Uno de los mejores violinistas del mundo toca en el metro de Washington. Mira lo que pasó después.

Joshua Bell pasa por ser uno de los mejores violinistas del mundo. Hace unos años se prestó para protagonizar un experimento una fría mañana de enero en el metro de Washinton D.C. Vestido de manera informal, durante 43 minutos tocó con un violín Stradivarius (creado en 1713 y valorado en 3.5 millones dólares) varias piezas clásicas no muy conocidas por el gran público. ¿Creéis que las 1.097 personas que se cruzaron con él valoraron la obra de arte que tenían enfrente?

La respuesta, como has podido comprobar, es no. Apenas una veintena de personas en los 43 minutos que Bell estuvo tocando el violín le dieron propina (obtuvo 32,17$), y sólo seis se detuvieron a su paso para escuchar alguna de las piezas que estaba interpretando. La mayoría de transeúntes que ignoraron a Bell eran funcionarios estatales del gobierno norteamericano que se dirigían a su trabajo, y seguramente desconocían que días atrás ese mismo chico con tejanos y gorra de béisbol que estaba tocando un violín había agotado las entradas de más de 100$ para el concierto que ofreció en Boston’s stately Symphony Hall.

Este experimento fue organizado por el periódico The Washington Post, y la crónica que hizo del mismo el célebre periodista Gene Weingarten (que tituló “Perlas antes de desayunar”) le valió el Pulitzer en el año 2008.

Original: Gene Weingarten (The Washington Post), ‘Perlas antes de desayunar

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!