7 series para refrescaros las retinas con historias de mujeres libres de tabúes y clichés

Cada día hay más propuestas cada vez más transgresora y valientes en las series mientras el cine apenas muestra síntomas de evolución salvo gratas excepciones como , quizás, CarolLas Horas o Hanna Arendt. Y no sólo se trata de protagonizar, también de contar historias. En las series, las mujeres tienen más oportunidades de crear, escribir, dirigir y protagonizar. Ellas tienen algo que contar y los espectadores queremos escuchar esas historias complejas, dolorosas, divertidas, amargas y comprometidas.

Os dejamos 7 propuestas para refrescar vuestra cultura audiovisual:

1. Transparent

Es una comedia dramática creada y dirigida por Jill Soloway, creadora de A dos metros bajo Tierra, que gira en torno a la vida de una familia de Los Ángeles tras descubrir que el padre Mort (Jeffrey Tambor) es una mujer transexual.

Muchos la consideran una serie de culto ya que despliega una cuidada estética indie, humor negro y transgresión; pero Jill Soloway quiere, ante todo, recordar que se trata de una serie feminista.

Jill Soloway, creadora de esta serie cuyo título resulta de la combinación de las palabras transexual y parent (padre en inglés, se inspiró en su propia experiencia con su padre, quien pasados los 70 años le anunció que era transexual. Transparent ha conquistado los primeros puestos de muchas de las listas de las mejores ficciones por capítulos del año y en el grupo de series que optan al Globo de Oro en la categoría de comedia, a pesar de que su humor está oculto en buenas dosis de drama y sensibilidad. Por eso, Transparent va más allá de la comunidad transexual. Otros temas más profundos son las discusiones de grupos feministas que critican a los transexuales por perpetuar la imagen de la mujer contra la que han luchado durante décadas.

2. Fleabag

Fleabag, producción británica emitida en la tercera cadena de la BBC creada y protagonizada por Phoebe Waller-Bridge y adaptación de su obra de teatro, narra la vida de esta treintañera en Londres. Decepciones con las aplicaciones para ligar, relaciones familiares tormentosas, problemas económicos y un humor negro pero muy inteligente.

La consideran como la versión macarra de El diario de Bridget Jones, pero no se parecen en lo esencial ya que el personaje principal de esta serie no vive para encontrar el amor sino, más bien, para encontrarse a sí misma. Y el hecho de que la serie esté escrita y protagonizada por ella,  la hacen mucho más potente.

3. One Mississipi

La serie de la humorista Tig Notaro empezó con pequeños monólogos en Los Ángeles y con papeles secundarios en televisión. Su año trágico lo cambió todo. Primero le detectaron un problema gástrico que la dejó muy debilitada, después sufrió la muerte de su madre, a la que estaba muy unida y, cuando aún no se había recuperado, le diagnosticaron un cáncer de mamá. Harta de tantas desgracias, decidió contar que tenía un tumor sobre el escenario, donde siempre se ha sentido más libre: «Buenas noches, ¿qué tal? Tengo cáncer».

Todo ello se refleja en la serie de un modo humano, incluso emocionante, pero sin perder un sentido del humor que, de hecho, si eres fan de Tig Notaro ya conocerás y habrás experimentado en Tig, documental sobre la humorista que ofreció Netflix. Sin embargo, el humor no es el elemento principal de la serie, sino una lección inteligente de cómo emocionar. Es un tierno, en ocasiones divertido y a menudo conmovedor entretenimiento sobre el proceso de duelo. Esta comedia semi-autobiográfica sigue a la protagonista mientras regresa a su ciudad natal después de la repentina muerte de su madre.

4.  Orange Is the New Black (OITNB)

Es una serie estadounidense de comedia-drama creada por Jenji Leslie Kohan. Se basa en el libro autobiográfico de Piper Kerman Orange Is the New Black: Crónica de mi año en una prisión federal de mujeres, que relata sus memorias sobre la vida en la cárcel. La protagonista principal de la serie es la actriz Taylor Schilling, interpretando a Piper Chapman, una mujer que llega a prisión por transportar dinero proveniente del narcotráfico.

La serie Orange is the New Black ha sido revolucionaria a muchos niveles. Claramente feminista desde sus principios, la serie también aborda toda serie de temáticas sociales como la homosexualidad, política, adicciones, religión, maternidad… y su reparto de actores y actrices tampoco se ha quedado atrás a la hora de lanzar reivindicaciones aprovechando ser una de las series con más seguidores en redes. No es la primera vez que apoyan una campaña con un hashtag (como#Freethenipple) o bien con movimientos paralelos a sus guiones.

5. Better Things

Repetimos fórmula: protagonista carismática + dura realidad autobiográfica + humor.

Nos presenta una perspectiva única la historia de una mujer luchadora resignada, y con la cabeza muy bien amueblada. Su protagonista es Sam, alter ego de Pamela Adlon, uno de los grandes descubrimientos de Louie, donde en cierta medida también se interpretaba a sí misma. Es una serie de corte autobiográfico que nace con la finalidad de contar una historia en la que el humor se afiance sobre la inevitable comicidad de la realidad.

Narra la historia una mujer que debe criar a sus tres hijas por sí sola. Las cosas para ella en su ambiente familiar son un tanto retorcidas, graciosas y hasta sangrientas a medida que equilibra esa vida en familia como madre soltera con su carrera como actriz en Hollywood. Además, debe encontrar tiempo para atender las necesidades de sus hijas sin dejar de lado el poder divertirse.

6. Insecure

Después de OITNB es la que más apuesta por mostrar diversidad racial contando la historia de una mujer afroamericana de clase media-alta con aspiraciones profesionales y laborales.

— ¿Por qué hablas como una blanca del éxito?
— Dile a tu padre que las negras no somos unas amargadas, simplemente estamos cansadas de conformarnos con menos.

Son solo dos de los dardos que nos lanza el guión se su episodio piloto. La ficción está basada en una webserie anterior de la misma actriz, conocida humorista y activista de los derechos de las mujeres afroamericanas, quien también plasmó en un libro todas estas vivencias.

7. Girls

«No quiero asustarte, pero creo que podría ser la voz de mi generación», profetizaba Lena Dunham cuando escribió el guión del personaje Hannah Horvath, su alter ego en Girls. Tenía sólo 25 años cuando creó la serie autobiográfica. Girls es su historia y la de su grupo de amigas, cuatro neoyorquinas.

Con Girls, Dunham ha logrado establecer un antes y un después en su carrera, lograr tener la voz que necesitaba para hablar de feminismo, de sexo de forma abierta, para criticar a ese amplio puñado de compatriotas que entienden la vida de forma diferente, que no quieren que haya una mujer en la Casa Blanca ni que los gays puedan pasar por el altar como todo el mundo.

Lena Dunham no solo es conocida internacionalmente por ser la creadora de la serie Girls, por haber escrito el libro No soy ese tipo de chica o por su newsletter semanal Lenny the letter. La norteamericana también es una reconocida activista feminista que utiliza su imagen y su influencia para expresar su opinión y concienciar a su público sobre los derechos que aún no hemos conquistado como, por ejemplo, el derecho a no ser acosadas sexualmente:

El tweet se traduce: «Le dedico esto a la valiente superviviente de Stanford que ha aportado tanto para cambiar las conversaciones».

¿Cuál es tu preferida? ¿Qué series incluirías tú en la lista?

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!