Las "cincuentañeras", un fenómeno que revoluciona la sociedad tradicional

Son un fenómeno completamente nuevo porque a sus 50 y tantos vuelven a reinventarse y, con ello, reinventan la sociedad española. ¿Por qué es una revolución? Porque el perfil de la mujer actual de 50 años es muy distinto del de las mujeres de esa edad de hace tan sólo quince años.

Los 20 sinceros consejos que las mujeres de 40 deberían confesar a las de 20

Las cincuentañeras, en su gran mayoría,  trabajan o han trabajado, son muy activas e inquietas a nivel intelectual, se sienten con mucha energía y con una sabiduría de la vida que les permite afrontar su presente más empoderadas. Son menos manipulables y vulnerables a las opiniones externas y a las circunstancias del entorno. Son mujeres que después de pasar por muchas etapas vitales, tienen muy claro lo que quieren o al menos lo que no quieren y eso las hace más seguras y desinhibidas en cualquier ámbito, desde el laboral al de las relaciones sexuales.

‘Swofty’

Las que se encuentra solteras o separadas tienen incluso una tribu urbana propia. Son las ‘Swofty’. Es un acrónimo tras el que se esconde Single Women Over Fifty, es decir, mujeres solteras que superan los 50 años. Apuestan por la liberación femenina, son tremendamente activas, despiertan el interés de quienes se cruzan por su camino y no son fáciles de conquistar. Cuidan su físico y la experiencia, les da ese ‘plus’ que marca la diferencia. Seguras de sí mismas, pueden llegar a tener, sin complejos parejas más jóvenes que ellas. Apuestan por la SlowLife y han dado el paso de enfocar su ocio al turismo y ocio consciente.

Por supuesto, no todas son iguales. Son únicas en su individualidad y entre ellas las hay de todo tipo y en todos los contextos: solteras, en pareja, con hijos ya emancipados, con hijos, con más o menos ingresos y con formación o sin ella… Sin embargo, como colectivo presentan unos rasgos que ha sorprendido a psicólogos, sociólogos y expertos en tendencias sociales.

Representan un 22% más de mujeres en la cincuentena que hace diez años y el porcentaje aún crecerá más en los próximos años porque están alcanzando a las baby boomers españolas (nacidas entre 1957 y 1977).

Rompen con la anterior etiqueta de cincuentonas ya que representa una edad en la que, lejos de los clichés tradicionales, rebosan proyectos, energía y seguridad en sí mismas. Las mujeres de 50 de otras generaciones centraban esta etapa de sus vidas en sus hijos y sus nietos, pero las cincuentañeras ponen de nuevo el foco en sí mismas y apuestan por renovar su formación, mejorar su alimentación y llenar su agenda profesional y de ocio de actividades inspiradoras. Pero ganar visibilidad pública y social y desprenderse de la etiqueta de cincuentonas no quiere decir que se hayan liberado de todos los estereotipos.

Aprendamos de ellas las más jóvenes. De su energía, de su sabiduría y de todas las batallas que libraron para que hoy nosotras, las más jóvenes, disfrutemos de los actuales derechos sociales de la mujer.

Más info en este articulo de Patricia Soley-Beltrán: Poderosas a los 50
¡Divinas! Modelos, poder y mentiras, Premio Anagrama de Ensayo 2015 (Anagrama, Barcelona: 2015).

View this post on Instagram

Rompamos moldes y desarrollemos nuestras legítimas rarezas. Recuerda que el cambio social también necesita del cambio personal #inspiración ____________ "Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porqué llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo, envidias, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quién no agrado, de amar a quién no me ama y de sonreír para quién no quiere sonreírme. Ya no dedico un minuto de mi tiempo a quién miente o quiere manipular a mí misma u a otras personas. Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, lo superficial, la deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica. No me ajusto más con la barriada o el chusmerío. No soporto conflictos y comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible. En la amistad me desagrada la falta de lealtad y la traición. No me llevo nada bien con quién no sabe elogiar o incentivar a las personas. Las exageraciones me aburren y tengo dificultad en aceptar a quien no gusta de los animales. Y encima de todo ya no tengo paciencia ninguna para quién no merece mi paciencia."

A post shared by DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) on

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales!
Muhimu es un espacio virtual que busca acceder a nuestro lado más humano. Pero TE NECESITAMOS. Comparte nuestras noticias en tu muro :)