muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Elon Musk, creador de PayPal y Tesla Motors, cree que la vida es sólo una simulación virtual 1

Elon Musk, creador de PayPal y Tesla Motors, cree que la vida es sólo una simulación virtual

Merece ser compartido:

Actualizado el Saturday, 12 March, 2022

Desde años, Elon Musk es un emprendedor que ha sido referente para muchos de nosotros. Es todo un referente durante los últimos años por los avances de sus ambiciosos proyectos tecnológicos como Tesla, SpaceX o Hyperloop. Imposible elegir el más apasionante e innovador.

Por eso, cada una de sus apariciones públicas son seguidas con mucha curiosidad. Alguien que es capaz de revolucionar cada sector en el que participa, sin duda tiene mucho que aportar sobre cómo su visión del mundo ayuda al desarrollo de sus proyectos.

La que más nos impacto la respuesta que nos regaló en CodeConference 2016Normalmente, las preguntas de los periodistas con muy estandarizadas y no dan tanto juego, pero en esta ocasiónElon Musk tuvo que contestar preguntas que le hacían desde el público. El atrevido interlocutor, le propuso compartir su opinión acerca de la posibilidad de que toda la humanidad esté viviendo dentro de una simulación, justo como proponen películas como Matrix.

Diferencias entre Zuckerberg y Musk

Podría parecer que la pregunta era una simple broma por ambos se la tomaron muy en serio y Elon Musk confirmó que la posibilidad de que no seamos piezas de código en la simulación de una computadora futurista sería, posiblemente, de una entre miles de millones. Pero que de ser esta realidad, es probable que el mundo tal como lo conocemos esté cerca de su fin.

Elon Musk, creador de PayPal y Tesla Motors, cree que la vida es sólo una simulación virtual 2

La propuesta fatalista de Elon Musk toma dos vertientes si se considera dentro del contexto del resto de su conferencia: la fatalista y la tecnológica. En su conferencia apuntaba:

“Ya somos código. Todos tenemos una versión digital de nosotros mismos, una versión parcial de cada uno en la red, en la forma de correos electrónicos, medios digitales de comunicación y hasta en nuestras actividades diarias.

Tenemos más poder que el presidente de los Estados Unidos hace 20 años. Podemos responder a cualquier pregunta, realizar videoconferencias, en cualquier lugar. Podemos enviar mensajes a millones de personas, al instante. Tenemos la capacidad de hacer cosas increíbles”

Liftoff 

Elon Musk fundó SpaceX porque no estaba impresionado con la falta de ambición que vio en la exploración espacial de EE. UU. Aunque se encontró con el escepticismo, Musk siguió adelante y, finalmente, interrumpió la industria aeroespacial con su energía y su enfoque único para la construcción de cohetes. Después de varios intentos fallidos, SpaceX finalmente puso en órbita el Falcon 1 y su carga útil en 2008. Esto anunció su llegada al negocio de los cohetes como un jugador serio.

Liftoff, escrito por  Eric Berger cuenta la historia de los inicios de SpaceX, desde el día en que Elon Musk resolvió enviar cohetes a Marte, pasando por los primeros intentos fallidos de lanzamiento en la isla tropical de Omelek, hasta el cuarto vuelo decisivo. Desde una nueva y emprendedora empresa hasta la compañía de cohetes de renombre mundial que conocemos hoy, Liftoff tiene la primicia sobre SpaceX.

Conozca los primeros días que hicieron SpaceX

En 2000, Elon Musk era un emprendedor exitoso. Fue cofundador de PayPal, una empresa que reinventó la forma en que el dinero se mueve en todo el mundo. Pero ese no fue el final de sus ambiciones, ni mucho menos. Elon Musk quería enviar humanos a Marte.

Así que creó SpaceX, una nueva empresa de cohetes. Muchos en la industria aeroespacial esperaban que fracasara, al igual que tantas empresas similares lo habían hecho antes. Los hombres con grandes sueños vertieron mucho dinero en efectivo en cohetes y, en poco tiempo, tanto su dinero como sus negocios desaparecieron.

Pero SpaceX todavía está aquí, y los sueños de Elon Musk solo se han hecho más grandes. En estos consejos, aprenderá sobre los difíciles primeros días de SpaceX, desde su conflicto con la NASA hasta los días que pasó en una remota isla tropical en el Pacífico, y seguirá a la compañía hasta su primer éxito. lanzamiento.

Elon Musk, creador de PayPal y Tesla Motors, cree que la vida es sólo una simulación virtual 3

Elon Musk fundó SpaceX porque vio que el programa espacial de EE. UU. Estaba en un estado lamentable

Elon Musk quiere que habitamos en Marte. Dado que el calentamiento global amenaza la vida en la Tierra, cree que deberíamos dejar nuestro planeta o prepararnos para fracasar como especie. En Marte, podemos diseñar un nuevo mundo verde, un nuevo Edén. Esto es lo que impulsa a la compañía de Musk, SpaceX, en su empeño por construir naves espaciales capaces de un viaje tan largo y peligroso.

Aunque SpaceX es todavía muy joven, la compañía ya tiene una larga trayectoria. Musk se sintió desencantado con la falta de ambición que vio en la exploración espacial de Estados Unidos. Mientras miraba a su alrededor en los primeros días de SpaceX, vio a la NASA y algunas otras grandes compañías aeroespaciales, y pensó: ¿es esto?

La historia de SpaceX comienza en el año 2000. Musk viajaba por la autopista de Long Island con un compañero emprendedor llamado Adeo Ressi. Musk había perdido recientemente su papel como director ejecutivo de PayPal, la compañía que él cofundó.

Mientras conducían, Ressi le preguntó a Musk qué planeaba hacer a continuación, y la respuesta fue sobre la exploración espacial. Pero Musk tenía sus dudas: ¿podría un particular realmente triunfar en ese campo? Y de todos modos, ¿por qué el mundo de la exploración espacial necesitaría a alguien como él? Habían pasado tres décadas desde que Estados Unidos envió a los astronautas del Apolo a la luna. A estas alturas, seguramente, ¿la NASA debe estar cerca de enviar humanos a Marte?

Más tarde, ese mismo día, Musk revisó el sitio web de la NASA en busca de noticias sobre sus misiones a Marte. Pero mientras se desplazaba por el sitio web, no pudo encontrar ninguno. Estaba asombrado. Para comprender más, comenzó a asistir a conferencias espaciales en California. Y fue allí donde descubrió la verdad: la NASA no planeaba enviar gente a Marte en el corto plazo.

Entonces, ¿quizás un individuo privado como él podría realmente marcar la diferencia después de todo? Si la NASA era tan poco ambiciosa, ¿quizás dependería de los empresarios explorar el espacio?

Musk comenzó a soñar en grande. Se imaginó construyendo su propio cohete y, solo dos años después, las cosas realmente se pusieron en movimiento. Convocó a una reunión de los principales ingenieros aeroespaciales. Mientras se reunían en el Renaissance Hotel en Los Ángeles, Musk explicó sus planes. Su respuesta fue solo una risa. Uno incluso dijo: “Guarde su dinero, niño, y siéntese en la playa”.

Pero estos ingenieros, con la experiencia que tenían, no conocían a Musk. En todo caso, se había vuelto aún más decidido. Iba a construir su cohete.

“Musk no quería nada menos que la expansión humana en el Sistema Solar y el asentamiento de sus mundos”.

Desde el principio, SpaceX tuvo un enfoque poco convencional que lo hizo más dinámico

Cuando Musk reunió a los principales ingenieros aeroespaciales en ese hotel de Los Ángeles, no todos fueron desdeñosos. Algunos realmente mostraron entusiasmo, incluidos Tom Mueller y Chris Thompson, ambos estrellas en ascenso en el mundo aeroespacial.

Musk estableció su nueva compañía, Space Exploration Technologies, o SpaceX, el 6 de mayo de 2002. La ambición era construir rápidamente cohetes baratos y de alta calidad. Mueller y Thompson fueron de los primeros en unirse, y muy pronto, comenzaron a ver que, en SpaceX, las cosas iban a ser diferentes.

En primer lugar, Musk tenía un enfoque muy práctico para la contratación. Él personalmente conoció y entrevistó a cada una de las personas que la empresa contrató a través de los primeros tres mil empleados. Al iniciar una empresa en el negocio de la construcción de cohetes, era importante contratar a las personas adecuadas.

Su proceso de entrevista podría ser poco convencional, por decir lo menos. Tomemos el ejemplo de uno de los primeros contratados, Phil Kassouf, un inteligente joven de 21 años que había crecido en el Líbano devastado por la guerra. Para poner a prueba su pensamiento, Musk le preguntó un acertijo. Le dijo a Kassouf que imaginara que estaba en algún lugar de la Tierra, con una brújula y una bandera. El acertijo era así: planta su bandera, camina una milla al sur, luego una milla al este y finalmente una milla al norte para descubrir que ha vuelto al punto de partida. ¿Dónde estás? “El Polo Norte,” respondió correctamente Kassouf. El fue contratado.

Pero hubo más. A diferencia de muchas empresas aeroespaciales establecidas, SpaceX permitió a los empleados experimentar y cometer errores. Sus competidores avanzaron lentamente a través del proceso de ingeniería, pero Musk quería que SpaceX construyera y rompiera las cosas rápidamente.

Este modelo fue iterativo, en lugar de lineal. El proceso lineal era lo que usaban las empresas aeroespaciales más antiguas: se movían metódicamente hacia un objetivo, probando cuidadosamente todos los componentes del cohete en el camino. El resultado ofrecía estabilidad, pero los errores eran costosos y su reparación requería mucho tiempo.

El enfoque iterativo de Musk, por otro lado, significaba comenzar con un concepto y saltar directamente a construirlo. Y en cuanto a los errores, SpaceX estaba preparado para cometerlos rápidamente y aprender de ellos.

Esto significó que, desde el principio, SpaceX era una máquina de construcción de cohetes esbelta y mezquina.

Elon Musk, creador de PayPal y Tesla Motors, cree que la vida es sólo una simulación virtual 4

Décadas antes, Musk tuvo un predecesor que fracasó en su intento de conquistar el espacio

¿Por qué las personas que conocían bien el sector aeroespacial inicialmente descartaron a Musk? Bueno, muchos de ellos habían visto a gente como él ir y venir. Vieron a Musk como un millonario más que se entregaba a su fantasía espacial, y estaban seguros de que fracasaría.

Y al frente de sus mentes había un hombre en particular.

Ese hombre era George Koopman, que había fundado la American Rocket Company, o AMROC, en 1985. Koopman había sido analista de inteligencia durante la guerra de Vietnam, hizo películas de entrenamiento para el ejército y organizó acrobacias para películas de Hollywood. Era un personaje colorido y amigo de figuras culturales y estrellas de cine, como el actor de los Cazafantasmas , Dan Ackroyd, y el campeón de LSD, Timothy Leary. A través de su conexión con Ackroyd, Koopman había conseguido un papel como supervisor de acrobacias en la película de 1980 The Blues Brothers .

Al igual que Musk, quería construir cohetes de bajo costo. Y, también como Musk, había querido hacer de los viajes espaciales una rutina. Pero en lugar de centrarse en Marte, tenía la ambición de iniciar un negocio de transporte espacial. Quería que AMROC fuera como Federal Express, entregando paquetes desde y hacia la órbita.

Distinguidos ingenieros aeronáuticos se inscribieron para trabajar para AMROC, tal como lo harían más tarde para Musk. Uno de ellos, James French, había sido empleado de la NASA durante dos décadas. Otro, Mike Griffin, continuaría aconsejando a Elon Musk muchos años después.

Todo comenzó bastante bien, pero después de un tiempo, estos ingenieros llegaron a ver a Koopman como un “comerciante de ruedas”, en lugar de alguien que entendía la ciencia espacial. Usó todas las palabras de moda correctas, pero su conocimiento era muy superficial.

Sin el apoyo del gobierno y la riqueza infinita necesarios para esta empresa, Koopman comenzó a depender de donantes ricos. Para apaciguarlos, exageraba el progreso de AMROC: les decía que la compañía estaba a solo unos meses de lanzar un cohete.

Durante años, AMROC fracasó, pero luego su suerte pareció finalmente cambiar. La compañía acordó lanzar cohetes de la Fuerza Aérea de Estados Unidos desde Vanderberg, California. Pero no mucho después, en 1989, Koopman murió en un accidente automovilístico. AMROC, ahora en terrible forma, siguió adelante y anunció su primer vuelo de prueba el mismo año. Fue un desastre: el cohete se derrumbó en llamas.

AMROC compartió un destino similar poco después. Su historia es un conmovedor recordatorio de por qué las personas familiarizadas con el negocio de los cohetes miraron la nueva empresa de Musk con cansancio y escepticismo.

La obstinación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos llevó a SpaceX a una remota isla tropical

Cuando SpaceX pidió permiso a la Fuerza Aérea de los EE. UU. Para realizar el lanzamiento desde el famoso sitio de Vanderberg en California, el equipo de Musk pensó que sería un trato hecho. Después de todo, cumplió con todos los criterios en su aplicación.

Pero la Fuerza Aérea tenía otras ideas. En ese momento, a principios de la década de 2000, estaba usando Vanderberg para preparar sus propios lanzamientos de cohetes. La Fuerza Aérea había invertido $ 200 millones para modernizar el sitio. El plan era usarlo para cohetes construidos por el gigante aeroespacial Lockheed Martin. No es de extrañar que la Fuerza Aérea se mostrara reacia a permitir que la empresa advenediza entrara y se arriesgara a dañar todo este nuevo equipo.

Entonces, la aplicación de SpaceX pareció desvanecerse en un agujero negro. No fue rechazado, ya que cumplía todos los requisitos, pero se suspendió indefinidamente. Para una empresa que quería moverse rápido, esto era inaceptable.

Musk comenzó a buscar otras opciones de lanzamiento. Uno estaba en medio del Océano Pacífico, lejos de cualquier lugar. Esta era la isla Omelek, parte del atolón Kwajalein, en las Islas Marshall. Controlado durante mucho tiempo por el ejército estadounidense, el atolón de Kwajalein, o Kwaj, para abreviar, había visto muchas pruebas de misiles a lo largo de las décadas.

Hubo otro factor que llevó a SpaceX a Kwaj. La empresa había firmado un acuerdo con el gobierno de Malasia para lanzar un satélite. Pero para ponerlo en órbita, necesitaría volar el cohete hacia arriba y sobre el territorio continental de EE. UU., Lo cual estaba prohibido. De modo que el pequeño atolón en medio del Pacífico parecía el lugar de lanzamiento perfecto.

Musk localizó al militar a cargo de Kwaj y lo llamó. Mientras escuchaba a Musk, pensó que el empresario era una especie de loco y simplemente colgó. Pero luego buscó en Google a Musk y decidió devolverle la llamada. Después de esa reunión en Los Ángeles, la isla Omelek en Kwaj fue utilizada por SpaceX.

¿Como era el lugar? En resumen, un paraíso tropical, con palmeras y mares resplandecientes llenos de peces. Pero el alojamiento del ejército estaba lejos de ser lujoso. Las habitaciones olían a moho y el entretenimiento se limitaba a los televisores del ejército que captaban solo unos pocos canales.

Algunos empleados de SpaceX llegaron a amar el atolón, otros lo odiaron. Sin embargo, independientemente de lo que pensaran de Kwaj, la isla se volvería vital en la historia de SpaceX.

Elon Musk, creador de PayPal y Tesla Motors, cree que la vida es sólo una simulación virtual 5

El primer lanzamiento de SpaceX en Kwaj no salió como estaba planeado

El viernes 24 de marzo de 2006, casi seis años desde que Musk fundó SpaceX, su incipiente empresa estaba lista para lanzar su primer cohete, llamado Falcon 1. El lanzamiento tendría lugar en la isla Omelek.

Después de una serie de pruebas e intentos de lanzamiento abortados, llegó el día en que SpaceX demostraría su valía. Los ingenieros lo habían puesto todo en el Falcon 1.

El propio Musk estaba tan ansioso por ver volar su cohete que viajó al atolón en su jet privado. No era ajeno a ensuciarse las manos: había trabajado en el cohete durante largos días y noches muchas veces antes.

Esa mañana temprano, los ingenieros de SpaceX se dirigieron a la sala de control de lanzamiento en Omelek. Muchos de ellos iban en bicicleta allí con la brisa del océano. Mientras se preparaban para el vuelo y realizaban las comprobaciones finales, la emoción en el lugar de lanzamiento era palpable.

Y luego, con Musk en la sala de control, comenzaron la cuenta atrás. Pero sucedió algo extraño. En lugar de prestar atención a su primer lanzamiento real, Musk se acercó a la consola de Chris Thompson, uno de los dos primeros ingenieros que contrató, y comenzó a hablar sobre los materiales que quería usar para un futuro cohete. Pareció perder todo interés en el Falcon 1 segundos antes del despegue, ¡y de repente se centró en las propiedades de las aleaciones de aluminio!

Fiel a su tipo, la mente de Musk siempre estaba en el futuro, incluso en este momento tan extraordinario.

Mientras el equipo de SpaceX observaba sus pantallas, la llama del Falcon ardió intensamente y el cohete trepó sobre la isla tropical. Pero segundos después, el motor pareció incendiarse. Hubo jadeos de consternación en la sala de control. El cohete dejó de elevarse y finalmente se desplomó de regreso a la tierra. Una cámara de la plataforma de lanzamiento mostró trozos de metal en llamas chocando contra el océano.

Después de seis años de arduo trabajo, el fracaso de Falcon fue un golpe en el estómago para todos en la empresa. Esa noche, mientras el equipo ahogaba sus penas, el hermano de Musk, Kimbal, un chef profesional, trató de animarlos cocinando un gran estofado de frijoles y tomates.

Luego, a la mañana siguiente, mientras los miembros del equipo regresaban al lugar de lanzamiento para inspeccionar los daños, encontraron que los isleños habían hecho un hermoso gesto. Más de cien personas, en su mayoría civiles, se habían reunido en el puerto para ayudar con la misión de salvamento.

Musk había empezado a comprender: lanzar cohetes es difícil. Habría fracasos más dramáticos por venir. Pero no se iba a rendir ahora.

SpaceX no tuvo miedo de enfrentarse al orden establecido

A lo largo de la historia de SpaceX, ha habido muchas ocasiones en las que Musk tuvo que alterar las plumas de los actores establecidos de la industria. Mientras se enfrentaba al escepticismo de las grandes empresas aeroespaciales, el gobierno y el ejército, su instinto era afrontar los problemas de frente. Su ambición era cambiar las cosas, impulsar aún más la exploración espacial después de décadas de estancamiento.

Ciertamente no iba a tomar el camino fácil.

Al principio, Musk organizó un evento espectacular para anunciar la llegada de SpaceX. Mientras desarrollaba el Falcon 1 en 2003, Musk decidió que la compañía necesitaba ser el centro de atención. Quería mostrarle al mundo lo que podía hacer SpaceX, hacerle saber a la vieja guardia que había un nuevo jugador en la ciudad y también anunciar a los clientes potenciales. Musk entendió el poder de un gran espectáculo, por lo que decidió llevar su cohete a Washington DC, el centro mismo del poder estadounidense.

El día después del Día de Acción de Gracias de 2003, Musk condujo el Falcon 1 hacia Washington DC y estacionó los 68 pies fuera del Museo Nacional del Aire y el Espacio. Esa noche, en un clima helado, Musk pronunció un breve discurso frente al cohete. Si había intentado hacer una entrada, lo había logrado.

Más tarde, cuando la NASA decidió otorgar un contrato de construcción de cohetes a su competidor, Kistler Aerospace, Musk estaba furioso. Kistler estaba dirigido por un veterano de la misión Apolo, George Mueller, y la compañía estaba contratando el desarrollo de su cohete de la NASA a grandes actores aeroespaciales como Lockheed Martin y Northrop Grumman. A los ojos de Musk, esto era puro favoritismo; la vieja guardia cuidando de los suyos. Nunca había licitado el contrato. Musk protestó por la decisión de la NASA.

Mucha gente le dijo a Musk que estaba loco por desafiar a la NASA; que simplemente enojaría a un posible cliente futuro. Pero el tiempo le dio la razón. La Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos decidió que la NASA no había adjudicado el contrato de manera justa. Se cerró el trato con Kistler y la NASA abrió una nueva competencia para la construcción de cohetes.

Luego, en agosto de 2006, justo cuando los altos directivos de SpaceX comenzaban a entrar en pánico por su situación financiera, la NASA llamó por teléfono con los resultados de la lucrativa competencia por contrato. Después de colgar, Musk convocó una reunión improvisada del personal en la fábrica. Fue extremadamente breve: “Bueno”, dijo. “Joder, ganamos”.

Después de múltiples fallas, SpaceX simplemente tuvo que cumplir

SpaceX no se rindió después de ese primer lanzamiento fallido. Dos veces más, intentó enviar al Falcon 1 a la órbita desde Omelek. A pesar de que había progresado en ambos intentos, el cohete nunca llegó hasta el espacio. A los ojos de sus clientes gubernamentales y comerciales, la compañía de Musk no pudo funcionar como se anunciaba.

SpaceX necesitaba desesperadamente el éxito en su cuarto intento. Y había razones más urgentes que la reputación y las relaciones públicas: el dinero de Musk se estaba acabando.

En 2008, SpaceX programó el cuarto lanzamiento vital para el 29 de septiembre.

Pero entonces, justo cuando transportaba el cohete de Estados Unidos a Kwaj, se produjo el desastre. Mientras el equipo viajaba a Kwaj en un avión militar C-17 gigante, con el Falcon 1 en su bahía de carga, los ingenieros comenzaron a escuchar ruidos de “estallido”. Se precipitaron hacia abajo, solo para ver el cohete arrugándose como una lata de coque: un cambio en la presión ambiental estaba destruyendo su nave espacial.

Milagrosamente, uno del equipo de SpaceX, Zach Dunn, logró trepar al interior del cohete y liberar la presión. Así, el cohete comenzó a descomprimirse. Las arrugas pronto se suavizaron.

Aún así, el cohete resultó gravemente dañado. Con solo unos días antes de la ventana de lanzamiento programada, el equipo tuvo que desarmar el cohete por completo y volver a armarlo. Y tenían que hacer esto en el sofocante clima tropical. El equipo de ingenieros de crack de Musk trabajó más duro que nunca para desmontar el cohete, reparar el daño y volver a montarlo.

Y cuando sometieron al Falcon 1 a sus pruebas previas al lanzamiento, el cohete los superó. De alguna manera, volvía a estar en condiciones de volar. En cuestión de días, el equipo había rescatado la forma aplastada de la bahía de carga y la había convertido en un cohete listo para volar a la órbita.

Cuando amaneció el día del lanzamiento, el 29 de septiembre, el equipo sabía que esta vez, el fracaso no era una opción. O el cohete volaría o SpaceX estaría terminado.

Así que la atmósfera en la sala de control de lanzamiento en Kwaj estaba llena de determinación y temor. Musk y algunos de sus colegas se quedaron en Los Ángeles para ver el lanzamiento en vivo.

Comenzó la cuenta atrás. Luego, despegue. El cohete subió y subió y subió. Esta vez, no se detuvo. Y finalmente, después de ocho largos años, SpaceX había enviado un cohete y su carga útil a la órbita. Lo había logrado.

Elon Musk, el ex emprendedor de Internet que estaba desencantado con el estado de la exploración espacial, convirtió sus grandes sueños en realidad.

“A través de su liderazgo singular, habían hecho algo grandioso. Y lo amaban por eso”.


Merece ser compartido:

One response to “Elon Musk, creador de PayPal y Tesla Motors, cree que la vida es sólo una simulación virtual”

  1. Enrique Avatar
    Enrique

    ¡No dejes que la realidad te estropee un buen titular! Quiero decir, en este caso: titular y cuerpo no se correponden. Sin embargo, funciona, pues he venido directo a la entrada, jeje.
    Por lo demás, interesante reflexión y buen artículo. Al hilo, unas recomendaciones:
    – Serie muy de moda ahora: “Westworld”. Sublime y adictiva.
    – Libro: “Lágrimas en la lluvia”, de Rosa Montero. Suspense e intriga policíaca en un Madrid futurista con humanos, replicantes, extraterres y mutantes que nos hace reflexionar sobre la fragilidad de memoria e identidad, individuales y colectivas, con un telón de fondo que grita desesperado las consecuencias (para nada exageradas) de una debacle ecológica, la manipulación informativa y la supremacía del neoliberalismo. (¿Se nota que me gustó? No dejen de leerlo.)

Leave a Reply