El famoso Museo de Historia Natural de Londres se ha visto obligado a cambiar una exposición de dinosaurios después de que un niño de 10 años encontrara un error.

Todo transcurrió en la noche Dino Snores for Kids, en la que el museo ofrece a los niños de entre 7 y 11 años la oportunidad de pasar la noche en el museo de fama mundial. Durante esa noche, los niños se pueden sentir como verdaderos paleontólogos, buscando e identificando huesos por todo el edificio.

Charlie Edwards fue uno de los asistentes a esta experiencia, asistió junto a su hermano Ronnie de nueve años, como regalo de cumpleaños sorpresa que les hicieron sus padres a los dos. Durmieron dentro del museo con su madre y su padre, Jade y Justin Edwards, y participaron en diferentes actividades, incluyendo una caza de pistas sobre los dinosaurios.

Fuente: East News Press Agency

Charlie fue diagnosticado de Asperger cuando tenía cuatro años, por ello tiende a encontrar un tema que ama y trata de aprender mucho sobre él. En este caso, los dinosaurios. Mientras su hermano estaba buscando pistas, Charlie se quedó observando un cartel en el que había una silueta de Oviraptor junto a una humana para mostrar la diferencia de tamaño. Pero él, inmediatamente, identificó que estaba mal.

La imagen debería mostrar el tamaño a escala humana del oviraptor, una especie que se dedicaba a robar los huevos de otros, pero esto no era así: en realidad mostraba a uno de los primeros dinosaurios de la especie de los Triceratops. De hecho, el Oviraptor es un pequeño carnívoro con un pico parecido a un loro, mientras que en el dibujo se muestra a un dinosaurio completamente diferente. El personal del museo había utilizado erróneamente una silueta de un Protoceratops (un herbívoro del tamaño de oveja).El pequeño no tardó en comentárselo a sus padres que, en un principio, se mostraron algo escépticos e intentaron explicarle a Charlie que se trataba del Museo de Historia Natural, donde trabajan grandes expertos que no se equivocan. Pero él, muy seguro de sí mismo, se mantuvo en sus treces. Pidió a sus padres el smartphone para enseñarles el error. Lo buscó en Google y era exactamente como lo había descrito. Con esta información, los padres hablaron con el personal del museo a través del correo electrónico. El personal del Museo de Historia Natural les pidió algo de tiempo para poder consultar con sus expertos si Charlie tenía razón.

Efectivamente, el error fue confirmado por el personal del museo, que anunció del error de una de sus galerías de dinosaurios.

Los padres de Charlie no tardaron en manifestar su alegría tras recibir una carta del museo en la que les agradecían la información: “Desafortunadamente, hemos cometido un error. Lo hemos puesto en conocimiento de nuestro equipo encargado de las exposiciones y lo cambiaremos tan pronto como sea posible. Estamos impresionados con el conocimiento que tiene Charlie y esperamos que alimente su pasión por la paleontología”.

Carta del Museo de Historia Natural a Charlie


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: