Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor

Noam Chomsky siempre ha criticado con dureza a Donald Trump e incluso antes de su llegada a la presidencia, intentó advertir a sus potenciales votantes de qué implicaría otorgarle el poder a alguien con sus intereses empresariales.

Trump, el presidente número cuarenta y cinco de los EEUU, miente de un modo tan prolífico y a tal velocidad que The Washington Post calculó que durante su primer año en el cargo podía haber emitido 2.140 declaraciones que contenían falsedades o equívocos: una media de 5,9 diarias. Sus embustes sobre absolutamente todo, desde la investigación de las injerencias rusas en la campaña electoral hasta el tiempo que él mismo pasa viendo la televisión, no son más que la luz roja que avisa de sus constantes ataques a las normas e instituciones democráticas. Ataca sin cesar a la prensa, al sistema judicial y a los funcionarios que hacen que el Gobierno marche.

“Mientras la población general sea pasiva, apática y desviada hacia el consumismo o el odio de los vulnerables, los poderosos podrán hacer lo que quieran, y los que sobrevivan se quedarán a contemplar el resultado”.

Noam Chomsky

En febrero de 2016, Chomsky ya vaticinó la victoria de Trump al explicar que la popularidad del magnate se debía al “miedo” y que es el resultado de una “sociedad quebrada” por el neoliberalismo. Chomsky ya ha vaticinado, además, un irreversible y fuerte aumento de los precios en los principales mercados, fomentado por las políticas emprendidas por Donald Trump, que pronto dará lugar a otra grave crisis financiera.

El neoliberalismo existe, pero solo para los pobres. El mercado libre es para ellos, no para nosotros. Esa es la historia del capitalismo. Las grandes corporaciones han emprendido la lucha de clases, son auténticos marxistas, pero con los valores invertidos.

Los principios del libre mercado son estupendos para aplicárselos a los pobres, pero a los muy ricos se los protege. Las grandes industrias energéticas reciben subvenciones de cientos de millones de dólares, la economía high-tech se beneficia de las investigaciones públicas de décadas anteriores, las entidades financieras logran ayudas masivas tras hundirse… Todos ellos viven con un seguro: se les considera demasiado grandes para caer y se los rescata si tienen problemas.

Al final, los impuestos sirven para subvencionar a estas entidades y con ellas a los ricos y poderosos. Pero además se le dice a la población que el Estado es el problema y se reduce su campo de acción. ¿Y qué ocurre? Su espacio es ocupado por el poder privado y la tiranía de las grandes entidades resulta cada vez mayor.

¿Por qué iba un político a querer generar una crisis financiera? Porque siempre que hay una crisis, hay un gran trasvase de dinero de las capas inferiores y medias de la sociedad hacia las capas más altas (que, con cada nueva crisis, son las únicas favorecidas).

Pero esta no es la única gran crítica al magnate, Chomsky va mucho más allá en sus advertencias. En cada entrevista especializada nos recuerda que toda la campaña que Donald Trump enmascara como anti-establishment es simplemente una estrategia de manipulación que le funciona transformando su mayor defecto en virtud: es como un lobo advirtiendo del peligro de los lobos.

Y tiene razón, al menos en los primeros meses de mandato, Trump está favoreciendo a lo que siempre se ha considerado las instituciones del sistema: los multimillonarios, las grandes instituciones financieras y el ejército.

“Tan pronto como fue elegido Trump, los valores de las acciones de las instituciones financieras se dispararon hacia el cielo”, recuerda Noam Chomsky.

Las palabras de Chomsky son confirmadas por otros expertos, que esperan un tiempo tumultuoso en el mundo financiero bajo el mandato de Trump. Pero no son sólo acusaciones generales, también señala a algunos hombres que forman parte del equipo del presidente, como Steven Mnuchin, procedente de Goldman Sachs, y Gary Cohn, director del Consejo Económico Nacional, que también es un ex miembro del banco de inversión de Nueva York.

El verdadero peligro: Mike Pence

Lo realmente preocupante y de lo que nadie habla es de quién está detrás de este “político-actor”, su próximo gabinete conservador: Rudy Giuliani, Sarah Palin, Jeff Sessions… Y, de entre todos, el nombre que más desconfianza levanta es el del próximo vicepresidente de Trump: Mike Pence.

El gobernador de Indiana tiene a sus espaldas una larga carrera llena de insultos a mujeres, miembros de la comunidad LGTB y, en general, cualquiera que se salga  de los cánones de la ideología más ultraconservadora.

Es un caso similar al de Dick Cheney. En la película VICE mostraban la historia real jamás revelada sobre cómo Dick Cheney (Christian Bale) un callado burócrata de Washington, acabó convirtiéndose en el hombre más poderoso del mundo como vicepresidente de los Estados Unidos durante el mandato de George W. Bush, con consecuencias en su país y el resto del mundo que aún se dejan sentir hoy en día.

Se define a si mismo como “cristiano, conservador y republicano, en ese orden”. Mike Pence es el político a quien realmente deberíamos temer, porque no solo gobernará en la sombra, sino que si a Trump le pasara algo, accederá al cargo del presidente de forma directa.

Chomsky asegura que su edad, 87 años, le permite comparar la situación actual en la campaña electoral de Estados Unidos con la década de 1930 durante la que Estados Unidos sufrió la llamada Gran Depresión económica, cuando existía objetivamente mayor pobreza y mayor sufrimiento que ahora, aunque también señala una notable diferencia: “una sensación de esperanza, que hoy falta”.

“En ausencia de recursos y estructuras organizativas que hagan posible esta actividad, la democracia se limita a la opción de escoger entre varios candidatos que representan los intereses de uno u otro grupo que tiene una base de poder independiente, localizada por lo general en la economía privada”.

Noam Chomsky

Click aquí si quieres conseguir esta camiseta:
Camiseta: Illegal Immigration started in 1492
La inmigración ilegal comenzó en 1492


El poder de tu voto

“La democracia participativa presupone la capacidad de la gente normal para unir sus limitados recursos, para formar y desarrollar ideas y programas, incluirlos en la agenda política y actuar en su apoyo”.

Decenas de millones tendrán que huir y esto es responsabilidad de las sociedades ricas y desarrolladas que son las que crearon este problema que está generando un efecto devastador contra las clases pobres”.

Noam Chomsky
View this post on Instagram

Hoy en nuestro blog os volvemos a aportar un punto de visa más sobre importantes e inquietantes fenómenos que se están sucediendo en la actualidad internacional desde la comunicación y el diseño social. Muchos de nosotros hemos visto aterrorizados las imágenes de los niños y niñas separados de sus padres en los centros de detención de #migrantes en Texas o por las desoladoras imágenes de las personas migrantes que huyen del horror en sus países y se juegan la vida en el Mediterráneo. Puede parecer que cualquier ciudadano defensor de los derechos humanos esenciales como ética pública y como moral personal, por coherencia ideológica y emocional, estaría en favor de actos de solidaridad y justicia social para estas personas. Pero no. Lo realmente sorprendente estos días no son las noticias en sí, sino el timeline de las redes sociales de muchos de nuestros amigos  y familiares justificando las medidas ejercidas por los políticos (cierre de puertos y fronteras o encarcelamiento de ciudadanos y niños inocentes). Hoy no se trata de juzgar estas opiniones. Ni de criticarlas. Ni de eliminar de nuestros contactos a quienes no piensen como nosotros. TODO LO CONTRARIO. Intentemos entender por qué nosotros no pensamos igual que ellos y por qué ellos no piensan piensan como nosotros. Sin dejarnos llevar por #sesgoscognitivos como el del exogrupo o el efecto Dunning-Kruger. Se trata de aportar debate, ciencia, psicología, filosofía e incluso poesía a todos estos sentimientos que nos hacen temer que el bienestar de otro ser humano puede hacernos daño como sociedad. Sólo desde la #comprensión del otro podemos iniciar el #diálogo para poder aportarles nuestra visión y encontrar un camino lleno de valores de convivencia y bien común. Para ello, en el blog os plantearemos la #perversión de los marcos conceptualesen que se establecen en redes sociales y medios de comunicación y los #dilemaséticos sobre las migraciones.

A post shared by DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) on

Mientras criticamos lo evidente y nos entrenemos juzgando y riéndonos de los detalles, no nos detenemos a pensar en lo realmente importante. Lo que está detrás, lo que realmente está cambiando e impactará en nuestras vidas de forma irreversible.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales!
Muhimu es un espacio virtual que busca acceder a nuestro lado más humano. Pero TE NECESITAMOS. Comparte nuestras noticias en tu muro :)