¿Ganarán la batalla los coches eléctricos o los de hidrógeno?

Antes comprábamos coches con la idea de que pudieran durar lo máximo posible. Casi todos empezamos comprando un asequible coche de segunda mano y aspirábamos a ahorrar para conseguir el coche de nuestra vida. Ese coche que formara parte de nuestra familia, nuestra estética, nuestra personalidad. Elegíamos modelo, combustible, motor e incluso fundas para asientos o alfombrillas personalizadas.

Pensábamos que sería así durante años. Pero la industria automovilística no se escapa de la incertidumbre del resto de sectores. Podremos conservar nuestras alfombrillas pero seguramente, en un futuro no muy lejano, tu coche no será de gasolina ni de diesel. Ni tan siquiera lo conducirás tú.

La gran duda: ¿coches eléctricos o los de hidrógeno?

Se estima que para el año 2030, por lo menos en Alemania y el norte de Europa, solamente habrá coches eléctricos circulando. Las autopistas tendrán postes de carga, que permitirán cargar batería en menos de 10 minutos y los coches contaminantes formarán parte de nuestro triste y contaminante pasado. A estos países pioneros se les sumará el resto progresivamente hasta alcanzar el reto de cero emisiones en 2050 con vehículos no contaminantes en todo el mundo.

Este mismo año, el Salón de Ginebra han dejado claro que la apuesta de la mayoría de fabricantes es alcanzar lo antes posible la supremacía de los coches 100% eléctricos, pasando antes, por una transición híbrida hasta que las infraestructuras locales permitan el cambio definitivo. Aunque curiosamente, el pionero y mayor fabricante de coches híbridos actual es quien más pone en duda pone esta tecnología futura.

Para los fabricantes japoneses, el futuro no está en el coche eléctrico sino en el coche de hidrógeno con pilas de combustible. Es una apuesta disruptiva y muy interesante pero que cuenta aún con pocos apoyos.

Las ventajas que encuentran los japoneses es que los coches de hidrógeno son coches silenciosos que en lugar de emitir gases contaminantes emiten vapor de ‘agua’ que pueden ser repostados rapidamente en hidrolineras.

Lo que sí sabemos: La inteligencia artificial te reemplazará al volante

Otro de los grandes avances es la inclusión de una mayor autonomía de los vehículos no sólo a través de sensores que interactúan con el entorno como son por ejemplo los sensores de seguridad activos que evitan que te salgas de tu carril o atropelles a un peatón. La conectividad permitirá, por ejemplo, que en situaciones de atascos, los vehículos se coordinen entre ellos y se distribuirán de manera inteligente por distintas rutas alternativas dependiendo del destino para evitar atascos entre ellos.

Se calcula que en pocos años, se podrá conducir con piloto automático dentro de las ciudades. Será una evolución adaptativa y aunque al principio el conductor seguirá siendo importante vigilando y tomando el control ante imprevistos o situaciones de riesgo, para 2025 los coches podrán disponer de autonomía plena.

Además de conducir, a través del reconocimiento facial, los coches del futuro sabrán cuál es su temperatura preferida, la música que le gusta oír… esta tecnología puntera está siendo ya desarrollada por Jaguar Land Rover, y se llama Smart Assistant.

Coches compartidos y taxis autónomos

Otra de las grandes previsiones es que para el año 2025, habrá muchos menos coches en propiedad. La mayoría de ciudadanos usaremos coches compartidos que usaremos según nuestras necesidades. Coches que están distribuidos en garages y aceras y que podremos abrir y alquilar a través de nuestros dispositivos smartphones. Además, gracias a la autonomía antes mencionada, tampoco serán necesarios los taxistas ya que podremos recurrir a la conducción autónoma del vehículo indicándole el destino. La compañía Uber, por ejemplo, ya se encuentra ya desarrollando la tecnología necesaria para lanzar próximamente en los Estados Unidos los primeros taxis robots.

Coches solares: energía solar para sustituir a los enchufables

La idea del coche solar no está tan lejos. Hace poco que conocíamos el modelo holandes Lightyear One, un coche con placas solares en el techo que ofrece una autonomía de 400 km en invierno sin tener que recargar y de 500 a 800km en verano (según el país).

El coche solar de Toyota podría eliminar la necesidad de recargar el coche eléctrico.

Ahora, la corporación multinacional japonesa, Toyota, esta a punto de eliminar la necesidad de tener que recargar el coches eléctrico. Lo quiere conseguir con una combinación de paneles solares ultraeficientes montados, no sólo en el techo del vehículo, sino también en el capó e incluso el área del cristal y la puerta del maletero, pues se despliegan en forma de film de tan sólo 0,03 milímetros de espesor. Además, Toyota quiere contribuir a la creación de un nuevo mercado de paneles solares, que incluyan al contaminante sector de transporte comercial.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales!
Muhimu es un espacio virtual que busca acceder a nuestro lado más humano. Pero TE NECESITAMOS. Comparte nuestras noticias en tu muro :)