La abogada boliviana Ingrid Vaca Diez se inspiró en la idea de recuperar y reutilizar materiales para construir hogares con botellas de PET. Estas viviendas se destinan a personas que viven en la extrema pobreza en Bolivia. El proyecto, que se llama Casas de Botellas, se basa en construcciones resistentes que requieren una inversión muy económica.

El método con el que se construyen estas casas consiste en llenar botellas con arena para que los muros sean resistentes, consiguiendo así una buena aislación térmica. Luego, las botellas se apilan y amarran entre sí para levantar paredes. Finalmente, son fijadas con cemento o barro. El sistema es válido para el revestimiento y armazón de la estructura. Las tuberías, los sistemas de evacuación, los cuadros eléctricos, el suelo y las ventanas se realizan de manera igual a las viviendas convencionales.

Fuente: http://www.labioguia.com

Fuente: http://www.labioguia.com

Ingrid asegura que veinte días son suficientes para construir una casa de botellas.  Desde que se inició el proyecto en 2006 (con una casa de 170 metros cuadrado), en total han ayudado a crear 300 viviendas en Bolivia.

Todas las botellas sirven para llevar adelante este proyecto ecológico y social que pretende seguir expandiéndose por Latinoamérica y formar barrios sustentables.

El objetivo: construir de manera económica, reciclar, utilizar los recursos próximos, recuperar materiales y empoderar a las personas en situación de pobreza.

Fuente: http://www.labioguia.com

Fuente: http://www.labioguia.com

Este proyecto empezó casi por casualidad: Ingrid guardaba botellas en el patio de su casa para una señora humilde que pasaba todas las semanas a recogerlas. Un día, la señora se enfermó y las botellas, que empezaron a acumularse, despertaron el enfado del marido de Ingrid. “‘Bota esas botellas’, me dijo, ‘tienes suficiente como para hacer una casa’. Y así fue como se me ocurrió cumplir el sueño de Claudia, una niña pequeña que poco antes me había pedido como deseo para Navidad un cuarto para ella, que vivía en una habitación de cuatro por cuatro con toda su familia”, explica Ingrid a BBC Mundo.

Fuente: http://www.elmundo.es

Fuente: http://www.elmundo.es

Actualmente las casas de Ingrid ya salen de la frontera boliviana: en México, un matrimonio con ocho hijos por fin duerme bajo un techo propio. En Argentina ya se ha construido una casa y ya tienen planificado edificar 20 casas más. Además, Ingrid ha recibido invitaciones para implantar su proyecto en Uruguay, Colombia, Venezuela, Perú, Honduras, Paraguay y Chile.

Así empezó todo en Bolivia. Fuente: https://alternativa-verde.com

¡Felicitaciones Ingrid por tu iniciativa!


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: