Siempre he pensado en la gran responsabilidad que tienen los diseñadores. El mundo actual es un mundo de productos que van desde lo funcional a lo totémico. Cada vez menos productos tienen un diseño práctico. Buscan un valor añadido que atribuye el marketing para vender la exclusividad o identidad de la marca por encima del valor útil.

Cuando la taiwanesa Sha Yao se enteró que le habían diagnosticado alzhéimer a su abuela se sintió en la responsabilidad de poder ayudarla a través de todo lo que sabía sobre el diseño. Algo facilitara la vida a ella y millones de personas y lo encontró creando algo que les ayudaba a la hora de poder comer de forma independiente.

Diseñó Eatwell, una vajilla igual de práctica que colorista que está expresamente pensada para que pueda ser usada por todas aquellas personas con problemas psicológicos y motrices. La vajilla cuenta con un conjunto de utensilios amarillos pensados para los alimentos sólidos, y otro rojo para las sopas y alimentos líquidos.

abuela

Aunque, además, cada uno cuenta con sus características, como por ejemplo un borde en el plato que permite frenar los alimentos al cogerlos con la cuchara y que no caigan a la mesa; una base inclinada que ayuda a juntar toda la comida a un lado; asas que proporcionan estabilidad; bases antideslizantes; cucharas para zurdos y diestros con la curvatura adecuada para que se adapte a la mano y al plato, o vasos antivuelco.

Eatwell was featured

Pequeños cambios en el diseño pueden conseguir grandes diferencias. Por ejemplo: este diseño de vajilla se basa en una investigación realizada por voluntarios en la Universidad de Boston. Les permite distinguir mejor los alimentos mediante el uso de colores brillantes. Según el estudio, los colores ayudan a una persona con demencia a reducir la discapacidad visual y consumen 24% más de alimentos y el 84% más líquido.

platos brillantes

“I was inspired by my late grandmother who had Alzheimer’s disease. As her caregiver, I know the role of caregiving is not a simple one. Once people get Alzheimer’s, they will need all kinds of assistance in their daily lives. As the disease progresses and worsens for people with Alzheimer’s, the load the caregivers have to carry becomes heavier. Every time I looked at my grandmother, I wish I could have done something to help her. I believe there are many ways to improve the quality of life of our loved ones with progressive Alzheimer’s disease, as well as the lives of their caregivers.” Sha Yao

¿Qué te pareció esta historia?

comentarios


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


¡Y también puedes seguirnos en Facebook!