Pensar en Montecarlo es sinónimo de pensar en casinos, lujo, glamour y también en el famoso circuito de Fórmula 1 (el Circuito de Mónaco), el único del campeonato que transcurre en un circuito totalmente urbano. También es escenario de una de las pruebas del mundial de rallyes, el Rally de Montecarlo. Se trata de una zona especialmente conocida del principado de Mónaco, y representa una de sus divisiones administrativas (cómo si de un distrito se tratara). Aunque muchos creen que se trata de la capital de Mónaco, en realidad no lo es. Mónaco es su propia capital.

Pero lo que muchos quizás no sepan es que Montecarlo acoge a una de las mejores compañías de ballet del mundo. El Ballet de Montecarlo (en francés “Les Ballets de Monte-Carl”o) es una compañía de ballet clásico establecida originalmente en 1936 y restablecida en 1985 por su Alteza Real la Princesa de Hannover, de conformidad con los deseos de su madre, la Princesa Grace de Mónaco. Es actualmente la compañía nacional oficial del Principado de Mónaco.

Tan solo dos años después de su fundación, en 1936, la compañía fue vendida a una sociedad financiera de EE.UU., encabezada por Serge Denham , quién la convirtió en el Ballet Russe de Montecarlo desde 1938 hasta 1963, para luego volver a desaparecer. Pero durante estos 25 años, el Ballet ofreció actuaciones en París, en Londres y los Estados Unidos, donde se estableció en 1939. Restablecida en 1985 la compañía volvió a los escenarios 21 de diciembre de 1985, arrojando entre otros resultados varias futuras estrellas de la Ópera de París .

En el siguiente vídeo podrás ver algo que muy pocas veces podemos ver. ¿Qué sucede en los momentos preparatorios de una obra de ballet? El vídeo nos muestra las escenas de entrenamientos  de una representación de la obra de Romeo y Julieta. En este caso la obra tiene lugar en São Paulo y es ejecutada por la reconocida compañía de Montecarlo.

Original: Gouvernement Monaco

El vídeo narra cómo la reputada compañía de ballet europea transmite su experiencia y conocimiento, de la mano de Bernice Coppieters, destacada bailarina, a una joven bailarina de 19 años Yi Sun. Todo bajo la atenta mirada experta del prestigioso bailarín y coreógrafo principal, Jean-Christophe Maillot. Una experiencia de transmisión cultural entre dos países de contraste, de un minúsculo principado a un cuasi-continente, pero con un gusto compartido por el ballet clásico.

Post patrocinado por el Principado de Mónaco, todas las opiniones son a título personal.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: