Las obras de Van Gogh cobrarán vida en la primera película de animación “al óleo”

Los admiradores de Vincent van Gogh están de enhorabuena: durante este año se estrenará una original iniciativa cinematográfica que rinde homenaje al artista holandés a través de sus cuadros. Un centenar de pintores han participado en un film de animación en el que cada fotograma es un óleo basado en algunas de sus obras más famosas. De momento, el trailer promete.

Loving Vincent se inspira en la vida de Van Gogh y, especialmente, trata de indagar en la muerte del artista, sobre la cual se barajan diversas teorías. Según la versión oficial, murió el 29 de julio de 1890, a los 37 años, dos días después de haberse disparado en el pecho con un revólver. Algunas investigaciones recientes apuntan, sin embargo, a un asesinato accidental.

Para construir el relato de la película, el equipo de guionistas, dirigido por la pintora polaca Dorota Kobiela, se ha inspirado en más de 800 cartas escritas por Van Gogh a amigos y familiares. A raíz de esta correspondencia, en la cual se traslucen las angustias existenciales del pintor, se ha intentado trasladar a la pantalla del modo más fiel posible su atormentada vida. Para ello, los responsables del proyecto han optado por realizar la primera película de la historia elaborada completamente con la técnica del óleo.

¿Cómo lo han llevado a cabo? El punto de partida son proyecciones de obras reales de Van Gogh, a partir de las cuales más de 100 pintores han ido creando sus propios óleos sobre lienzo. Estas pinturas han sido posteriormente convertidas en fotogramas mediante la técnica stop motion. Así, cada doce fotogramas se ha obtenido un segundo de película (del total de 80 minutos que dura el film).

Sin duda, un trabajo delicado y artesanal, a la altura del extraordinario legado del autor holandés. Aunque todavía no hay fecha de estreno, Loving Vincent llegará a los cines a lo largo de 2016.

loving-vincent-interior

“Según declararon los académicos alemanes Hans Kaufmann y Rita Wildegans en un reportaje de la BBC publicado en 2009, fue Gauguin quien, en plena disputa, le seccionó parte del lóbulo izquierdo con una espada. Para proteger a su (a pesar de todo) colega, Van Gogh contó a la policía la popular versión de la autolesión. Es decir, ni Van Gogh se quedó sin una oreja –solo perdió un trozo de lóbulo– ni fue él mismo quien se la corto debido a su inestabilidad mental” ICON

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!