A veces, el concepto de novio, amante o pareja es complejo… pero si hay un concepto realmente importante y realmente indefinido es el de la amistad. ¿Qué es realmente un amigo?

La amistad es una relación afectiva entre dos o más personas, es una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tienen a lo largo de su vida. La amistad se da en distintas etapas y en diferentes grados de importancia y trascendencia.

«La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea». Alberto Moravia

Sin duda, para cada persona significa algo diferente y quizás este sea el motivo que explique que muchas veces, tengamos «amistades no correspondidas». Para las pareja hay «niveles», desde ligue a noviete, de amante a rollete, pero ¿y en la amistad? En Japón, al menos, tienen un término llamado kenzoku que vendría a ser como el nivel más alto de amistad; algo así como mejor amigo. De esos, quizás, que decimos que solo podemos contar con los dedos de la mano.

Sin embargo, Robin Dunbar, antropólogo de la Universidad de Oxford, descubrió que nuestro cerebro nos permite acceder a un máximo 250 conexiones y que, de media, podemos tener unos 150 amigos o más bien «conocidos», pero no más.

Asúmelo: tienes amigos… para los que tú no eres su amigo.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio destinado a analizar cómo la influencia social entre redes de amigos puede llevar a generar curiosas y paradójicas situaciones. Fue realmente sorprendente para los propios investigadores la falta de reciprocidad de las personas que participaron en el estudio hacia los que ellos consideraban sus amigos.

Los autores realizaron un experimento social previo y repartieron una encuesta a 84 estudiantes universitarios de la misma clase. El formulario pedía evaluar a cada una de las personas de la clase en una escala de cero (no conozco a esta persona) a un máximo de  cinco (un buen amigo). Los participantes también podían comentar qué opinaban de cada uno de sus compañeros y qué creían que opinaban los otros sobre ellos. El 94% de los participantes pensaban que la simpatía sería recíproca, pero  en realidad no fue así. Solo un 53% de los encuestados tenían el mismo grado de amistad entre ellos.

Mi amigo de verdad vs. mi amigo de Facebook

Se pueden sacar muchas conclusiones de estos resultados. Es un estudio muy pequeño pero, sin embargo, puede que sea un aterrador reflejo de lo que ocurre realmente en la mayoría de nuestras relaciones de amistad. Puede ser que los seres humanos fuésemos excepcionalmente malos a la hora de distinguir entre amigos de verdad pero muy malos en reconocer si realmente caemos bien o mal al resto de «amigos» que forman parte de nuestros grupos sociales.

Vivimos en un contexto donde lo normal es  tener más de 400 contactos en Facebook, muchos de los cuales nos felicitan en nuestro cumpleaños sin apenas conocernos y donde cada vez cuesta más saber quién es amable de manera totalmente sincera y quienes van regalando «me gusta» con el único objetivo de ser correspondidos en sus fotografías.

En una cultura de las apariencias, cada vez es más complicado encontrar gestos puros de honestidad y de afectividad. Sobre todo ahora que las redes sociales han disparado el número de «amigos» y, por supuesto, el número de amigos no correspondidos.

No olvides que puedes hacer clic sobre el icono ruedecita de la parte inferior para activar los subtítulos en español.

Are you really my friend? es un proyecto de la fotógrafa Tanja Hollander. Su propuesta era sencilla: visitar a todos y cada uno de sus 626 «amigos» de Facebook para reflexionar sobre lo que de verdad es la amistad. Podéis saber más sobre este proyecto en su página en esa red social, donde relata y cuelga todas sus vivencias.

¿Estás seguro de tener realmente amigos?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: