Dicen que lo más complicado de las adicciones es cambiar los hábitos inconscientes asociados a ellos. Por ejemplo, los adictos al tabaco necesitan tener algo en la boca. ¿Cómo hacer entonces con los adictos a internet?

El diseñador austriaco Klemens Schillinger ha creado un objeto que podrá combatir la ansiedad que los smartphones nos generan. Se trata del Substitute Phone, que imita los movimientos que realizamos en las pantallas de nuestros móviles. La idea es sencilla: calma en tu mano y tus dedos la sensación de estar constantemente tocando la pantalla.

Seguramente te suene eso de estar sentado en el metro y agarras tu smartphone a la primera señal de aburrimiento o porque la persona que está a tu lado acaba de recibir un mensaje. Este aparato sustituto recrea un teléfono inteligente, pero sus funciones se reducen a los movimientos que realizamos cientos de veces a diario. A veces solo se trata de sentir esa sensación de deslizar la pantalla para leer un mensaje o para desbloquear el teléfono; eso es todo lo que necesitamos.

Con las bolas de piedra que se incorporan en el objeto podemos sentir la sensación de desplazarnos, acercarnos y alejarnos dentro del smartphone, pero sin incorporar las funciones digitales.

El Substitute Phone (o teléfono sustituto) recrea los movimientos que hacemos con el smartphone que, en muchas ocasiones, no son más que una adicción

Esta “prótesis” tan solo recrea los movimientos para tranquilizar y ofrecer ayuda para los adictos a los teléfonos inteligentes. Una forma de hacerle frente a los síntomas de abstinencia, un objeto con fines terapéuticos. Pero, ¿cómo hemos llegado a este punto?

La revolución de la telefonía móvil es uno de los avances tecnológicos que más nos ha influido en nuestro día a día, sobre todo en lo que a comunicación se refiere. Las posibilidades que nos ofrece un smartphone pueden que tenga parte de culpa, ya que la conexión permanente y el acceso continuado a Internet convierte a nuestros teléfonos en unos grandes aliados.

España es el país que lidera el ranking mundial de teléfonos móviles por personas, con un 88% de usuarios. Esto nos sitúa 22 puntos por encima de la media mundial. Estos dispositivos se han convertido en imprescindibles, creando adeptos que no imaginan poder afrontar su día a día sin ellos.

Los smartphones se han convertido en imprescindibles, muchos no saben vivir sin ellos

Los datos asustan, sobre todo en el sector joven, donde la relevancia de las redes sociales nos hace vivir pegados a nuestro smartphone. En España, más del 45% de los jóvenes de entre 18 a 24 años admite tener una adicción al móvil. Unas cifras que se mantienen parecidas en la mayoría de países donde la presencia de estos dispositivos es habitual.

¿Qué te parece esta idea para luchar contra la adicción al teléfono?

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!