muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

felicidad empleados

20 maneras de hacer felices a los empleados sin gastar un céntimo

Merece ser compartido:

Actualizado el Monday, 2 August, 2021

El liderazgo real no se trata de decirle a la gente qué hacer. Se trata de colaboración e intereses mutuos. Con esto en mente, no es necesario ser gerente para comenzar a liderar el cambio. Una vez que haya identificado a las personas que forman parte de su equipo más amplio, puede comenzar a construir relaciones de confianza con ellas. Estas relaciones se pueden aprovechar para aumentar su influencia en su organización y ayudarlo a lograr sus objetivos. 

El éxito a largo plazo de una empresa depende en gran medida del bienestar de sus empleados. La razón más común por la que estos suelen dejar su empleo es que no se sienten valorados. Para solucionar esta cuestión y hacerles, OfficeVibe da 20 consejos que todos los jefes deberían poner en práctica YA.

Está demostrado que los empleados felices son un 88% más productivos, así que si eres empresario y estás leyendo esto, es tu día de suerte.

1. Ofrezca a sus empleados un horario de trabajo flexible.

2. Dé a sus trabajadores la posibilidad de trabajar desde casa cuando sea necesario.

3. Reconozca sus progresos.

4. Mímelos con un día o dos extra de vacaciones.

5. Diga “gracias”.

6. Envíe alguna que otra carta escrita a mano a sus empleados.

7. Halague a sus empleados públicamente en su próxima reunión.

8. Envíe un email felicitando a la empresa en su conjunto.

9. Cree un “paseo de la fama” en el comedor de la empresa.

10. Presente a sus empleados a los clientes de la empresa.

11. Proporcione “mentores” a sus empleados.

12. Haga presidente a alguno de sus empleados por un día.

13. Deje que sus empleados puedan vestirse de manera informal al menos los viernes.

14. Escriba a sus trabajadores recomendaciones en LinkedIn.

15. Deje que sus empleados intercambien puestos de trabajo por un día.

16. Dé a sus empleados acceso a un parking exclusivo (al menos por un día).

17. Permítales ser voluntarios en una ONG de su elección.

18. Deje que sus empleados trabajen en algún proyecto paralelo.

19. Anime a sus empleados a tomarse una pausa larga para comer.

20. Permítales que traigan su mascota a la oficina durante al menos un día.

20 maneras de hacer felices a los empleados sin gastar un céntimo 1

¿Está logrando sus objetivos en el lugar de trabajo? Si es como la mayoría de las personas, probablemente piense que podría lograr más si se le dieran más recursos o más control. Quizás sueñe despierto con ser ascendido a un puesto de liderazgo, donde finalmente podría comenzar a cambiar la forma en que se hacen las cosas. 

Pero la verdad es que no es necesario esperar a convertirse en gerente para causar un gran revuelo en la oficina. Puede comenzar a dirigir su departamento o su organización ahora mismo, independientemente de dónde se encuentre en la cadena alimentaria de la empresa. Ya sea que desee mejorar un proceso en particular o promover un mejor entorno de trabajo, este artículo te mostrará que no necesitas una autoridad formal para comenzar a hacerte responsable. 

Repleta de consejos prácticos y consejos, esta es su guía práctica para convencer a sus compañeros de trabajo, aumentar su influencia y poner en marcha tu viaje de liderazgo. 

La autoridad no te ayudará a lograr todas tus metas

¿Cómo puede lograr sus objetivos en el lugar de trabajo? Puede suponer que cuanta más autoridad tenga, más fácil será. Si eres un gerente, por ejemplo, tienes un equipo de personas a tu disposición para hacer exactamente lo que les dices que hagan. Pero en realidad, no es tan simple como eso. En el lugar de trabajo actual, debe mirar más allá de su equipo oficial si desea tener un impacto en su organización. 

Imagine un escenario en el que una directora de recursos humanos tiene la tarea de introducir un nuevo sistema de pago de bonificaciones en toda su organización. La Directora instruye a su equipo de RR.HH. para implementar el nuevo sistema, pero al poco tiempo se encuentra con un problema: al Director de Ventas no le gusta la idea y ha decidido establecer su propio programa independiente de pago de bonificaciones para su departamento. Por lo tanto, aunque la directora de recursos humanos tiene un control efectivo sobre su propio equipo, todavía no puede lograr su objetivo de implementación en toda la empresa. 

Si estuviera en la difícil posición del director de recursos humanos, su respuesta instintiva podría ser ir a su propio jefe y quejarse de que no tiene suficiente control sobre la situación para lograr su objetivo. Después de todo, no tiene autoridad sobre el equipo de ventas. No puede decirle al director de ventas qué hacer y sin su cooperación, no puede implementar el nuevo sistema de bonificación. 

A menudo, las personas que pueden ayudarlo a obtener lo que desea están fuera de su control directo. Entonces, ¿cómo debe responder cuando se encuentra en una situación como la que enfrenta nuestro atribulado Director de Recursos Humanos? Bueno, en lugar de buscar controlar a más personas o recursos, deberá concentrarse en construir relaciones auténticas y mutuamente beneficiosas con los compañeros de trabajo cuya cooperación necesita. En el caso de nuestra directora de recursos humanos, tendrá que empezar a tratar a la directora de ventas como a un amigo, en lugar de como a un adversario al que se puede vencer. Los dos directores deben sentarse juntos para explorar por qué ha surgido su conflicto y cómo se puede implementar el programa de bonificación de una manera que funcione para el equipo de ventas y el equipo de recursos humanos. 

Descubre cómo puedes desarrollar estas relaciones mutuamente beneficiosas para que puedas comenzar a liderar el cambio, incluso cuando no tengas autoridad. 

El primer paso para liderar sin autoridad

¿Qué hace cuando desea asumir una posición de liderazgo, pero sus jefes creen que aún no está listo? Podría decirle que no ha estado en la organización el tiempo suficiente o que aún no tiene las habilidades para ser gerente. En este caso, solo hay una cosa que puede hacer: comenzar a liderar de todos modos, incluso sin autoridad. 

Eso es exactamente lo que decidió hacer Zina, una joven doctora con talento. Zina quería asumir un papel de liderazgo para poder transformar el enfoque de su hospital para la atención al paciente. De manera frustrante, le dijeron que no había trabajado en el hospital el tiempo suficiente para convertirse en gerente. 

Sin embargo, afortunadamente, Zina no esperó el permiso de nadie para comenzar a guiar al hospital hacia un cambio positivo.

Más específicamente, busque un problema en su lugar de trabajo que nadie esté abordando actualmente y que esté afectando negativamente la capacidad de las personas para trabajar de manera efectiva. Por ejemplo, Zina identificó una constante escasez de equipo médico en su departamento de emergencias. El problema, al parecer, era que Devon, la enfermera responsable del equipo médico, nunca parecía saber cuándo se estaban agotando los suministros. 

Una vez que haya identificado ese problema, puede ser usted quien lo resuelva.

Por supuesto, esto puede parecer una perspectiva desalentadora. Sin ninguna autoridad sobre él, Zina se preguntó cómo podría persuadir a Devon para que trabajara con ella en este tema. Tenía una reputación espinosa en su departamento y a menudo se ponía a la defensiva cuando la gente cuestionaba su enfoque. 

Pero si está tratando de liderar sin autoridad, no debe comenzar confrontando a las personas por sus malas acciones. En su lugar, comience simplemente por conocerlos, para que puedan comenzar a confiar en usted. Zina comenzó invitando a Devon a almorzar, preguntándole sobre su vida fuera del trabajo y compartiendo historias sobre sus propias experiencias en medicina. Una vez que los dos establecieron una relación, Devon dejó de estar a la defensiva y le contó los problemas que estaba enfrentando con el equipo médico. Luego ella lo ayudó a resolver el problema. 

Aunque Zina aún no era oficialmente una líder, ya había comenzado a hacer el trabajo de gerente. Entonces, si está buscando saltarse la cola cuando se trata de promociones, comience a demostrarles a sus jefes que puede tomar la iniciativa, resolver problemas y guiar a las personas en su lugar de trabajo hacia un cambio positivo. 

Demuestra que te preocupas por ellos siendo generoso

¿Puede proporcionar liderazgo a alguien que no le importa? El autor cree que no se puede. Para ser un gran líder, con o sin autoridad, debes preocuparte por los miembros de tu equipo. 

Si las personas que busca liderar piensan que no le importan sus sentimientos, sus carreras o sus intereses, entonces no confiarán en usted. Esta falta de confianza es un gran obstáculo, porque la confianza es la base de las relaciones significativas. 

Cuando el autor estaba tratando de establecer una relación con un inversionista potencial en su negocio, buscó formas de ser generoso con él, desde el principio. Durante su primer encuentro, el autor le preguntó si le gustaría una presentación de alguno de sus contactos comerciales. Cuando el inversionista rechazó esta oferta, el autor cambió de táctica y, en cambio, se ofreció a ayudar a los hijos en edad universitaria del inversionista a encontrar pasantías. Finalmente, el autor ofreció pagarle al inversionista para que tuviera una sesión con un psicoterapeuta cuando se enteró de que acababa de pasar por un divorcio difícil. Increíblemente, el inversor lo aceptó. 

Mostrar este nivel de generosidad a un casi extraño puede parecer inusual, pero es crucial demostrarle a la otra persona que te importa. Siempre que su oferta de ayuda sea genuina y desee sinceramente una relación a largo plazo, nunca está de más ser generoso de inmediato. 

De hecho, la investigación ha demostrado que los “donantes”, aquellos que son generosos con sus recursos y tiempo sin esperar nada a cambio, tienden a estar entre las personas más exitosas en cualquier profesión elegida. 

Esto no debería sorprendernos. Después de todo, los donantes nos hacen sentir valorados. Salimos de una reunión con donantes que se sienten conmovidos y motivados, y su cuidado y generosidad inspiran confianza y lealtad en todos los que conocen. El autor, por ejemplo, siempre estará agradecido con uno de sus antiguos jefes, quien se encargó de pagar las flores en el funeral de su padre. 

Entonces, antes de comenzar a tratar de manejar a quienes lo rodean, piense en cómo puede satisfacer sus necesidades. Al mostrar a sus compañeros de trabajo, clientes o inversores potenciales cuánto le importa, obtendrá su permiso para liderar, incluso cuando no tenga autoridad. 

Reglas de oro para convertir a cada empleado en un líder de cambio

¿Cómo se puede lograr un cambio rápido? Bueno, respondamos a eso con el siguiente ejemplo. En 2016, Target, una corporación minorista estadounidense, estaba fallando. El tráfico de personas en sus tiendas disminuía rápidamente y los expertos predecían que no pasaría mucho tiempo antes de que tuvieran que cerrar sus puertas para siempre. 

Pero solo tres años después, Target había dado la vuelta a su nave. De hecho, 2019 fue el año más rentable registrado. Cual era su secreto? Sencillo. Empoderaron a su gente para liderar sin autoridad. 

La primera regla es la inclusión radical . Esto significa dar voz a una amplia gama de personas en su organización con el fin de recopilar nuevas ideas, innovaciones y soluciones.

En un esfuerzo por mejorar sus resultados, Target decidió diseñar e introducir más de cien nuevas marcas de Target en sus tiendas. No solo fue una gran empresa, sino que el minorista también involucró a casi todos los departamentos en el proceso de creación de la marca, desde los equipos de ventas y marketing hasta el departamento legal. Todos participaron en las discusiones desde una etapa temprana, para asegurar que las marcas finales reflejaran la visión de todos los empleados de la organización. 

Además de la inclusión radical, Target también siguió la regla de la entrada en negrita. Esto significó que, incluso en una etapa temprana del desarrollo, buscaron comentarios sinceros de muchas personas dentro de la empresa. Entonces, en lugar de que el equipo de diseño simplemente envíe las marcas terminadas para su aprobación y los empleados de diferentes departamentos envíen correos electrónicos educados con algunos comentarios, las personas podrían participar con comentarios en cada etapa del proceso de diseño. Como sugiere la palabra “audaz”, este enfoque requiere algo de valor. El equipo de diseño tenía que ser capaz de soportar las críticas a sus diseños desde el primer momento, sin dejar que afectaran su creatividad y moral. 

Finalmente, Target se centró en la agilidad . Decidieron que querían que sus nuevas marcas estuvieran listas en meses, no años. Para lograr esto, el minorista celebró reuniones rápidas semanales en las que personas de toda la organización se reunieron para eliminar obstáculos y solucionar problemas en tiempo real. Por ejemplo, durante estas reuniones, el equipo legal verificaba las bases de datos de marcas a medida que se realizaban nuevas sugerencias, para verificar si había problemas legales que pudieran presentar un problema más adelante. 

Si desea que su empresa sea ágil, es importante reunirse con regularidad y estar preparado para tomar decisiones rápidas e impactantes durante dichas reuniones. 

Los verdaderos líderes son generosos y valientes con sus comentarios

¿De quién es el trabajo de entrenar a los empleados y darles retroalimentación? Puede asumir que es el trabajo de un gerente, no el suyo. Por ejemplo, cuando nota que su compañero de trabajo podría mejorar su desempeño, puede encogerse de hombros y pensar que no es su lugar decirle dónde está yendo mal. Bueno, piénselo de nuevo, porque un principio fundamental de liderar sin autoridad es entrenar a sus colegas y ofrecerles comentarios. 

Si bien puede parecer inusual darles a sus compañeros de trabajo entrenamiento y retroalimentación de desempeño, en algunos entornos, es la norma. Por ejemplo, en una visita a una academia militar, al autor le sorprendió la forma en que los cadetes en formación se animaban mutuamente en cada ejercicio militar y de forma rutinaria se aconsejaban mutuamente sobre lo que podían hacer mejor la próxima vez.

Si se siente incómodo al ofrecer a sus compañeros de trabajo una retroalimentación honesta sobre su desempeño y competencias, pregúntese de dónde proviene esta incomodidad. ¿Es simplemente que tienes miedo de herir los sentimientos de alguien? Si es así, no dejes que este miedo te detenga. Después de todo, en su vida personal, probablemente tenga mucha experiencia dando a las personas comentarios valiosos de una manera sensible. Por ejemplo, ofrecer consejos y orientación suele ser una parte importante de ser padre o ser un buen amigo. Entonces, ¿por qué debería reprimirse en el lugar de trabajo cuando se da cuenta de que a un compañero de trabajo también le vendría bien algún comentario? 

La verdad es que a menudo no ofrecemos a nuestros compañeros de trabajo comentarios sinceros porque no queremos arriesgarnos a involucrarnos demasiado o crear tensiones al molestarlos. 

En cambio, preferimos ir a lo seguro y permanecer en el lado bueno de la persona, incluso si podemos ver que realmente se beneficiaría de que alguien sea honesto con ella. Preferimos ser amables. Pero esta amabilidad también se puede describir como falta de sinceridad manipuladora , y no viene de un buen lugar. La falta de sinceridad manipuladora indica que no te preocupas lo suficiente por la persona, o su carrera, para ser franco con ella. Entonces, lo que debe comenzar a hacer es actuar con una franqueza radical , lo que significa que enfrenta las consecuencias y le dice a la persona lo que realmente piensa. 

Dicho esto, antes de participar en una franqueza radical, debe pedirle permiso a la persona para dar su opinión. Porque si bien a menudo es útil recibir comentarios sobre el desempeño, es posible que su compañero de trabajo no quiera escucharlos. Es por eso que tienes que preguntarle explícitamente si estaría bien si le dijeras tus pensamientos y establecieras una hora y un lugar específicos para sentarse a hablar. 

Agradece la labor de tus compañeros de trabajo

Uno de los amigos del autor es un CEO que siempre parece estar charlando por teléfono. Cuando el autor le preguntó en tono de broma cómo conseguía hacer algo, el director ejecutivo respondió que normalmente era un empleado del otro lado de la línea. Pero, curiosamente, no llamó a sus empleados para darles instrucciones o decirles qué se habían equivocado. En cambio, llamó para decirles el gran trabajo que estaban haciendo. 

Este líder era muy consciente del poder de la positividad y veía como su trabajo alentar a las personas que trabajaban para él, alabando constantemente sus logros, por pequeños que fueran. 

Sorprendentemente, cuando no podía pensar en nada específico para elogiar en el caso de algunos empleados, este CEO se desplazaba por sus redes sociales y encontraba algo que habían hecho recientemente en sus vidas personales por lo que podía felicitarlos. 

Aunque este tipo de comportamiento puede parecer demasiado cálido y confuso, hay pruebas concretas de que también puede mejorar sus resultados. 

Las investigaciones muestran que cuando las personas están de buen humor o se sienten bien consigo mismas, instantáneamente se vuelven más productivas y mejores para resolver problemas. Por ejemplo, un estudio encontró que, cuando los médicos recibían un pequeño regalo de dulces justo antes de consultar con un paciente, realizaban diagnósticos más rápidos y precisos que los médicos a los que no se les había dado un regalo. Esto solo demuestra que incluso las muestras de reconocimiento más pequeñas pueden mejorar el desempeño laboral. 

Elogiar a sus compañeros de trabajo es una excelente manera de ponerlos de buen humor y mejorar su desempeño. Solo asegúrese de ofrecer este elogio de una manera que sepa que los destinatarios apreciarán. Si bien a muchas personas no les gusta nada más que ser celebradas frente a otras personas, a algunos de sus compañeros de trabajo les resultará profundamente incómodo estar en el centro de atención. Si sabes que la persona a la que quieres elogiar es introvertida, tómate un momento para enviarle un correo electrónico amable o una nota de agradecimiento escrita a mano. 

Finalmente, no tenga miedo de pensar fuera de la caja cuando se trata de mostrar su agradecimiento. El autor conoce a un líder que decidió celebrar a un empleado llamando a su padre y dejando un mensaje en su contestador automático, agradeciéndole por criar a un gran hombre. El padre del empleado estaba tan conmovido que mantuvo el mensaje en su máquina por el resto de su vida. 

No puedes liderar el cambio solo

No siempre puedes hacerlo solo. Una vez se le pidió a la autora que entrenara a un actor de alto perfil que tenía su propio programa de televisión. Las calificaciones del programa fueron buenas, pero hubo un problema. La mala actitud del actor hacia el resto del elenco y el equipo estaba creando un ambiente tóxico en el set. Como resultado, la cadena amenazaba con cancelar el programa. 

Para salvar su espectáculo, tendría que cambiarse a sí misma y cambiar el entorno en el que trabajaba.

Después de todo, fue su actitud negativa y su constante francotirador hacia aquellos que no podían estar a la altura de sus estándares perfeccionistas lo que había creado los problemas en el set. Entonces, la actriz necesitaba un grupo central de personas a su alrededor para decirle cuándo estaba volviendo a sus viejos hábitos y para ayudarla a ella y a todos los demás a mantenerse en el camino hacia la energía positiva. En otras palabras, la actriz no solo necesitaba convertirse en líder, sino que también necesitaba la opinión de otros miembros del elenco y el equipo para ayudarla a afectar el cambio. 

Cuando intente liderar el cambio sin autoridad, deberá capacitar a otros para que también se conviertan en líderes. Después de todo, una persona no puede estar presente para liderar cada pequeño cambio que eventualmente pueda conducir a un cambio cultural mayor. 

Para liderar este tipo de cambio, la actriz reclutó a otras dos personas en el set, incluido otro actor en quien confiaba, así como un productor, para impulsar el progreso. 

Para asegurarse de que todos estuvieran en la misma página, los tres desarrollaron una lista de principios rectores para vivir cuando estaban en el trabajo. Estos incluían reglas como no chismorrear a espaldas de las personas, asegurarse de que todos en el set se sintieran escuchados y hablar con los demás de manera respetuosa. Poco después, el otro actor y el productor no sólo comenzaron a animar a sus compañeros de trabajo a la altura de estos nuevos principios, pero también instó a la gente en el set a la que ellos estaban más cerca de convertirse en líderes para el cambio así. Como resultado, no pasó mucho tiempo antes de que todos los que trabajaban en el programa de televisión asumieran la responsabilidad de crear un entorno más positivo. 

A veces también vale la pena dirigir a personas fuera de su equipo. Quizás haya alguien en su organización con quien tiene poca interacción, pero que siempre parece tener grandes conocimientos y buenas ideas cada vez que se reúne. Pregúntese si puede crear una oportunidad para conocer mejor a esta persona, tal vez desarrollando un proyecto en el que puedan trabajar juntos. Construir mejores relaciones con las personas más dinámicas en su lugar de trabajo lo ayudará a extender su influencia y liderazgo a más de su organización. 


Merece ser compartido:

5 responses to “20 maneras de hacer felices a los empleados sin gastar un céntimo”

Leave a Reply