Posiblemente sea la imagen a más icónica del físico germano Albert Einstein. Hemos visto el recorte de esta fotografía sentado en la parte trasera de un coche en numerosas ocasiones, desde camisetas hasta en tazas de regalo (o el café dentro de ellas).

La imagen de Einstein es tan famosa que se dibuja hasta en cafés

Pero pocos conocen la historia original que está detrás de ella. Es una fotografía en la que Einstein derrocha naturalidad y que muchos han usado para describir al científico: su bigote, los ojos bien abiertos, su pelo alborotado y, cómo no, la lengua afuera.

La famosa fotografía tomada por Arthur Sasse

La historia detrás de la imagen

Para entender el misterio detrás de esta fotografía, debemos remontarnos a 1951 cuando Arthur Sasse, fotógrafo de la agencia de noticias United Press International, tomó esta imagen de Einstein a su salida del Princeton Club. Todo sucedió el mismo día de la celebración de su 72 cumpleaños. Además, sus dos acompañantes son su jefe, Frank Aydelotte, director del Instituto de Estudios Avanzados de Estados Unidos, y la esposa del director, Marie Jeanette.

Aquel día, muchos fueron los medios congregados para la fiesta de cumpleaños del científico, en la que Albert no dudó en posar para ellos, tal y como describe Fred Jerome en su libro El archivo Einstein: el FBI contra el científico más famoso del mundo.

Sin saber que aquella noche pasaría a la historia a través de su fotografía, una vez finalizada la velada, justo antes de partir, Sasse se acercó a Einstein y le pidió una sonrisa al tomarle una instantánea. Albert, quizás cansado de la prensa o simplemente porque era su gesto más característico, le sacó la lengua y Sasse, lejos de darse por vencido, tomó la instantánea.

La polémica llegó a la redacción ya que el medio tuvo dudas a la hora de publicar la imagen: no querían ofender al premio nobel. Sin embargo, se atrevieron a hacerlo y la publicación fue todo un éxito. Einstein no se molestó en absoluto, es más, encargó nueve copias en las que pidió recortar a sus acompañantes, para firmarlas y enviárselas a sus amigos.

Esta fotografía, con la inscripción en el margen izquierdo”A. Einstein .51″, ha sido subastada esta semana por la casa Nate D. Sanders, en Los Ángeles (Estados Unidos). Se ha vendido por 125.000 dólares (se estimaba que la venta rondaría los 44.000 dólares por lo que su puja y venta final ha causado un gran revuelo) y, aunque se desconoce la identidad del comprador, la benefactora de dicha venta será la Universidad Hebrea de Jerusalén, ya que el físico legó su propiedad, incluyendo el uso de su imagen, a dicha institución.

Un genio que sin duda, gozaba de gran sentido del humor.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: