Vivir de forma independiente es uno de los sueños que más se repite entre los jóvenes. Una utopía en la que todo se reduce en ser libres para decidir, para hacer y deshacer. Después de vivir en una zona de confort familiar, irte a vivir solo puede ser algo arriesgado: dejar de sentirte seguro, confiado y perder muchos servicios y beneficios a tu disposición.

Vivir solo, el gran sueño de muchos jóvenes

Pero, ¿cuántas personas viven solas en España?

Entre dos y tres de cada diez personas viven solas en España.

Esto significa que los hogares unipersonales representan el 25,2% del total, lo que supone alrededor de 4.638.200 personas. Datos que aumentan cada año y que, según el INE,  el crecimiento de hogares unipersonales llegará al 30% para 2031. Quizás ese sea el año en el que consigas emanciparte, tengas tu propio espacio e intimidad y no tengas que aguantar  a tus padres, a tus compañeros de piso y a sus parejas.

Parece que todo son pros, pero esa libertad conlleva una gran responsabilidad y algunos contras como: cuidar tu alimentación, hacerte cargo de las facturas tú solo o gestionar la compra.

Unas 4.638.200 personas viven solas en España

Estudios científicos revelan la importancia de vivir solos y le otorgan un papel crucial en el mantenimiento del bienestar, ya que aspectos emocionales y físicos se ven mejorados. Cuando pasamos tiempo solos encontramos el tiempo adecuado para reflexionar acerca de nosotros mismos y así hay más posibilidades de alcanzar la felicidad que buscamos

Las 7 situaciones inevitables que experimentarás cuando te vayas a vivir solo (si ya lo haces te sentirás muy identificado)

1. Cuando en tu congelador solo hay cubitos de hielo y tuppers de tu madre

Y abres la nevera y está completamente vacía. Además, ahora ya no tienes compañeros de piso a los que robarles algo de comida sin que se den cuenta.

2. Si te quedas dormido y llegas tarde a trabajar nadie te va a avisar

3. No puedes pedir tu comida basura favorita porque no llegas al mínimo

4. Ese momento en el que te quedas sin papel higiénico

¡Cuidado!, nadie vendrá a ayudarte.

5. Empiezas a poner interés en la cocina y te salen unas riquísimas lentejas

Lo malo es que vas a estar una semana entera comiendo lo mismo.

6. En esto de la comida no te esfuerces…

Hay algo que nunca aprenderás a calcular: la cantidad de pasta que hay que echar para una sola persona.

7. Si eres de los que odian que te molesten en la siesta con una llamada telefónica…

…es posible que un domingo lluvioso lo extrañes, ya que puede ser que sea tu primer y único contacto con un humano en todo el día.

Cuando llegues a preguntarte si estás preparado para vivir solo, analiza tus objetivos y qué es lo que quieres alcanzar con esta gran decisión.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: