muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Por qué nos reimos? 1

¿Por qué nos reimos?

A todos nos gusta reír, pero ¿alguna vez pensaste por qué lo hacemos?

La risa no se trata solo de divertirse, es parte de nuestra biología. Nuestros antepasados ​​desarrollaron la risa como herramienta de comunicación. Y no nos reímos solo para comunicar que algo es divertido; La risa también puede aliviar el estrés, hacer que las cosas aterradoras sean menos aterradoras y ayudarnos a conectarnos con otras personas en tiempos difíciles.

Explicación sencilla de por qué se ríe

En este muhimu, aprenderá sobre la investigación científica que nos ayuda a comprender por qué ciertas cosas nos resultan divertidas. Aprenderá sobre los diferentes usos del humor, su variación cultural y el lado oscuro del humor, cuando conduce a malentendidos.

También aprenderá:

  • por qué no es posible hacerse cosquillas;
  • por qué es mejor contar un chiste en una habitación oscura;
  • por qué los prisioneros del Holocausto todavía encuentran formas de bromear en secreto entre ellos;
  • cómo el humor ayudó una vez a derribar a un presidente y
  • por qué los payasos son tan beneficiosos para los niños en los hospitales.

La risa es una herramienta de comunicación, para expresar seguridad o estrés.

¿Qué haces cuando piensas que algo es gracioso? ¡Te ríes, por supuesto! Pero, ¿por qué nuestros cuerpos responden de esta manera? ¿Para qué sirve?

Bueno, la risa evolucionó en parte como una forma de hacerles saber a los demás que todo está bien. Imagínese a uno de nuestros antepasados ​​pasando casualmente por un arbusto. Oye algo crujir en su interior y entra en pánico, pensando que podría aparecer un tigre. Pero en ese momento, aparece un pájaro pequeño saltando.

Nuestro antepasado probablemente se habría reído en respuesta a esto. Hacerlo habría aliviado su estrés y les habría indicado a los que lo rodeaban que no había peligro.

Aunque hoy en día no nos encontramos a menudo en situaciones como esta, todavía usamos la risa para aliviar nuestro estrés y hacerles saber a los demás que estamos bien.

También hay otra razón menos obvia para reír. A veces puede ser un signo de estrés o tensión. Este tipo de risa se llama histeria.

En 1962, por ejemplo, una extraña enfermedad comenzó a extenderse en Tanzania. Se caracterizó por una risa incontrolable. Afectaba sobre todo a niñas en edad escolar, que se echaban a reír y no podían parar. Algunos de ellos tuvieron que afrontarlo durante horas, o incluso días.

There still isn’t a clear explanation for what exactly happened to the girls, but it’s generally thought that their laughter was a way for them to respond to their life situation. Many of them had just started boarding school and they weren’t used to having strict rules. Even though the children weren’t consciously deciding to laugh, their bodies coped with their discomfort that way.

Overall, laughter is a communication tool. In situations where we can’t or don’t want to use words, we can laugh to let others know how we feel.

La teoría de la violación benigna sugiere que algo es gracioso cuando una «violación» se vuelve benigna.

Intenta pensar en la última vez que dijiste algo gracioso y hiciste reír a los demás. ¿Puedes recordar lo que dijiste? ¿Existe algún tipo de receta que asegure que algo será divertido?

El humor es extremadamente complejo. Muchos investigadores han intentado estudiarlo y explicarlo, y algunos incluso han intentado encontrar una fórmula para crear el chiste perfecto.

Una de las teorías más destacadas se llama teoría benigna de violación, y probablemente hayas visto algunos ejemplos en línea. Si ve un video de alguien tropezando y cayendo de bruces, no es particularmente divertido. Consiste en una «violación», es decir, algo salió mal. Nos preocupa que la persona se lastime.

Sin embargo, si la persona vuelve a levantarse inmediatamente, ilesa, probablemente nos reiremos. La violación se vuelve aceptable porque se vuelve “benigna”: sabemos que la persona no está realmente herida y nos reímos cuando nos damos cuenta de eso.

La teoría de la violación benigna también ayuda a explicar la risa en otras situaciones, como las cosquillas.

Researchers have long tried to understand why people can’t tickle themselves. Generally, tickling can be explained by the violation-benign theory. If you’re being tickled, someone is disturbing your private space, maybe against your will, which is a violation. But they’re doing it in a benign way that doesn’t hurt you at all, so you laugh.

So why don’t we laugh when we tickle ourselves? When we see the situation through the violation-benign theory, the answer becomes simple: there’s no violation, because touching yourself isn’t a violation of your privacy.

The violation-benign theory is helpful for gaining some understanding on laughter, but it is important to keep in mind that it’s still one theory of many. There’s still a lot left for us to learn about humor.

Si quieres ser divertido, debes ser honesto y practicar con frecuencia.

Entonces, hemos visto que la risa es una habilidad natural que todos tenemos, pero ¿qué hay de hacer reír a otras personas? ¿Todos nacen comediantes también?

Bueno, ser comediante es un trabajo duro y no todos pueden ser buenos en eso. Sin embargo, con mucha práctica, es posible mejorar su capacidad general para hacer reír a los demás.

No puedes volverte gracioso de la noche a la mañana, pero con el tiempo puedes inventar diferentes chistes y probarlos en diferentes situaciones para descubrir cuál funciona mejor para ti.

Incluso hay varias escuelas de comedia en todo el mundo, como Santa Monica Playhouse en los EE. UU. O New Start Comedy School en Japón. En las escuelas de comedia puedes aprender a sostener el micrófono de la manera más efectiva y a pronunciar ciertas palabras para que suenen más divertidas.

Ser gracioso puede resultar bastante difícil, porque las circunstancias que rodean el chiste son diferentes cada vez. Es posible que algunos chistes no funcionen con ciertas audiencias; probablemente sea una mala idea hacer bromas sexistas sobre mujeres si la mayoría de tu audiencia es femenina.

Para estar preparado para diferentes situaciones, debe probar constantemente nuevos chistes o tipos de humor. La situación en la que se encuentra puede tener un gran efecto. Por ejemplo, los experimentos han demostrado que la habitación en la que estás contando chistes tendrá un efecto en cómo se reciben. Es mejor estar en una habitación oscura: tu audiencia se sentirá más anónima y será más probable que se rían, especialmente si los chistes son inapropiados.

También debes esforzarte siempre por ser honestos en tus bromas. La gente tiende a reír más cuando los chistes se refieren a algo realista. Eso significa que tendrás la mejor oportunidad de ser gracioso si practicas la honestidad contigo mismo, siendo auténtico incluso cuando es difícil serlo.

Los chistes deben ser simples y claros, para que puedan entenderse en todas partes.

¿Alguna vez has escuchado humor fuera de tu cultura? ¿Notaste que los chistes eran diferentes? El humor es culturalmente subjetivo: una broma que funciona en París puede no funcionar bien en San Petersburgo.

Mantener sus bromas simples permitirá que una audiencia más amplia de diferentes orígenes culturales los entienda y se ría. Elimine el desorden en su discurso; Cíñete a la información esencial necesaria para hacer el chiste.

Si proporcionas demasiada información o el chiste es demasiado complicado, corres el riesgo de confundir a tu audiencia, y nada es peor que contar un chiste que nadie entiende. Si tienes que explicar por qué algo es divertido, has perdido la oportunidad de hacer reír a tu audiencia.

También es importante asegurarse de que su audiencia comprenda el contexto de su broma. Incluso si entienden el idioma en el que estás hablando, la forma en que contextualizamos los chistes también es cultural.

Por ejemplo, los angloparlantes suelen preceder un chiste con una oración que lo establece y da una pista sobre lo que sigue. Tener una especie de estructura es lo que permite a la audiencia familiarizarse con el tema y sintonizarse para seguir la historia. Si está hablando a una audiencia con valores culturales variados, la estructura puede parecerles extraña y, como resultado, la broma no se traducirá culturalmente.

En Japón, por ejemplo, la gente cuenta los chistes de manera diferente. La homogeneidad cultural es tan fuerte que la gente realmente no necesita montar sus bromas. Pueden entender los chistes de los demás más rápidamente, por lo que los japoneses tienden a llegar al remate de inmediato. A veces, solo usan un gesto para referirse a un incidente gracioso en su historia o cultura. Entonces, si eres un extranjero en Japón, es posible que tengas problemas para entender el humor si no has estudiado la cultura japonesa antes.

Por el contrario, los países con más variaciones regionales que Japón tenderán a exhibir más tipos de humor locales, basados ​​en culturas e historias locales.

El humor puede hacer que las situaciones aterradoras sean más fáciles de afrontar.

La gente tiende a reír en las situaciones más estresantes y desesperadas. Incluso durante la guerra, la gente a menudo recurre al humor para vivir con circunstancias que de otro modo serían insoportables.

Esta tendencia se debe a que la risa calma el estrés y la ansiedad. Compartir las dificultades con otras personas a través de bromas nos permite reconocer nuestra confusión y temores, y encontrar puntos en común con otros seres humanos, sin ponernos malhumorados.   

Incluso durante el holocausto, muchos prisioneros cautivos en campos de concentración encontraron formas de contar chistes e historias en secreto y reír. No era solo una forma de afrontarlo; también les permitió tener cierto control sobre sus vidas. Todo lo demás les fue quitado, pero nadie pudo quitarles sus recuerdos o momentos secretos de risa. Bromear y contarse historias era una pequeña forma en que podían rebelarse contra sus captores.

Reírse de una persona también cambia la dinámica de poder; una vez que te ríes de alguien, parece menos aterrador de alguna manera. En ocasiones, el humor puede incluso utilizarse como herramienta de protesta. Puede ayudar a las personas a enfrentarse a las autoridades o al gobierno.

En 1999, por ejemplo, el movimiento juvenil Otpor! utilizó con éxito las bromas y el sarcasmo para ayudar a derrocar al presidente serbio. Su idea era generar un cambio sin utilizar la violencia, por lo que centraron sus protestas en burlarse del gobierno. Una vez pintaron la cara del presidente en un barril e invitaron a los transeúntes a golpearlo. Las autoridades finalmente confiscaron el barril. ¡La confiscación del barril ayudó a Otpor! generando la atención de los medios; el gobierno pareció ridículo por arrestar un barril, socavando aún más su postura política. El humor del arresto ayudó a que el mensaje de Optor! Se difundiera más rápidamente.

Al cruzar ciertas fronteras, el humor puede tener graves consecuencias.

Como hemos visto en la teoría de la violación benigna, los chistes son mejores cuando tienen un buen equilibrio entre algo bueno y malo. Pero si una broma tiene demasiada violación, puede resultar problemática.

Que un chiste sea divertido o no depende de quién lo cuente, pero también de la audiencia. En última instancia, depende de la audiencia decidir si es gracioso o no. También deciden si es ofensivo.

Ciertamente, las bromas pueden causar conflictos si la audiencia las interpreta de manera diferente a lo previsto o si tiene una perspectiva diferente. Tenga en cuenta este posible escollo si no está seguro de cómo su audiencia recibirá su broma. Por ejemplo, el chiste estadounidense, “¿Por qué huelen los franceses? Así que las personas ciegas también pueden odiarlos «. podría no funcionar muy bien en Francia.

Ser víctima de una broma a menudo hará que la gente se vuelva agresiva. Todo el mundo tiene ciertos temas que se sienten demasiado sensibles para ser asuntos de risa. Así que tenga mucho cuidado si su broma es a expensas de otra persona.

En 2005, por ejemplo, un periódico danés publicó una serie de caricaturas del profeta Mahoma. Esto dio lugar a muchas manifestaciones en países musulmanes y en otras partes del mundo, en las que varias embajadas danesas fueron destruidas e incluso algunas personas murieron.

Mucha gente afirmó que las caricaturas no debían ser ofensivas. Algunos dijeron que se suponía que eran un signo de libertad de expresión o libertad de prensa. La intención original de las caricaturas no está completamente clara, y lo más importante es cómo se reciben.

La risa no es la «mejor medicina», pero puede ayudarnos a sobrellevar enfermedades.

Hemos visto algunos ejemplos de cómo el humor puede traer esperanza incluso a las situaciones más desesperadas, pero ¿puede hacer más? ¿Puede reírse realmente hacernos saludables?

Muchos investigadores han estudiado los efectos de la risa sobre la presión arterial, las funciones cardíacas u otros fenómenos corporales. Nadie ha podido demostrar que el humor nos hace más sanos si ya estamos sanos, pero la evidencia muestra que ayuda en el tratamiento de enfermedades. Aunque el humor por sí solo no puede curar nada, se ha demostrado que aumenta la eficacia de otros tratamientos médicos.

El humor es especialmente importante para los niños que reciben atención médica porque una estadía en el hospital puede ser estresante y aterradora para ellos. Si los niños están demasiado estresados, les puede tomar más tiempo recuperarse de sus enfermedades o lesiones. Si se ríen, se sentirán más a gusto en el ambiente hospitalario y responderán mejor a sus tratamientos.

En un estudio de un hospital en el Reino Unido, el personal, los padres y los pacientes jóvenes dijeron que consideraban beneficiosas las actuaciones de payasos en el hospital. Aunque los niños suelen tener miedo de los hospitales, los payasos hacen que el ambiente sea más cómodo para ellos.

Incluso reír sin ningún motivo puede ser beneficioso, porque la risa en sí misma desencadena una sensación de felicidad.

¿Has oído hablar del yoga de la risa? Se desarrolló en la India en 1995 y desde entonces se ha extendido por todo el mundo. Es una buena forma para que las personas mejoren su salud física y mental.

En las sesiones de yoga de la risa, las personas se sientan juntas y se ríen sin motivo. La idea es reír no porque estés feliz o hayas visto algo gracioso, sino simplemente porque quieres. Incluso si no hay algún tipo de estímulo divertido al que podamos responder, la risa puede ser muy saludable e incluso curativa.

La risa es una parte esencial del ser humano. Nos ayuda a comunicarnos con los demás, aliviar el estrés y afrontar situaciones difíciles. Aunque el sentido del humor de las personas varía según las diferencias culturales, la risa es igualmente importante para todos.

Consejos prácticos:

¡No tengas miedo de reír sin motivo!

No siempre es necesario escuchar un chiste para reír. La risa en sí es muy saludable para ti, ¡así que asegúrate de hacerlo tan a menudo como puedas!