Tal vez el nombre de Nicholas Winton no os diga nada. Este anciano de 105 año hoy es miembro del Orden del Imperio Británico, Caballero, Orden de T. G. Marsaryk y candidato al Nobel, entre otros galardones. ¿Pero, cuál es el motivo de tantas distinciones?

Corría el año 1988 cuando en el programa televisivo de la BBC ‘That’s Life’ estaba sentado entre el público un entrañable abuelo que respondía al nombre de Nicholas Winton. A cierto punto, la presentadora enseña una lista hecha a mano que contiene el nombre de 669 nombres de niños y dice uno en voz alta: Vera Diamant. Ese nombre corresponde a la mujer que está sentada al lado de Winton (quien desconoce por qué lo han invitado al programa). En ese momento, Winton se da cuenta que la mujer que tiene al lado es una de las 669 niñas que él ayudó a sacar de Checoslovaquia en 1938, poco antes de que los nazis los mataran. Winton se queda un poco perplejo por tener al lado una mujer a la que 50 años antes le salvó la vida, pero el momento culminante llega cuando la conductora del espacio pide al público que se levanten aquellos que viven gracias a Winton. ¿Cómo consiguió este inglés salvar la vida de más de medio millar de niños checos en 1938?

Nicholas Winton, hijo de inmigrantes alemanes de origen judío, nació en Londres en 1909. En 1931 empezó a trabajar en la Bolsa de Londres, y en diciembre de 1938 se disponía a pasar sus vacaciones invernales esquiando en Suiza, cuando un amigo suyo, Martin Blake, lo invitó a ir a Praga: “ Tengo una propuesta para ti. No te molestes en traer tus esquís”. Al llegar a Praga, Winton estuvo ayudando a Blake en un campo de refugiados. La experiencia le marcó tanto que decidió montar una oficina improvisada en el hotel donde se alojaba y empezó a elaborar un plan para sacar del país tantos niños judíos como pudiera.

El alud de solicitudes de padres desesperados que querían salvar a sus hijos sobrepasó a Winton, quien buscó ayuda en embajadores. Suecia y Reino Unido aceptaron acoger a los grupos de menores. El primer traslado tuvo lugar el 14 de marzo de 1939 en avión, desde Praga a Londres, aunque las siguientes evacuaciones se hicieron en tren. El octavo tren tenía que salir de Praga el 1 de septiembre de 1939 con 250 niños a bordo, pero ése mismo día Alemania invadió Polonia y cerró las fronteras.

Winton, que había coordinado la operación desde Londres –donde seguía trabajando– no explicó nunca su hazaña a nadie, hasta que un día de 1988 su mujer, Greta, descubrió en un viejo maletín de cuero escondido en el desván los papeles y fotos de la operación que salvó la vida a 669 niños.

Su fascinante historia ha servido de inspiración para realizar dos películas: All my loved ones y Nicholas Winton: The power of Good. Hoy Winton tiene 105 años, reside en Maidenhead (Reino Unido), y todavía lleva puesto un anillo que le regaló un niño superviviente con la siguiente inscripción: ‘Salva una vida, salva el mundo’.

Original: aggy007


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: