble Verdad es: La vida es sufrimiento

Eso no quiere decir que todo esté mal. El sufrimiento aquí se refiere a un malestar básico del que nunca podemos deshacernos del todo. Esta incomodidad se debe al hecho de que todo en la vida es pasajero. Tratamos de aferrarnos a las cosas: buena apariencia, posesiones, relaciones, pero todo finalmente pasa por nuestros dedos. Como resultado, sufrimos una gran ansiedad por lo que nos espera en el futuro y lamentamos lo que dejamos atrás en el pasado.

La Segunda Noble Verdad: la causa del sufrimiento es el apego

Sin embargo, no es la fugacidad per se lo que causa sufrimiento. Aquí es donde entra la Segunda Noble Verdad: la causa del sufrimiento es el apego. En otras palabras, sufrimos porque no podemos soportar dejar ir las cosas a las que nos hemos apegado.

La Tercera Noble Verdad: es posible acabar con el sufrimiento

Ahora que conocemos la causa del sufrimiento, llegamos a la Tercera Noble Verdad: es posible acabar con el sufrimiento. Para hacer eso, tenemos que aceptar la realidad por lo que es. Sabiendo que todo en la vida va y viene, debemos, en la medida de lo posible, renunciar a nuestros apegos a las cosas.

La Cuarta Noble Verdad: hay un camino para trascender el sufrimiento

Pero, ¿cómo lo logramos exactamente? Bueno, la Cuarta Noble Verdad dice que hay un camino para trascender el sufrimiento. Este camino se conoce en el budismo como el Noble Óctuple Sendero. Ofrece los diversos componentes de la vida moral del budista; si se siguen concienzudamente, estos conducirán a la iluminación.

Entonces, eso es todo: las Cuatro Nobles Verdades del Budismo. Éstas son la base de las Nobles Verdades del Amor, que, como veremos, siguen esta misma estructura.

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 13

Los problemas son parte de las relaciones

PREMISA ERRÓNEA: “No existen los hombres buenos, o todos los buenos ya están emparejados. Los hombres siempre me decepcionan. Las relaciones no duran. Si bajo la guardia, el amor es impredecible y peligroso”.

PREMISA POSITIVA: “Creo que nací para amar y ser amada. Creo que hay hombres fiables y maravillosos buscando a alguien como yo. Sé que el tipo de amor que busco no solo es posible, sino que traerlo a mi vida no tiene que ser una lucha como lo fue en el pasado. Creo que estoy lista y merezco un amor extraordinario”. Fuente: LifeBook MindValley

«Para un ser humano, amar a otra persona
es quizás la más difícil de las tareas, la máxima prueba, el trabajo para el que todo lo demás es preparación».

– Rainer Maria Rilke

Muchos de nosotros nos comportamos como si la turbulencia que experimentamos en nuestras relaciones fuera solo temporal. Imaginamos que nuestros problemas son el resultado de algún pequeño problema; si logramos resolverlo, todo será fácil a partir de ese momento.

Todos somos propensos a este tipo de pensamiento de «si tan solo». Si tan solo amasáramos algunos ahorros, entonces tal vez dejaríamos de pelear por las finanzas. Si tan solo nos mudáramos a la ciudad, quizás no nos sentiríamos tan inquietos. Si solo viviéramos más juntos, si tan solo tuviéramos consejería para parejas, si solo tuviéramos hijos, si solo …

Es posible que te hayas sorprendido preguntándote: ¿Cuándo se resolverán estos problemas? Pero, ¿alguna vez ha considerado la posibilidad de que la respuesta sea Nunca?

Los problemas simplemente no son el tipo de cosas que se pueden erradicar de una relación. Una vez que se resuelve un problema, otro ocupará su lugar.

Quizás es la primera cita y estás ansioso por agradarles. O tal vez su pareja a largo plazo no dejará de tararear aunque le haya pedido que no lo haga mil millones de veces. Ya sea que se trate de su primer encuentro o de un matrimonio de 30 años, siempre habrá algún problema en una relación.

No importa cuánto te esfuerces, qué tan bien planeas el futuro o cuán locamente enamorado estés, vas a sufrir dolores de cabeza de vez en cuando.

Vas a enfrentar dificultades, vas a tener dudas sobre la relación, te vas a sentir desconectado, incomprendido, aburrido, irritado, estresado, confundido y triste. ¿Y sabes qué? ¡Eso está absolutamente bien! Eso es normal. Eso es parte integral de cualquier relación amorosa.

Entonces, ¿qué significa todo esto exactamente? Significa que nunca te sentirás completamente cómodo o satisfecho en una relación. Cierto nivel de incomodidad es simplemente una realidad siempre presente. Esta es la esencia de la Primera Noble Verdad del Amor, que dice que las relaciones nunca se resuelven por completo.

Esto puede parecer pesimista, como si todos sus intentos de hacer que la relación funcione fueran inútiles. Pero eso no es cierto en absoluto. Las relaciones se basan en estos problemas. Cada problema nos obliga a unirnos, discutir el problema y encontrar una solución. Es a través de la resolución de problemas que profundizamos nuestra intimidad.

El error que cometemos con tanta frecuencia es imaginar que hay algún lugar idílico de felicidad y estabilidad al otro lado de estos problemas. Estas utopías existen solo en la imaginación. Lo que tenemos que hacer es abrazar los pequeños placeres que tenemos aquí, ahora mismo, en medio de todo.

¿Qué resentimientos cargo del pasado? Buscaré resentimientos
que aún cargue de mis relaciones pasadas y los motivos de que a
veces sea desconfiada, cerrada y no abra mi corazón. Cortaré los
lazos tóxicos con mis ex. Me perdono a mí y los perdono a ellos. Reconoceré la diferencia entre el perdón y la reconciliación: para perdonar solo se necesita una persona: yo. Pero para la reconciliación se necesitan dos. El perdón no quiere decir: «Lo que me hiciste estuvo bien». Quiere decir: «No dejaré que lo que me hiciste arruine mi felicidad para siempre».

Fuente: LifeBook MindValley
Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 14

Dañamos las relaciones proyectando miedos y deseos

Esto puede ser obvio, pero no debes seguir los consejos sobre relaciones de las películas. Cuando las películas abordan el tema del amor, tienden a centrarse en su etapa rudimentaria. Una vez que el protagonista se enamora, la pantalla se oscurece y se da a entender que viven felices para siempre.

Quizás por eso hemos confundido las relaciones con las aventuras amorosas. Como sociedad, hemos equiparado el amor con la pasión y la euforia que viene con el estallido inicial del enamoramiento.

Las aventuras amorosas y las relaciones no son lo mismo, en absoluto. En las aventuras amorosas, los sentimientos lo son todo. Los disfrutamos porque nos hacen sentir muy bien. Las aventuras amorosas son algo que involucran a uno mismo porque el énfasis está en cómo esta otra persona me hace sentir. Las relaciones, por el contrario, tienen más que ver con la conexión genuina y la intimidad con otro ser, y no siempre nos hacen sentir bien.

Debido a que los hemos confundido, hemos llegado a esperar que las aventuras amorosas formen buenas relaciones y que las relaciones sigan siendo relaciones amorosas. Esperamos que el romance, la pasión y el deseo se mantengan constantes. Pero la verdad es que esto simplemente no sucede.

Las relaciones simplemente no pueden estar a la altura de esta expectativa de cuento de hadas. En consecuencia, cuando el romance se apaga y la euforia se calma, pensamos que algo ha ido terriblemente mal.

Pero, por supuesto, no es así. Esto es exactamente lo que hacen las relaciones: fluctúan. Las emociones van y vienen. Nuestros deseos se desvanecen, regresan y luego se desvanecen nuevamente. Podemos adorar absolutamente a nuestra pareja un día y sentirnos exasperados por ella al siguiente.

Por alguna razón, tenemos muchos problemas para aceptar esto. Es por eso que la Segunda Noble Verdad del Amor nos dice que hacemos nuestras relaciones más inestables al esperar que el amor sea estable. Es decir, aumentamos la insatisfacción en nuestras relaciones al imponerles presiones imposibles.

Si esto le suena familiar, hágase un favor y sea un poco más mesurado con sus expectativas. No es razonable esperar sentirse extasiado todo el tiempo. De hecho, es de esperar que a veces se sienta completamente mal. No siempre mirarás a tu pareja con deseo, así que trata de no sentirte culpable por ello. Y no creas que una pelea aquí y allá es un signo de una relación fallida. Significa que hay cosas que mejorar y arreglar en la relación pero también, en tu crecimiento personal.

Cuando suavizas las expectativas que pone en sus relaciones, suelta una válvula de presión y gran parte de su preocupación y tensión se evapora en el aire. Al aceptar que ninguna relación está libre de luchas, podemos deshacernos de la mentalidad de que la hierba es más verde al otro lado y aceptar nuestra relación por lo que es: defectos y todo.

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 15

«Para mantener tu matrimonio feliz, Con amor en el cáliz nupcial, Cuando te equivoques, recuerda admitir; Cuando aciertes, no olvides callar».

– Ogden Nash

El apego es la causa última de insatisfacción en las relaciones

Hemos estado hablando mucho sobre expectativas. Los budistas tienen otra palabra para esto: apego.

El apego es la trampa en la de intoxicación emocional en la que caemos una y otra vez. Por ejemplo, nos apegamos a sentimientos como la euforia y la emoción. Nos apegamos a las experiencias, especialmente a las sexuales. Y, como ya hemos visto, nos apegamos a las etapas del ciclo. Es por eso que la gente gasta tanta energía tratando de prolongar la etapa de enamoramiento de las relaciones, y por qué intentan resucitarlo cuando ya no existe.

¿Pero el apego es realmente tan malo? ¿No es el objetivo de una relación amorosa apegarse a alguien? Si te deshaces del apego, ¿no te deshaces también del amor?

Bueno no exactamente. ¡Por supuesto que estamos apegados a las personas que amamos! Nadie dice que sea malo formar conexiones con la gente; de otra manera no podríamos tener relaciones. El problema es que nos causamos mucho dolor innecesario al no ser capaces de soltarnos cuando las personas siguen adelante, las relaciones cambian o los buenos tiempos finalmente llegan a su fin.

Estar desapegado no es carecer de emociones ni dejar de ser romántico. Simplemente significa que cuando llega el momento de decir adiós a algo, no te resistes. En cambio, lo dejas ir agradecido.

Desafortunadamente, la historia no se detiene ahí. Existe otra forma de apego que también causa estragos en las relaciones. Es decir, nuestro apego a las historias, también conocido como el juego de la culpa.

Tenemos una necesidad persistente de buscar las causas detrás de las cosas, y nuestro estado mental no es una excepción. Cuando nos sentimos mal, buscamos racionalizar la emoción con la esperanza de hacernos sentir mejor. Nunca se nos ocurre que un sentimiento pueda ser solo eso: un sentimiento.

Con frecuencia, son nuestros seres queridos los que reciben la peor parte de este tipo de razonamiento. Tenemos pensamientos como: No estamos trabajando porque él no se está esforzando lo suficiente. O me estoy estancando en la vida porque ella me está reteniendo. Constantemente tejemos pequeñas historias como estas para tratar de justificar por qué nos sentimos de la manera que nos sentimos.

Y claro, a veces nuestros seres queridos nos hacen sentir mal. Pero la mayor parte del tiempo, son solo un objetivo fácil. Es conveniente culpar a la persona de enfrente cuando la verdadera razón puede ser una combinación compleja de experiencias pasadas, caos hormonal o tal vez simplemente estar hambriento.

Si bien indagar en sus sentimientos es saludable y útil, apegarse demasiado a historias infundadas puede terminar provocando una división innecesaria. Entonces, aquí hay algunos consejos: siente el sentimiento, deja la historia. En otras palabras, trate de no encontrar tanto sentido a sus sentimientos. En cambio, solo siente.

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 16

El verdadero amor es aceptar la inestabilidad como parte del proceso

A menudo, cuando decimos que buscamos el amor, lo que en realidad buscamos es un guardaespaldas que nos proteja de las luchas que enfrentamos en la vida. Queremos a alguien que lame nuestras heridas, cumpla nuestros deseos y nos traiga una satisfacción duradera.

Pero esto no es amor, es un pensamiento mágico.

Claro, de vez en cuando las relaciones brindan cierto grado de comodidad, seguridad y felicidad. Pero son criaturas volubles, las relaciones también pueden hacerte sentir incómodo, vulnerable y molesto.

Porque si hay algo que una relación no puede ofrecer, es estabilidad.

Ahora me gustas, ahora no. Ahora me siento cerca de ti, ahora me siento rechazado. Ahora quiero pasar mi vida contigo, ahora quiero abandonar el barco lo antes posible.

La forma en que los amantes se sienten el uno por el otro cambia constantemente de manera impredecible. Al igual que el clima, un nuevo frente puede entrar en cualquier momento.

Nada de esto tiene la intención de disuadirlo de tener una relación, solo ayudarlo a comprender en qué se está metiendo. ¡Las relaciones son un viaje de aventuras! Y como hemos visto, la forma incorrecta de responder a este viaje es el apego. Entonces, si no es el apego, ¿cuál es el enfoque correcto para la inestabilidad de las relaciones?

Aquí es donde entra en juego la Tercera Noble Verdad del Amor: el amor es aceptar juntos la inestabilidad.

En otras palabras, el amor es saber muy bien que el viaje va a ser difícil, pero elegir hacerlo de todos modos. El amor es la voluntad de subir a la montaña rusa de la emoción, el deseo y la confusión con otro ser, sin otra razón que el mero beneficio de la compañía.

Por lo tanto, no se comprometa con una relación pensando que será fácil, porque no lo será. Pero no dejes que eso te desanime. La dificultad de las relaciones es en realidad lo que las hace tan profundas y gratificantes. Tan sólo debes saber qué es lo aceptable y lo que JAMÁS lo será.

No puede dejarse llevar por una relación. Son un desafío constante, un juego interminable de comunicación e interpretación. Una y otra vez, se ve obligado a trabajar en la relación, reevaluarla, aprender de ella y experimentar con ella. Nunca se haga la ilusión de que una relación ha agotado todo lo que tiene para ofrecer.

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 17

La comunicación sincera es la que mantiene viva la intimidad

Una cosa es aprender las Nobles Verdades del Amor, pero otra es integrarlas en tu vida amorosa, especialmente frente a una verdadera confusión en las relaciones.

Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para poner en práctica estos conocimientos y hacer que este viaje que llamamos «amor» sea un poco más cómodo. Este es el quid de la Cuarta Noble Verdad del Amor, que dice que hay un camino para trascender el sufrimiento de la relación.

Este camino se trata de construir intimidad entre usted y su ser querido. Si bien nunca podrá prepararse completamente para todos los desafíos que una relación le planteará, cuanto más cerca esté de su pareja, más fácil será abordarlos.

Una gran técnica de comunicación es la práctica de la conversación meditativa. Esta es una forma de meditación que las parejas pueden practicar juntas. La idea es que al combinar la conversación con un estado mental meditativo, las parejas pueden alinear sus corrientes mentales para lograr una experiencia espiritual unificada.

Para prepararse, busque un lugar tranquilo donde puedan sentarse uno frente al otro y decida quién hablará primero. Asegúrese de apagar sus dispositivos, pero no dude en usar un temporizador. Cada sesión solo tomará unos 15 minutos.

Comience la sesión con dos minutos de meditación en silencio. Después de dos minutos, la persona que va a escuchar primero hace la pregunta: «¿Cómo estás?»

El orador tiene ahora cinco minutos para hablar. En estos cinco minutos, sostienen la palabra. Pueden hablar de prácticamente cualquier cosa que les guste, siempre que esté relacionado con ellos. Por ejemplo, podrían hablar sobre cómo fue su día, mencionar los dolores y molestias que hayan estado experimentando o incluso presentar inquietudes que hayan tenido sobre la relación.

Durante estos cinco minutos, el oyente no puede interrumpirlos. Su función es simplemente prestar atención a las palabras del hablante. Una vez transcurridos los cinco minutos, el oyente agradece al orador. A esto le siguen otros dos minutos de meditación en silencio, y después de esto, es el turno de la otra persona para hablar.

Concluya la sesión con dos minutos más de meditación en silencio seguidos de una invitación para que la relación florezca. Podrías decir algo como «Que yo tenga amor, que mi pareja tenga amor, que todos los seres tengan amor, que esta relación prospere».

Ahí tienes. Ahora posee las herramientas para incorporar la intimidad en su rutina diaria, un enfoque que es más barato que un retiro de spa y menos propenso a conflictos que una noche de juegos de mesa.

Nuestra concepción moderna del amor simplemente lo equipara con la emoción y la pasión positivas. Esta es una idea del amor muy ensimismada, donde el énfasis está en uno mismo. Y, de hecho, podemos empeorar los problemas de relación al interpretar la confusión emocional que causa el amor como una señal de que algo anda mal.

Pero el amor es más que un sentimiento; es una forma de ser. Y el amor verdadero se enfrenta a la confusión emocional del viaje de la vida, todo el malestar, la confusión y el dolor, de la mano de un compañero de viaje. Es dinámico, aterrador y profundo. Una vez que lo aceptamos por lo que es, es posible que podamos disfrutar un poco más de la aventura.

Ya sea que tengan la intención de meditar juntos o solo, conviértalo en un hábito haciéndolo a una hora determinada todos los días. Podría ser tan simple como diez minutos antes de desayunar por la mañana. Como hemos visto, la meditación puede ser una herramienta poderosa para restablecer la conexión con su pareja de forma regular. Ayuda incluso cuando meditas solo. Simplemente permita que las cualidades de su pareja descansen en su mente: vea su sonrisa, escuche su risa y recuerde por qué la ama. Si desea obtener más orientación, consulte la comunidad de meditación en línea de la autora, Open Heart Project, para obtener meditaciones guiadas semanales gratuitas.

Descubre si tu pareja es la ideal aplicando el método de Las 4 Nobles de Verdades 18

Un divorcio es difícil, pero probablemente no tanto como imaginas

Es un mito que el matrimonio conduce a la felicidad. Pero también hay una otra cara mítica en esta creencia: que la felicidad es imposible después de un divorcio o la ruptura de una relación a largo plazo. Este mito está tan arraigado en nuestra imaginación que muchas personas persisten en matrimonios rotos. Piensan que se están salvando de la infelicidad de un divorcio.

Por supuesto, sería falso decir que el divorcio no trae infelicidad. Pero esa infelicidad probablemente no será tan debilitante ni tan permanente como imagina que será.

Desenredar tu vida de la de tu pareja puede estar plagado de emociones, burocracia legal y problemas prácticos como dividir las finanzas y la custodia. Pero a pesar de todos estos desafíos a corto plazo, hay algo de esperanza. Numerosas encuestas muestran que los niveles de felicidad entre las divorciadas aumentan sustancialmente a largo plazo. 

¿Cómo puede la gente ser feliz después de pasar por un evento tan traumático y tan trascendental?

Es simple: los humanos poseen una increíble capacidad de resiliencia. Tenemos una capacidad casi sobrenatural para afrontar el trauma, encontrar lo positivo en lo negativo y superar las crisis. Sin embargo, en muchos de nosotros, este potencial permanece sin explotar. Eso es porque evitamos eventos traumáticos como el divorcio. Creemos que nos dejarán rotos permanentemente. No lo harán.

¿Recuerda la adaptación hedónica, nuestra capacidad de acostumbrarnos a nuevas circunstancias positivas? Bueno, también funciona a la inversa. En los dos años posteriores al divorcio, los encuestados de un estudio de 1991 informaron que sentían una mayor angustia psicológica. ¿Después de esto? Ellos rebotaron. De hecho, alcanzaron un nivel de felicidad más alto del que habían informado tener en su matrimonio.

Cuando visualizamos el divorcio, todo lo que imaginamos es el dolor. Pero hay mucho más en la vida cotidiana. No visualizamos los levantamientos diarios, como una deliciosa taza de café por la mañana o una espectacular puesta de sol, que traen felicidad incluso a nuestros peores días. Y no visualizamos los compromisos laborales, las obligaciones sociales, los pasatiempos, los mandados y más que llenan nuestros días, incluso durante un divorcio. 

De hecho, en un estudio de 2000, a la mitad de los encuestados que estaban considerando el divorcio se les pidió que enumeraran todos los compromisos y actividades que llenarían sus días después del divorcio. La otra mitad no lo estaba. Luego se pidió a los participantes que visualizaran qué tan malo sería el divorcio. Como era de esperar, aquellos que habían imaginado su vida con más detalle tuvieran una visión más moderada del dolor del divorcio.

El divorcio no te hará infeliz para siempre. Pero un matrimonio tóxico podría hacerlo.