Hace unas semanas os contábamos las desventuras de tres jóvenes blogueros que viajaron a Camboya a conocer en primera persona la “industria de la moda” y su vida cambió para siempre. Tanto por lo que vieron como al descubrir que importantes empresas conseguían silenciar las denuncias de los activistas. Por fin, Aftenposten TV presenta la versión en español de SWEATSHOP, una miniserie noruega de cinco episodios que nos adentra en la industria textil en Camboya:

sweatshop-espanol-muhimu

La serie sigue a Annika, Ludvig y Frida, tres jóvenes noruegos, que viajan al país asiático para conocer de cerca la realidad que viven miles de trabajadores textiles camboyanos que fabrican ropa para algunas de las grandes marcas de ropa occidentales y muestra sus reacciones durante el viaje.

En esta aventura dormirán en casa de Sokti, una trabajadora textil de 25 años, trabajarán en una fábrica textil y tendrán el reto de vivir con un sueldo medio del país, entre otras muchas vivencias. Además, conocerán testimonios de multitud de trabajadores del sector, así como, la movilización que desde diferentes organizaciones del país están teniendo, desde hace ya varios meses, para mejorar sus condiciones laborales y lograr un aumento del salario mínimo.

Fuente de las fotografías: hacienda.no

140128_Kambodsja-09027

La idea original de Sweatshop es de la ONG noruega Fremtiden i våre henner (“El futuro en nuestras manos”) y ha sido financiada por Norad, la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo. Tras el gran éxito de Sweatshop en el país escandinavo, Aftenposten TV ha decidido crear una versión en español de la serie para dar a conocer y sensibilizar también a la audiencia española y latinoamericana sobre la realidad de la industria textil en Camboya.

140203_Kambodsja-09440

Sweatshop ha creado un gran debate y controversia en Noruega. En la actualidad, Aftenposten TV tiene abierta una reclamación ante la Pressens Faglige Utvalg (Comisión de Reclamaciones de la Prensa) en Noruega, interpuesta por la empresa multinacional de moda H&M, por entender que la serie no refleja la realidad del compromiso de H&M en la industria textil en Camboya.

Por ello, Muhimu también ha querido recoger el testimonio que H&M España nos envió para que podáis contar con todas las versiones. Aftenposten ha recordado que la serie no trata sobre H&M en particular, sino que es un documento de la experiencia de tres jóvenes al entrar en contacto con las condiciones generales en toda una industria.

Puedes ver SWEATSHOP en español desde este enlace:
http://www.aftenposten.no/webtv/#!/video/20222/ep-sweatshop-1-es-mucho-peor-de-lo-que-pense-que-ser-a

¿AFECTA A NUESTRAS TIENDAS? SÍ

Derrumbe del complejo Rana Plaza en 2013 en Bangladesh, donde murieron más de un millar de trabajadoras.- EFE

Derrumbe del complejo Rana Plaza en 2013 en Bangladesh, donde murieron más de un millar de trabajadoras.- EFE

La inauguración el pasado octubre de una tienda de Primark en Madrid causó sensación, generó enormes colas y sirvió para recordar que la ropa de moda asequible sigue siendo un imán para las masas en Occidente. Sólo un par de semanas después, a miles de kilómetros de distancia se producía una efeméride mucho menos publicitada en el segundo país exportador de textil del planeta, en el que producen la mayoría de las grandes firmas internacionales, incluida Primark. Concluían en Bangladesh las inspecciones de seguridad en fábricas textiles que se iniciaron a raíz del derrumbe del complejo Rana Plaza, donde en abril de 2013 fallecieron más de un millar de trabajadoras bajo los escombros.

Protestas delante de una tienda de Primark por la tragedia de Bangladesh.- REUTERS.

Protestas delante de una tienda de Primark por la tragedia de Bangladesh.- REUTERS.

Dos años y medio después de esa tragedia, menos de una decena de talleres han completado con éxito las reformas requeridas, 37 han tenido que cerrar sus puertas y a la gran mayoría de las 3.500 fábricas exportadoras les espera todavía un largo camino. Un camino que los expertos creen que se hace muy lentamente y que será difícil culminar. Entretanto, esas factorías siguen siendo inseguras y en cualquier momento se pueden convertir en una trampa mortal para las que trabajan en ellas.

Dos años y medio después del derrumbe del Rana Plaza, con un millar de muertas, las 3.500 fábricas exportadoras de Bangladesh han sido inspeccionadas, pero sólo ocho han superado los controles. El resto debe todavía acometer correcciones en estructuras, instalaciones eléctricas y sistemas anti incendios para garantizar que son seguras. Las fábricas que nutren a las Primark occidentales siguen siendo trampas mortales para sus trabajadoras.

La sensibilización es esencial para una compra consciente.
Ayúdanos a difundir la noticia.

¿Qué te pareció esta historia?

comentarios

Pin It on Pinterest

Historias que de verdad importan

Si crees que esta historia importa de verdad, ayúdanos a compartirla: