Si piensas que el color negro representa la oscuridad, estás equivocado. Cuando abrimos los ojos en plena noche lo que vemos es eigengrau, que literalmente significa gris propio o gris intrínseco; es la sombra del negro vista por el ojo en completa oscuridad. Este término fue acuñado a mitad del siglo XIX por el psicólogo alemán Theodor Fechner.

En la tabla de colores Hex, conocida por aquellos que estén acostumbradros a manejar HTML y CSS, el negro es #000000 y eigengrau es #16161d.

La palabra eigengrau o “propio gris” sugiere que es un color “propio”. Vemos este tono de gris, en lugar de negro perfecto, como resultado de las señales de tus nervios ópticos. Por lo tanto, podemos concluir que ante la ausencia de luz nuestro cerebro no ve de color negro.

La diferencia entre eigengrau y negro. Imagen: Private Detective vía Wikimedia Commons

¿Por qué nuestro cerebro interpreta el negro en la oscuridad?

Para poder ver en la oscuridad nuestra vista necesita una referencia que muestre el contraste, que nos ayuda a diferenciar las cosas ante la ausencia de luz. Por ejemplo, cuando miramos al cielo por la noche lo vemos mucho más negro de lo que es realmente. Este efecto se produce por el contraste del brillo de las estrellas, que nuestro cerebro interpreta a base del contraste entre los dos. Sin embargo, cuando este paisaje es fotografiado, percibimos un tono diferente de oscuridad. Esto depende de la sensibilidad.

¿Qué dice la ciencia?

Nuestra retina, ante la ausencia de luz, produce una actividad que no puede distinguir de fotones reales. Las células que forman la retina producen pequeños espasmos de señales que dependen de factores como la temperatura y la isomerización de la Rodopsina. En el ojo humano, esto se da una vez cada 100 segundos. Otro estudio habla de los disparos espontáneos en neurotransmisores, pero sea como fuere es nuestro propio cerebro quien es incapaz de ver el negro absoluto.

Nuestro propio cerebro es incapaz de ver el negro absoluto

¿Qué pasa con el negro cuando hay luz?

Durante el día, nuestros ojos son capaces de ver los objetos de color negro porque este absorbe toda la luz en contraste con lo que le rodea. Lo que significa que sin luz no vemos el color negro, porque no tenemos nada con lo que compararlo.

El color eigengrau quizás te cueste percibirlo en la fotografía anterior, pero si lo ves en plena oscuridad podrás percibir cómo tiende a aclararse.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!