17 reflexiones de Leonard Cohen que rinden tributo a la melancolía

Dijo el reciente Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan: “Si no fuera Bob Dylan me gustaría ser Leonard Cohen”. Hoy es un día triste para la melancolía. Poeta, novelista y cantautor canadiense. Leonard Cohen, desarrolló una carrera musical con una continua exploración de temas como la religión, la política, el aislamiento, las relaciones personales y la sexualidad. Este poeta-músico o músico-poeta, y también candidato al Premio Nobel de Literatura, de voz cavernosa era de talante melancólico. Afirmaba en una reciente entrevista que su melancolía quizás provenía de su madre, que solía tener un actitud compungida en muchos aspectos de la vida. Persona espiritual, durante cinco años (entre los 70 y los 75) vivió como monje en un monasterio budista.

leonard-cohen-muhimu2

Aún no terminada la carrera apareció su primer poemario, Comparemos mitologías (1956), inspirado en Federico García Lorca, su poeta predilecto. En la década de 1960 se instaló en la isla griega de Hydra, donde empezó a componer canciones, y vivió siete años entre Europa y América. En 1963 publicó su primera novela, El juego favorito, a la que siguió el tercer poemario Flores para Hitler (1964), su segunda novela Los hermosos vencidos (1966) y el cuarto poemario Parásitos del cielo (1966). Su obra poética se completa con títulos como La energía de los esclavos (1972), Memorias de un mujeriego (1978), Libro de la misericordia (1984) o El libro del anhelo (2006). Dicen sus allegados que siguió escribiendo hasta sus últimos días.

Leonard Cohen ha sido definido por el crítico Bruce Eder como «uno de los cantantes y compositores más fascinantes y enigmáticos de finales de los 60». Cohen ha sido introducido en el Salón de la Fama del Rock and Roll de los Estados Unidos y en el Salón de la Fama Musical de su país natal. Es miembro de la Orden de Canadá y de la Orden Nacional de Quebec. En 2011 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

Algunas profundas reflexiones de una mente melancólica y un corazón apagado:

1. “El amor no tiene cura, pero es la única cura para todos los males”

2. “Los niños muestran sus cicatrices como medallas. Los amantes las usan como secretos que revelar. Una cicatriz es lo que sucede cuando la palabra se hace carne”

3. “Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera”.

4. “Con el poder mantenemos una relación ambigua: sabemos que si no existiera autoridad nos comeríamos unos a otros, pero nos gusta pensar que, si no existieran los gobiernos, los hombres se abrazarían”

5. “No hay que ser pesimista ni tener esperanza”

leonard-cohen-muhimu1

6. “Hay una grieta en todo, así es como entra la luz”

7. “La poesía es solamente la prueba de que hay vida. Si tu vida se está quemando bien, la poesía no es más que la ceniza”

8. “Actúa de la manera en la que te gustaría ser y pronto serás de la manera en la que actúas”

9. “El término depresión clínica se abre paso en demasiadas conversaciones hoy en día. Uno tiene la sensación de que se ha producido una catástrofe en el panorama psíquico”

10. “No puede haber hombres libres si no hay mujeres libres”

11. “La poesía viene de un lugar que nadie controla nadie conquista”

12. “No soy pesimista, el pesimista es el que espera que llueva, yo ya estoy empapado”

13. “Cualquier sistema que montéis sin nosotros será derribado”

14. “El éxito es sobrevivir: ésa es una definición suficientemente buena para mí”

leonard-cohen-muhimu3

15. “Me gustaría leer uno de los poemas que me arrastraron a la poesía. No recuerdo ni una sola línea, ni siquiera sé dónde buscar”

16. “Nos enfrentamos a nuestras vidas tal y como se nos presentan, y aunque no suframos una verdadera escasez, todos tenemos distintas hambres profundas: hambre de mujer, hambre de amor, hambre de contacto, hambre de un sentido-. Quizá todas ellas sean lujosas, pero son lo bastante serias para quien las experimenta”

17. “Creo que la gente y la sociedad es buena. La clave está en dónde proyectas tu energía. Puedes posicionarte donde está la bondad, que sí, existe, o puedes pensar que no hay bondad en la sociedad y que debemos acabar con todo. Hay bondad hasta en los círculos más corruptos y reaccionarios. Creo que el hombre puede cambiar y que las cosas pueden cambiar. Se trata de cómo queremos que cambien las cosas”

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!