Hoy vamos a repasar cinco grandes películas filosóficas que nos harán reflexionar sobre esos conceptos sesudos que son complicados de entender a través de la filosofía tradicional, pero que todos nos planteamos en nuestro interior y a los que podemos acceder gracias a una buena historia que los integre.

El ser humano ha usado —y usa— el arte para explicar sus emociones, ya sea a través de la pintura, la escritura o la música y, por supuesto, el cine. El séptimo arte puede ser un gran aliado a la hora de exponer ideas filosóficas que quizás el espectador nunca se hubiera planteado en circunstancias normales. La libertad que ofrece la gran pantalla, con imágenes, música y palabras, a la hora de contar historias ha sido aprovechada por grandes genios para crear películas más profundas de lo que parecen a simple vista.

La filosofía es un aspecto de nuestra vida que siempre está presente aunque muy pocos se den cuenta de ello

Para ahondar en esta unión entre la filosofía y el cine, hoy os traemos cinco películas que destacan por hacer accesible conceptos filosóficos profundos que todos nos hemos planteado alguna vez.

Cinco películas filosóficas que te harán pensar aunque no quieras

1. The Master (2012)

“El hombre no es un animal. Estamos por encima de ellos mirando desde arriba como espíritus. No como bestias”.

Drama sobre la iglesia de la Cienciología. Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman), un intelectual brillante y de fuertes convicciones, crea una organización religiosa que empieza a hacerse popular en Estados Unidos hacia 1952. Freddie Quell (Joaquin Phoenix), un joven vagabundo, se convierte en su mano derecha. Sin embargo, cuando la secta triunfa y consigue atraer a numerosos y fervientes seguidores, a Freddie le surgirán dudas.

2. Pena de muerte (1995)

“No necesitamos saber si existe o no el libre albedrío para fundamentar nuestras prácticas penales”.

Matthew Poncelet (Sean Penn), un hombre condenado a la pena capital por el asesinato de dos adolescentes, reclama desde la prisión la ayuda de la hermana Helen Prejean (Susan Sarandon). Durante la semana anterior a la ejecución, Helen intentará que Matthew consiga la absolución y la paz espiritual. Sin embargo, a la hermana Helen no solo le angustia la espantosa agonía del condenado, sino también el dolor de las familias de las víctimas. Pena de muerte es un alegato contra la pena capital que se basa en una historia real.

3. Interstellar (2014)

“El futuro ya está escrito. Todo depende de una causalidad ya trazada por las leyes físicas que rigen el universo”.

Al ver que la vida en la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores dirigidos por el piloto Cooper (McConaughey) y la científica Amelia (Hathaway) emprenden una misión que puede ser la más importante de la historia de la humanidad: viajan más allá de nuestra galaxia para descubrir otra que pueda garantizar el futuro de la raza humana.

Como la describe Otis Rodríguez en su crítica para Hoy Cinema: Cine lleno de espacio, pero también de espiritualidad, de apoteosis y sentimiento, con imágenes, parajes, ideas y sensaciones equiparables en espectacularidad y en pulso reflexivo, como si la búsqueda de cobijo a nuestra especie fuera también una búsqueda a sus lugares íntimos por descubrir”.

4. El árbol de la vida (2011)

“La importante relación del hombre con la naturaleza como base esencial de todo”.

Drama ambientado en Estados Unidos en los años 50. Jack (Hunter McCracken) es un niño que vive con sus hermanos y sus padres. Mientras que su madre (Jessica Chastain) encarna el amor y la ternura, su padre (Brad Pitt) representa la severidad pues la cree necesaria para enseñarle al niño a enfrentarse a un mundo hostil. Ese proceso de formación se extiende desde la niñez hasta la edad adulta. Es entonces cuando Jack (Sean Penn) evoca los momentos trascendentes de su infancia y trata de comprender qué influencia tuvieron sobre él y hasta qué punto determinaron su vida.

El árbol de la vida busca respuestas a las preguntas más inquietantes, personales y humanas a través de un caleidoscopio de lo íntimo y lo cómico, que va de las emociones más descarnadas de una familia de un pueblo pequeño de Texas a los límites infinitos del espacio y del tiempo. Habla de la pérdida de la inocencia de un niño, de los encuentros transformadores de un hombre, y lo hace con sobrecogimiento y asombro.

5. La habitación (2015)

“Un desarrollo similar a la alegoría de la caverna que Platón expone en su obra maestra, La República”.

Para Jack, un niño de cinco años, la habitación es el mundo entero, el lugar donde nació, donde come, juega y aprende con su madre. Por la noche, mamá lo pone a dormir en el armario, por si viene el viejo Nick. La habitación es el hogar de Jack, mientras que para su madre es el cubículo donde lleva siete años encerrada, secuestrada desde los diecinueve años. Con gran tesón e ingenio, la joven ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo y su amor por él es lo único que le permite soportar lo insoportable. Sin embargo, la curiosidad de Jack va en aumento, a la par que la desesperación de su madre que sabe que la habitación no podrá contener ambas cosas por mucho más tiempo.

Los críticos han dicho de esta película que “de principio a fin, La habitación es un prodigio de matices, de diálogo interior, de encanto y espanto, con unas magníficas interpretaciones (la de ella, Brie Larson) y con una riqueza que trasciende lo parabólico y lo sentimental”.

Descubre muchas más películas filosóficas gracias a este artículo de Juan Carlos Orellana para Hipertextual


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: