Os presentamos el proyecto de una enamorada de las formas geométricas y la estética estéril: la fotógrafa Maria Svarbova. Nacida en Eslovaquia en 1988, Svarbova estudiaba arqueología y jamás se imaginó que acabaría siendo una fotógrafa muy reputada y que aparecería en publicaciones como Vogue o The Guardian.

Hoy nos detenemos en un proyecto que nos ha dejado sin palabras, una serie de fotografías que no deja indiferente a nadie. Todos los detalles están controlados, sobre todo su particular toque de colores pastel.Las modelos de las fotografías de Svarbova parecen robots inmóviles, colocadas de forma geométrica alrededor de una piscina como si de un objeto más se tratase. Según la artista, busca proyectar al espectador un mundo aséptico a través de los colores pastel y la extravagancia que pide desenmascararlos.

Casi todas sus producciones suelen tener lugar en espacios públicos, en su mayoría relacionados con el mundo deportivo. Lo curioso de sus imágenes es la soledad con la que recrea lugares que habitualmente están llenos de vida y movimiento.

Esta magnífica fotógrafa obtuvo el año pasado uno de los premios International Photo Award por la serie de fotografías en piscinas cubiertas que la han hecho reconocida internacionalmente. A continuación encontrarás algunas de sus obras:

En todas estas fotografía podemos sentir cómo la cámara de Svarbova es capaz de capturar un universo íntimo en el que consigue combinar su pasión por la pintura y por la fotografía. Y quizás lo que más nos llama la atención es que son fotografías que por su composición isócrona parecen pinturas. O quizás es por la pureza geométrica o por el estatismo de unas protagonistas que parecen un objeto más en el centro de la composición.

Puedes seguir a Maria Svarbova en Instagram o Facebook.

¿Te ha gustado el proyecto? ¿Qué te transmiten estas fotografías?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: