¿Quién no conoce las aventuras del joven mago de gafas redondas y cicatriz en la frente? Cuando parecía que estaba todo dicho sobre el famoso Harry Potter y su saga de libros y películas, hoy os traemos una noticia que ha sorprendido a toda la redacción.

La saga escrita por la británica J. K. Rowling es la más vendida del mundo con más de 450 millones de copias y ha sido traducida a 65 idiomas. Sus libros han enamorado a muchos, pero sobre todo han cautivado al público joven. Y, también, a las buenas personas.

Un sorprendente estudio ha determinado que las personas que han leído Harry Potter tienen menos prejuicios que las demás.

¿Has devorado libros de Harry Potter como si no hubiera mañana? ¿Te han encantado? Entonces, eres mejor personas que los que no lo han hecho (lo dice un estudio)

La primera publicación de esta saga fue en 1997 y, tras ella, se sucedieron un total de siete libros. Libro tras libro, la marca Harry Potter se situó como una de las más exitosas del mundo, con un valor de 15.000 millones de dólares. Además, a esto se le suman lo millones de fans que se desperdigan por todo el mundo y que se hacen llamar los Potterhead.

Un grupo de científicos pertenecientes a la Universidad de Greenwich, a la Universidad de Verona, a la de Módena y a la de Padova se pusieron de acuerdo para realizar una serie de estudios durante el año 2014. El objetivo era comprobar si una lectura continuada sobre los conocidos libros de Harry Potter mejoraba la conducta de las personas frente a grupos sensibles como los refugiados, inmigrantes y homosexuales.

Esta investigación más completa viene precedida de los resultados de un estudio realizado en 2012. En él hallaron datos reveladores: los niños de entre 11 y 13 años que leían las novelas de Harry Potter mostraban mejores actitudes e intenciones de comportamiento y disminuyeron los estereotipos hacia los inmigrantes.

En las novelas de J.K. Rowling podemos encontrar personajes principales que tienen interacciones muy positivas con personajes de diferente escala social y pertenecientes a grupos estigmatizados. El protagonista siempre intenta comprender los problemas de sus compañeros y aprecia sus dificultades, ayudándolos todo lo posible.

Por lo tanto, en el segundo estudio —mucho más exhaustivo— sugería que es recomendable leer Harry Potter porque estas novelas ayudan a mejorar la comprensión de contextos sociales y educativos. Las novelas son muy atractivas y tienen muchos adeptos. Además, gracias al contacto que tiene Harry con personajes estigmatizados, los lectores pueden entender como los grupos a los que pertenecen estos personajes discriminados no representan directamente a un personaje real específico, pueden ser más generalizables y, por lo tanto, asociados con diferentes grupos estigmatizados en nuestra sociedad.

En definitiva, quien empatiza con Harry Potter y sus amigos magos, empatiza con aquellos grupos más débiles y marginados por la sociedad.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: