La generación previa a la mía era la generación de la palabra escrita. La mía, en cambio, es la de la imagen. Es muy fácil distinguir si perteneces a una o a otra. La primera, si tiene un texto o una frase que le gusta, la comparte tal cual. Y, la segunda, si tenemos un texto o una frase que nos gusta, la compartimos dentro de una imagen:

La tercera generación

Pero ya ha llegado una generación nueva: la generación de la imagen en movimiento. Y de eso tienen mucha culpa los archivos GIF. Aunque ya son mayorcitos, nacieron hace más de 25 años, los GIF animados son actualmente los reyes de internet y sobre todo, de las redes sociales.

Son toda una tendencia porque tienen lo mejor de los vídeos, es decir, son capaces de captar el movimiento, pero sin lo peor de los videos: a veces excesivamente largos y con sonido. Y las nuevas generaciones adoran la inmediatez y esos GIF que transmiten en pocos segundos lo que quieren decir. Además, no requieren de sonido, por lo que no tienen que parar de escuchar su canción favorita para verlos.

Muchas redes sociales ya permiten compartir este formato de imagen o te invita hacerlo para expresar un sentimiento, como en el caso de Twitter. O, como en Google Plus, que puedes darle vida a tu foto de perfil convirtiéndola en un GIF animado. La red social de Google crea GIF animados automáticamente si detecta que has subido una secuencia de fotos.

Pero hoy queremos ir un poco más allá: los GIF con efecto tridimensional

Keep calm and use a 3D GIF

Gracias a La brújula verde descubrimos un sencillo truco visual que hace que los GIF animados parezcan tridimensionales y que nos enseñan un poco más de cómo funciona nuestra mente y cómo nos crea trampas visuales.

Para conseguir este genial efecto lo único que debemos hacer es incluir unas líneas blancas verticales a las imágenes o el vídeo que crea nuestro GIF. No atravesamos con las líneas las partes que queremos que parezcan que estén en primer plano y desenfocamos las partes que quieras (que tu cerebro piense) que se encuentran al fondo de la imagen o más alejadas de ti. Tal y como hacían los pintores clásicos.

¿Te huele raro que sea tan sencillo?

Lo sé, puede parecer que es demasiado sencillo, que debe tratarse de algo más complejo. Pero es tu mente quien lo consigue, no esas sencillas barras. Y, por supuesto, no es auténtico 3D, pero con este truco el efecto es casi igual de impactante, ¿no crees?

¿Qué versión GIF te gusta más? ¿O acaso eres de mi generación y prefieres que no haya tanto movimiento?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: